Martes, 04 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Blog

De ese club exclusivísimo que es el de los Doctores de la Iglesia

por En cuerpo y alma

 
San Bonifacio. Giotto (1300).
           Se llama doctores de la Iglesia a una serie de personas, treinta y cinco hoy día, que han sentado doctrina en el campo de la religión cristiana. La dignidad fue concebida por el Papa Bonifacio VIII (12941303) que aclama a los cuatro primeros doctores de la Iglesia (ver abajo la lista). El decreto de este Papa ordenando que sus fiestas fueran consideradas como dobles en toda la Iglesia se conserva en su Libro VI de decretales.
 
            Para ser aclamada como doctor de la Iglesia, una persona ha de cumplir tres requisitos: eminens doctrina (conocimiento eminente); insignis vitae sanctitas, (alto grado de santidad); y Ecclesiae declaratio (proclamación por la Iglesia). Aunque el decreto de Benedicto XIV que regula la cuestión otorga la capacidad de realizar la aclamación tanto al Pontífice como a un Concilio General, hasta la fecha siempre ha sido el Papa el que ha conferido tan alta dignidad.
 
            En cuanto al procedimiento, la Congregación de Ritos Sagrados emite el decreto y el Papa lo aprueba, y todo ello, naturalmente, después de un cuidadoso examen de los escritos del santo.
 
            La lista completa de Doctores de la Iglesia es la que sigue:
 
            1. San Agustín (354-430). Obispo de Hipona. Nacido en Tagaste (Argelia). Uno de los cuatro doctores originales. “Doctor de la Gracia”. Aclamado doctor el 20 de septiembre de 1295 por el Papa Bonifacio VIII.
 
            1. San Ambrosio (340-397). Uno de los cuatro doctores originales. Nacido en Milán (Italia). Combatió el arrianismo en Occidente. Obispo de Milán y mentor de San Agustín. Aclamado el 20 de septiembre de 1295 por Bonifacio VIII.
 
            1. San Jerónimo (343-420). Uno de los cuatro doctores originales. Nacido en Dalmacia (Croacia). Padre de las ciencias bíblicas y traductor de la Biblia al latín. Aclamado el 20 de septiembre de 1295 por Bonifacio VIII.
 
            1. San Gregorio I Magno (540-604). Papa. Nacido en Roma (Italia). Cuarto y último de los cuatro doctores originales. Defendió la primacía papal y trabajó por la reforma del clero y la vida monástica. Aclamado el 20 de septiembre de 1295 por Bonifacio VIII.
 
            5. Santo Tomás de Aquino (1225-74). Filósofo dominico y teólogo. Nacido en Aquino (Italia). Llamado "Doctor Angélico". Autor de la Suma Teológica, obra insigne de teología. Patrón de las escuelas católicas y de la educación. Aclamado el 11 de abril de 1567 por San Pío V.
 
            6. San Atanasio (296-373). Obispo de Alejandría. Nacido en Alejandría (Egipto). Principal opositor al arrianismo. Padre de la Ortodoxia. Aclamado en el año 1568 por San Pío V.
 
            7. San Basilio el Grande (329-379). Uno de los tres Padres capadocios. Nacido en Capadocia (Turquía). Padre del monacato oriental. Aclamado en 1568 por San San Pío V.
 
            8. San Juan Crisóstomo (347-407). Obispo de Constantinopla. Nacido en Antioquía (Siria). Patrón de los predicadores. Llamado “boca de oro” por su elocuencia. Aclamado en 1568 por San Pío V.
 
            9. San Gregorio Nacianceno (330-390). Nacido en Nacianzo (Turquía) Llamado el Demóstenes cristiano por su elocuencia. Uno de los tres Padres Capadocios. Aclamado en 1568 por San Pío V.
 
            10. San Buenaventura (12171274). Teólogo franciscano. Nacido en Toscana (Italia) Llamado el “Doctor Seráfico”. Aclamado el 14 de marzo de 1588 por Sixto V.
 
            11. San Anselmo (10331109). Arzobispo de Canterbury. Nacido en Aosta (Italia). Padre del escolasticismo. Aclamado el 3 de febrero de 1720 por Clemente XI.
  
San Isidoro de Sevilla. Murillo (1655).

           12. San Isidoro de Sevilla (560-636). Arzobispo, teólogo, historiador. Nacido en Cartagena (España). Reconocido como el hombre más sabio de su época. Aclamado el 25 de abril de 1722 por Inocencio XIII.
 
            13. San Pedro Crisólogo (400-50). Obispo de Rávena. Nacido en Imola (Italia). Llamado "Palabra de Oro". Aclamado el 10 de febrero de 1729 por Benedicto XIII.
 
            14. San León I Magno (400-46l). Papa. Nacido en Toscana (Italia). Combatió las herejías nestoriana, monofisita, maniqueísta y la pelagiana. Aclamado el 15 de octubre de 1754 por Benedicto XIV.
 
            15. San Pedro Damián (1007-72). Benedictino. Nacido en Rávena (Italia). Reformador eclesiástico y clerical. Aclamado el 27 de septiembre de 1828 por León XII.
 
            16. San Bernardo de Claraval (10901153). Cisterciense. Nacido en Borgoña (Francia). Llamado “Doctor Melifluo” por su elocuencia. Aclamado el 20 de agosto de 1830 por Pío VIII.
 
            17. San Hilario de Poitiers (315-368). Obispo. Nacido en Poitiers (Francia). Llamado el Atanasio de Occidente. Aclamado el 13 de mayo de 1851 por Pío IX.
 
            18. San Francisco de Sales (15671622). Obispo y líder de la contrarreforma. Nacido en Sales (Francia). Patrón de los escritores y de la prensa. Aclamado el 16 de noviembre de 1871 por Pío IX.
 
            19. San Alfonso María de Ligorio (16961787). Patrón de confesores y moralistas. Nacido en Nápoles (Italia). Fundador de los redentoristas. Aclamado el 7 de julio de 1871 por Pío IX.
 
            20. San Cirilo de Alejandría (376-444). Patriarca. Nacido en Alejandría (Egipto). Combatió el nestorianismo e hizo grandes contribuciones a la cristología. Aclamado el 28 de julio de 1882 por León XIII.
 
            21. San Cirilo de Jerusalén (315-387). Nacido en Israel. Obispo opositor del arrianismo en Oriente. Aclamado el 28 de julio de 1882 por León XIII.
 
            22. San Juan Damasceno (675-749). Teólogo griego. Nacido en Damasco (Siria). Aclamado el 19 de agosto de 1890 por León XIII.
 
            23. San Beda el Venerable (673-735). Sacerdote benedictino. Nacido en Inglaterra. Padre de la historia inglesa. Aclamado el 13 de noviembre de 1899 por León XIII.
 
            24. San Efrén de Siria (306-373). Exégeta de la Biblia. Nacido en Nusaybin (Turquía). Llamado “el arpa del Espíritu Santo”. Aclamado el 5 de octubre de 1920 por Benedicto XV.
 
            25. San Pedro Canisio (1521-97). Teólogo jesuita. Nacido en Nimega (Holanda). Líder de la contrarreforma. Aclamado el 21 de mayo de 1925 por Pío XI.
   
San Juan de la Cruz. Anónimo.

          26. San Juan de la Cruz (15421591). Cofundador de los carmelitas descalzos. Nacido en Fontiveros (España). Doctor en teología mística. Aclamado el 24 de agosto de 1926 por Pío XI.
 
            27. San Roberto Bellarmino (15421621). Jesuita. Nacido en Toscana (Italia). Defensor de la doctrina durante y después de la Reforma Protestante. Escribió dos catecismos. Aclamado el 17 de septiembre de 1931 por Pío XI.
 
            28. San Alberto Magno (12001280). Dominico. Nacido en Baviera (Alemania). Patrón de las ciencias naturales; llamado “Doctor Universallis”, “Doctor Expertus”. Aclamado el 16 diciembre de 1931 por Pío XI.
 
            29. San Antonio de Padua (11951231). Fraile franciscano. Nacido en Lisboa (Portugal). Doctor Evangélico. Aclamado el 16 de enero de 1946 por Pío XII.
 
            30. San Lorenzo de Brindis (15591619). Predicador de gran influencia en el período post Reforma. Nacido en Brindis (Italia). Aclamado el 19 de marzo de 1959 por Juan XXIII.
  
Santa Teresa de Avila.
Fray Juan de la Miseria.

           31. Santa Teresa de Ávila (1515-82). Nacida en Avila (España). Fundadora de las carmelitas descalzas, mística. Aclamada el 27 de septiembre de 1970 por Pablo VI.
 
            32. Santa Catalina de Siena (13471380). Mística. Nacida en Siena (Italia). Aclamada el 4 de octubre de 1970 por Pablo VI.
 
            33. Santa Teresa de Lisieux (18731897) Religiosa carmelita. Nacida en Alençon (Francia). Autora de “La Historia de un Alma”. Aclamada el 19 de octubre de 1997 por Juan Pablo II.
  
San Juan de Avila. El Greco.

           34. San Juan de Avila (15001569). Sacerdote, asceta, predicador y escritor (pinche aquí si desea conocer más sobre su figura histórica) Nacido en Almodóvar del Campo (España). Aclamado el 7 de octubre de 2012.
 
            35. Santa Hildegarda de Bingen (10981179). Religiosa benedictina y exorcista. Nacida en Bermersheim (Alemania). Aclamada el 7 de octubre de 2012.
 
            Todo lo cual nos da una nómina de treinta y cinco doctores, no treinta y tres como generalmente ha informado la prensa sin contar a los propios San Juan de Avila, y Santa Hildegarda, recién aclamados.
 
            Algunas estadísticas interesantes: el Papa que más doctores hace es San Pío V (15661572), durante cuyo pontificado son aclamados cinco. Luego vienen el “inventor” de la dignidad, Bonifacio VIII, que aclama a cuatro, misma cifra que aclaman León XIII y Pío XI. Tres nombra Pío IX. Dos Pablo VI y ahora también Benedicto XVI. Y uno Sixto V, Clemente XI, Inocencio XIII, Benedicto XIII, Benedicto XIV, León XII, Pío VIII, Benedicto XV, Pío XII, Juan XXIII y Juan Pablo II.
 
            Los doctores son todos ellos santos. No hay beatos, venerables y menos aún personas que no se hallen en proceso de canonización. De entre esos santos, son todos “confesores” (que confiesan la fe, que la testimonian), no hay mártires. Papas sólo hay dos.
 
            La primera mujer doctora es nuestra Santa Teresa de Avila, que lo es desde 1970, aunque detrás de ella vienen otras tres, Santa Catalina de Siena, Santa Teresa de Lisieux y ahora también Santa Hildegarda de Bingen, siendo de hecho San Juan de Avila el que rompe con esta serie.
            Doctores españoles son cuatro, San Isidoro de Sevilla, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Avila, y San Juan de Avila desde ayer. Lo que coloca a España en segundo lugar de la tabla de doctores junto con Francia y Turquía, que también proveen cuatro, y detrás de Italia que provee doce. Dos doctores son egipcios, otros dos son sirios y otros dos alemanes. Un doctor es argelino, otro croata, otro israelí, otro inglés, otro holandés y otro portugués. Sin duda llamará la atención del lector en esta lista la presencia de países como Turquía, Siria, Argelia, Siria. Pero no se ha de olvidar que aunque hoy las veamos de otra manera, se trata de tierras que se hallan muy cristianizadas, -de hecho, en ellas se produce la primera expansión del cristianismo-, cuando a partir del s. VIII tiene lugar su invasión por los árabes y su subsiguiente islamización.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda