Jueves, 05 de agosto de 2021

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

No conoces tu poder. Comentario para Matrimonios: Mateo 8, 5-17

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 8, 5-17

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:
«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».
Le contestó:
«Voy yo a curarlo».
Pero el centurión le replicó:
«Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le dijo a uno: "Ve" y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace».
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían:
«En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac: y Jacob en el reino de los cielos; en cambio, a los hijos del reino los echarán fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes».
Y dijo al centurión:
-«Vete; que te suceda según has creído».
Y en aquel momento se puso bueno el criado.
Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a su suegra en cama con fiebre; le tocó su mano y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirle.
Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él, con su palabra, expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías:
«Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

No conoces tu poder.

Solemos confiar demasiado en nuestras fuerzas. Nos gusta tener el control. “Seréis como Dioses” les dijo la serpiente a los primeros hombres. Y eso queremos, dominar al otro, controlarlo todo. Pero esto contrasta con la respuesta del Centurión, que Confía más en el poder de Dios que en poder de la muerte. Que se siente indigno ante Dios.

¡Qué grandeza la de aquel centurión! Hacerse humilde ante el poder de Dios, le hace grande a los ojos de Dios. Señor, que mengüe yo para que crezcas Tú.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jaime: Estamos atascados. No avanzamos. No vemos la luz.
Matrimonio Tutor: ¿No conoces tu poder?
Jaime: ¿Cuál?
Matrimonio Tutor: El de tu matrimonio. Dios tiene un compromiso con vosotros y es que Su Espíritu va a construir una unión entre vosotros más fuerte que la muerte.
Jaime: ¿Y cómo lo hago? ¿Yo qué tengo que hacer?
Matrimonio Tutor: Para empezar nos tirar la toalla y tener fe en la promesa de Cristo. Y para seguir, hacerle presente a base de entregarte a tu esposa ofreciéndote a ella aunque no se lo merezca, ofreciendo sacrificios por ella y rezando por ella y por vuestro matrimonio. Después, celébralo, porque Dios lo va a hacer. Vívelo con esa alegría. ¡Dios lo va a hacer!
Jaime: ¿Dios lo va a hacer?
El Señor: Jaime, te lo prometo. Te lo prometo. Te lo prometo, Jaime.

Madre,

Lo potente de tener un Padre tan grande, que es todo amor y que nuestra fe se le hace irresistible, es que tenemos todo Su poder en nuestras manos. Dice Cristo que podremos hacer cosas mayores que las que Él hacía. No soy digno de que entre en mi casa, pero esta es Su palabra, y la cumplirá.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda