Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

La frivolización y banalización de los símbolos nazis. GEES. Eduard Yitzhak

La frivolización y banalización de los símbolos nazis. GEES. Eduard Yitzhak

por Wiederholen

La frivolización y banalización de los símbolos nazis. GEES. Eduard Yitzhak

 

La Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (UPF) y el príncipe Enrique del Reino Unido tienen en común haber causado indignación a las víctimas del nazismo por su frivolización de la simbología nazi.

El sábado 8 de enero de 2005 Enrique, hijo de Carlos y Diana de Gales, acudió a una fiesta de disfraces vestido de oficial del Afrika Korps, las tropas nazis comandadas por el mariscal Erwin Rommel, apodado El Zorro del Desierto, en África. Con camisa y pantalón de color pardo, un distintivo de la Wehrmacht (fuerzas de defensa de la Alemania nazi) en el cuello de la camisa y un brazalete rojo con la esvástica nazi en su brazo izquierdo, Enrique causó conmoción entre muchos de los 250 invitados que celebraban una fiesta de disfraces con el lema Nativos y colonias. 

Las fotos fueron  reproducidas en el mundo entero, en las que el príncipe Enrique, de 20 años, viste de nazi en una fiesta de disfraces, han provocado enorme disgusto en la clase política británica, ofendido a la comunidad judía mundial y avergonzado al Reino Unido. Israel lo consideró intolerable.  [1]

El diario La Vanguardia ha publicado el 30 de mayo 2019 la polémica en la barcelonesa Universidad Pompeu Fabra por el uso de una esvástica gigante para promocionar una obra de teatroVarios alumnos se han sentido ofendidos y han pedido la retirada de la insignia, pero la dirección de la Universidad justifica que se trata de una acción meramente promocional de una obra de teatro. Los alumnos del Campus Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra se toparon el miércoles 29 mayo con una impactante una esvástica gigante que decoraba los pasillos de la universidad.  La bandera nazi de gran tamaño -sin que haya ninguna explicación contextualizándola más allá de unos pequeños carteles de la obra- se ha pegado en la puerta de acceso al Auditorio de la Facultad, donde estos días se representa la obra de teatro “Terror y Miseria”, dirigida por Pep Anton Gómez. Se trata de un montaje que reflexiona en clave crítica sobre el nazismo, pero aun así varios alumnos de la Universidad se han sentido molestos por la exhibición de la bandera nazi. 

Varios mensajes en las redes sociales, especialmente en Twitter e Instagram, acusan a la dirección del centro de permitir un acto que consideran “fuera de lugar, provocativo totalmente ofensivo”. Representantes de los estudiantes se reunieron con el vicerrector de la UPF, Ramon Villanova, para expresar su disgusto por esta acción promocional. Según los alumnos, el directivo mostró comprensivo con sus sentimientos pero se negó a quitar el cartel, alegando que la intención del grupo de teatro era precisamente “provocar una reacción” entre el alumnado, y que la dirección compartía ese criterio. [2]

Otros estudiantes no sólo no se han quejado, todo lo contrario, como así explica en su twitter el prestigioso periodista de investigación de La Vanguardia, Eduardo Martín de Pozuelo: “La bandera (nazi) está en la UPF de Barcelona. Lo más chocante es que hasta que no le han puesto un biombo delante y luego desdibujado la esvástica, alumnos y otros se han hecho selfies sonrientes ante la bandera: ¿Ha sido por simpatía por el símbolo o por ignorancia cómplice?

El Movimiento contra la Intolerancia ha escrito en otro twitter: Innecesaria y banalizadora exhibicion de símbolo nazi para presentar una obra de teatro antihitleriana. Aviso de posible denuncia por incitación al odio. [3]

Durante unos momentos, la bandera se ha tapado con un biombo del que cuelga la información sobre la obra. Para los alumnos que han denunciado la situación, esta medida “no es suficiente”. Aunque el director de la obra no ha podido ser localizado, la dirección de la Universidad Pompeu Fabra reconoce que “la puesta en escena de la obra es impactante”, aunque añade que “en todo momento ha estado contextualizada con un plafón informativo que indica que se trata de una obra de teatro”.

“La obra busca preservar la memoria de los millones de víctimas provocadas por el fascismo”, han explicado desde el centro, y añaden que esta “sirve para reflexionar sobre el horror del nazismo con el objetivo de fomentar el espíritu crítico y la memoria entre la sociedad, especialmente entre la comunidad de estudiantes de la universidad”.

En la descripción de la obra en cuestión, la universidad resalta en su página web que “después de treinta años del infierno nazi, después de tanto y tanto avivamiento fascista alrededor del mundo, (...) aún tienen sentido, las deben tener, las últimas palabras que juraron los ex deportados antifascistas al ser liberados del campo de Mauthausen”.

Los responsables de la obra también han publicado en las redes sociales imágenes de la puerta del Auditorio, instando a los alumnos y al resto de espectadores potenciales a ver la obra en vez de criticar la manera de promocionarla. Las primeras reacciones de las personas que la han visto son positivas y eluden la polémica sobre la estrategia de promoción escogida por el grupo de teatro de la UPF.  [4] 

Varias asociaciones judías han expresado también su incomodidad por este acto en las redes sociales. Opinan que banaliza el nazismo y que es “exagerado e innecesario”. [5] 

El Rector de la UPF no tiene simpatía por el nazismo al presentar una obra anti totalitaria del nazismo, ni ha sido su intención ofender a las víctimas ni hacer apología al odio ni a ideologías específicas. La exhibición de la bandera nazi en un lugar público causa el efecto contrario, ha ofendido en lo más profundo  el recuerdo de las víctimas y sus herederos reales y ellos se han quejado. 

La pancarta de la bandera nazi que se ha mostrado es insultante para las víctimas, esa bandera representa los valores y el proyecto criminal del nacional-socialismo. Es una gran banalización del nazismo y una enorme ofensa hacia muchas personas, sobretodo a los colectivos perseguidos por le nazismo. 

La obstinación del rectorado en oponerse a retirarla muestra la frivolidad ante este tema que tanto dolor y sangre ha producido en el seno de Europa, de ese régimen totalitario que se auto otorgó la potestad de decidir qué colectivo tenía derecho a la vida y cuales no, asesinando a más de seis millones de judíos por el mero hecho de ser judíos.

Lo correcto, responsable, decente y sabio por parte del rectorado es evitar ofender a las víctimas, escucharlas y mostrar sensibilidad hacia ellas, no mantenerse con falta de empatía en posturas de frivolidad e insensibilidad hacia lo que dicen los colectivos que han sido víctimas del totalitarismo nazi, ni ser irrespetuosos con las víctimas y sus herederos reales pretendiendo “académicamente” lo contrario.

Si  realmente el rectorado quiere mover las conciencias de sus alumnos, hable con las víctimas, escuche sus testimonios, haga que sus alumnos aprendan de sus heroicas historias para aprender del pasado para construir un futuro en el que no se repitan esas atrocidades, con el fin de construir un futuro de mayor libertad y tolerancia.

El príncipe Carlos ordenó a su hijo a Harry (Enrique) a visitar Auschwitz, Polonia, por haberse disfrazado de nazi después del escándalo levantado por él tras aparecer en una fiesta de disfraces con un uniforme nazi. [6]

Sería conveniente y ético que Jaume Casals Pons, el Rector de la UPF, retirase la bandera nazi de su universidad y viajase a Auschwitz para entender realmente más sobre aquello que afirma rechazar.

 

En caso contrario no sólo procede citar la sentencia de la Filípica XII, 5 de Cicerón al rector de la UPF: Cuiusvis hominis est errare: nullius nisi insipientis, in errore perseverare (Errar es propio de cualquier hombre, pero sólo del ignorante es perseverar en el error), sino también añadir: Señor Jaume Casals Pons, Rector de la Universidad Pompeu Fabra “errare humanum est, sed perseverare diabolicum” (errar es humano, perseverar en el error es diabólico)

 

NOTAS

 

[1] https://elpais.com/diario/2005/01/14/internacional/1105657212_850215.html     

[2]  https://www.lavanguardia.com/vida/20190530/462572011750/polemica-upf-bandera-nazi.html

[3]  https://www.lavanguardia.com/vida/20190530/462572011750/polemica-upf-bandera-nazi.html

[4]  https://www.lavanguardia.com/vida/20190530/462572011750/polemica-upf-bandera-nazi.html

[5]  https://www.lavanguardia.com/vida/20190530/462572011750/polemica-upf-bandera-nazi.html

[6] https://www.libertaddigital.com/sociedad/el-principe-carlos-castiga-a-harry-a-visitar-auschwitz-por-haberse-disfrazado-de-nazi-1276241661/

 http://www.gees.org/articulos/la-frivolizacion-y-banalizacion-de-los-simbolos-nazis

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA