Domingo, 25 de julio de 2021

Religión en Libertad

Blog

¿Por qué fueron doce los apóstoles?

por En cuerpo y alma

 
            Cuando el pasado 12 de abril publiqué el artículo titulado “¿Quién fue Judas Iscariote?”, se suscitó entre los comentaristas una interesante cuestión sacada a colación por el que firma como Tokebil:
 
            “Muy interesante su relato. Le hago una pregunta, ¿Por qué tenían que ser doce y no más los apóstoles?”.
 
La Ultima Cena. Jacopo Bassano. 1546

            El tema tiene más enjundia de la que pueda pensarse a primera vista, y lo primero que ha de decirse es que la cifra no tiene nada de casual. El doce tiene, para empezar, algo de cifra mágica, pues es el número más bajo divisible por dos, por tres y por cuatro, amén de serlo también por seis.
 
            Jacobo De La Vorágine se hace eco de una extraña teoría a propósito del tema:
 
            “Quiso el Señor que los discípulos fueran doce, porque doce es el producto de multiplicar el número tres correspondiente a las personas de la Santísima Trinidad, por el número cuatro, ya que cuatro son las partes del mundo en que la doctrina relativa a ese misterio habría de ser predicada” (LeyDor. 44).
 
            Ahora bien, ni el carácter mágico del número doce, ni el extraño producto que nos propone De La Vorágines son, embargo, la verdadera razón que lleva a Jesús a elegir doce grandes colaboradores, sino otra bien diferente. Y es que doce son los apóstoles como doce son los descendientes de Jacob en el Antiguo Testamento, habidos con cuatro mujeres diferentes. Nos lo cuenta el Libro del Exodo:
 
            “Los hijos de Jacob fueron doce. Hijos de Lía: el primogénito de Jacob, Rubén; después Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón. Hijos de Raquel: José y Benjamín. Hijos de Bilhá, la esclava de Raquel: Dan y Neftalí. Hijos de Zilpá, la esclava de Lía: Gad y Aser. Estos son los hijos de Jacob, que le nacieron en Paddán Aram” (Gn. 35, 22-26).
 
            Doce son también, en consecuencia, las tribus de Israel, pues éstas se conforman con los descendientes de cada uno de esos hijos de Jacob. Y es con esas tribus que el Yahveh del Antiguo Testamento concierta una alianza en la persona de su jefe Moisés, cuando ya en desierto del Sinaí escapando de Egipto donde el Faraón les había esclavizado, gracias a la ayuda de Yahveh, éste se le aparece y le dice:
 
            “Así dirás a la casa de Jacob y esto anunciarás a los hijos de Israel: ‘Ya habéis visto lo que he hecho con los egipcios, y como a vosotros os he llevado como alas de águila y os he traído a mí. Ahora pues, si de veras escucháis mi voz y guardáis mi alianza, vosotros seréis mi propiedad personal entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa’” (Ex. 19, 3- 6).
 
            Cuando cruzado el Sinaí tras la huída de Egipto, el pueblo de Israel conquista el país de Canaán, Josué, el sucesor de Moisés reparte las tierras entre las distintas tribus -la tribu de los levitas, la duodécima, se reparte entre todas las demás tribus sin colonizar un territorio en concreto-, pero los avatares de la convulsa historia israelí llevará a que al cabo de tres siglos observemos dos naciones diferentes en los territorios que ocupan los descendientes de Jacob: uno al norte, llamado Israel, que ocupan diez de las tribus descendientes de Jacob; y otro al sur, compuesto por los descendientes de Judá, que dará al país ese mismo nombre, Judá, siendo conocidos desde entonces sus habitantes como judíos.

           
En el año 733 a.C., los asirios someten el reino del norte, Israel, y esclavizan a todos sus habitantes, iniciando el proceso que concluirá con la desaparición de esas diez tribus descendientes de Jacob. El destino de Judea, aunque más tardío, no será en principio muy diferente al del reino de los hermanos de raza: el bíblico Nabucodonosor II, rey de los caldeos, conquista Judea en 587 a.C., devasta su capital Jerusalén, y reduce el Templo a cenizas. Algunos de sus habitantes son deportados a Babilonia, unos pocos huyen a Egipto, y un tercer grupo permanece en el país. Pero la reacción de la tribu de Judá a la invasión será diferente a la de sus tribus hermanas, negándose a fundir su destino con el de los ocupantes, e iniciando un repliegue sobre sí mismos que les permitirá, a pesar de todos los avatares de la historia, llegar a nuestros días como pueblo bien identificado, aun a pesar de ser pocos los momentos históricos en los que hayan dispuesto de un territorio en el que hacer realidad la aspiración de poseer su propio país. Por ser, precisamente, los descendientes de Judá, serán conocidos en adelante como judíos.
 
            La Nueva Alianza que viene a sellar Jesús con su sangre, -“esta copa es la nueva alianza en mi sangre” (Lc. 22, 20), sentencia el Maestro galileo en la que ha de ser su última cena-, la rubrica Jesús con las doce tribus que procederán de la labor evangélica de los doce nuevos patriarcas de Israel. Buena prueba de lo cual es la declaración solemne que realiza ante sus doce elegidos en la que nos da la clave definitiva sobre el número de los elegidos:
 
            “Yo os aseguro que vosotros que me habéis seguido en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (Mt. 19, 28).
 
            Esta identificación entre las doce tribus de Israel y los doce miembros del colegio de apóstoles la volvemos a encontrar en el Libro del Apocalipsis de San Juan cuando describe la Jerusalén mesiánica:
 
            “Tenía [Jerusalén] una muralla grande y alta con doce puertas; y sobre las puertas, doce ángeles y nombres grabados que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al mediodía tres puertas; al occidente tres puertas. La muralla de la ciudad se asienta sobre doce piedras, que llevan los nombres de los doce apóstoles del cordero” (Ap. 21, 12-14).
 
            La constitución del colegio de apóstoles con un número de doce miembros es algo de lo que, a diferencia de lo ocurrido con la denominación de apóstoles, se hacen eco los cuatro evangelistas sin excepción. Mateo lo hace así:
 
            “Y llamando a sus doce discípulos les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para curar toda enfermedad y toda dolencia.” (Mt. 10, 1).
 
            También Marcos, en cuyo Evangelio leemos:
 
            “Subió al monte y llamó a los que él quiso; y vinieron donde él. Instituyó Doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con poder de expulsar los demonios. Instituyó a los Doce.” (Mc. 3, 13).
 
            Con toda claridad lo hace Lucas:
 
            “Sucedió que por aquellos días se fue él al monte a orar y se pasó la noche en la oración de Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles.” (Lc. 6, 12-16).
 
            Y de manera algo más tangencial, como si ya lo diera por hecho suficientemente conocido por sus lectores, Juan:
 
            “Jesús dijo entonces a los Doce: “¿También vosotros queréis marcharos?” Le respondió Simón Pedro: “Señor, ¿Dónde quien vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros creemos y sabemos que tú eres el santo de Dios”. Jesús les respondió: “¿No os he elegido yo a vosotros, los Doce? Y uno de vosotros es un diablo”. Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste le iba a entregar, uno de los Doce.” (Jn. 6, 67-71).
 
 
            ©L.A.
            encuerpoyalma@movistar.es
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda