Miércoles, 03 de junio de 2020

Religión en Libertad

Blog

La canción “La Tendresse”, el “Resistiré” de los franceses

por En cuerpo y alma

 

            Se trata de un tema muy antiguo, más incluso que nuestro “Resistiré”, en realidad un cuarto de siglo anterior, compuesto por Hubert Giraud e interpretado por Bourvil. Un éxito de 1963 que a iniciativa del guitarrista francés Valentin Vander han interpretado en una nueva versión hasta cuarenta y cinco cantantes franceses para aliviar el confinamiento de sus compatriotas. En un gesto que les honra hacia los dos países que más han sufrido esta pandemia, España e Italia, se han incluído algunas frases de la letra en español e italiano.

             No voy a hacer mayor comentario al tema. Sólo quiero traerles aquí la letra, llamándoles la atención sobre la última estrofa, la más bonita de todas, que reza como sigue:

 Ay Dios, Dios mío, Dios mío...

En tu inmensa sabiduría

y tu inmenso fervor

haz que llueva sin cesar

en el fondo de nuestro corazón

torrentes de ternura

para que reine el amor

             Preciosa interpelación a Dios que muchos españoles no habrían esperado de la republicana Francia, y que, sin embargo, donde se antoja más imposible, más improbable, es en nuestra desarraigada España, que con mayor encono cada día, se empeña en negarse a sí misma, mientras reniega de su pasado, de su historia y de su tradición.

             Sin más dilación pues, he aquí la bonita letra de "La tendresse", el "Resistiré" de los franceses.

  

 

On peut vivre sans richesse

presque sans le sou

Des seigneurs et des princesses

y’en a plus beaucoup

 

Mais vivre sans tendresse

on ne le pourrait pas

Non, non, non, non

On ne le pourrait pas

 

On peut vivre sans la gloire

qui ne prouve rien

Etre inconnu dans l’histoire

et s’en trouver bien

 

Mais vivre sans tendresse

il n’en est pas question

Non, non, non, non

Il n’en est pas question

 

Que le douce faiblesse

quel joli sentiment

ce besoin de tendresse

qui nous vient en naissant

 

Vraiment, vraiment, vraiment

 

Le travail est nécessaire

mais s’il faut rester

des semaines sans rien faire

eh bien... on s’y fait

 

Mais vivre sans tendresse

le temps vous paraît long

Long, long, long, long

Le temps vous parait long

 

Dans le feu de la jeunesse

naissaient les plaisirs

et l’amour fait des prouesses

pour nous éblouir

 

Oui mais sans la tendresse

l’amour ne serait rien

Non, non, non, non

l’amour ne serait rien

 

Quand la vie impitoyable

vous tombe dessus

on n’est plus qu’un pauvre diable

broyé et déçu

 

Alors sans la tendresse

d’un cœur qui nous soutient

Non, non, non, non

on n’irait pas plus loin

 

L’abrasso d’un bambino

l’abbiamo resso felice

Se marcha la tristeza

al verlo así vivir

 

Ay Dios, Dio mio, mon Dieu...

 

Dans votre immense sagesse

immense ferveur

faites donc pleuvoir sans cesse

au fond de nos cœurs

 

des torrents de tendresse

pour que règne l’amour

règne l’amour

jusqu’à la fin des jours

 

 

Se puede vivir sin riqueza

sin tener un duro

Señores y de princesas

ya no quedan tantos

 

Pero vivir sin ternura

eso no se puede

No, no, no, no

Eso no se puede

 

Se puede vivir sin gloria

que no prueba nada

Ser desconocido en la historia

y encontrarse bien

 

Pero vivir sin ternura

está fuera de toda cuestión

No, no, no, no

está fuera de toda cuestión

 

Que dulce debilidad

Que dulce sensación

La necesidad de ternura

que nos viene de nacimiento

 

Verdaderamente, verdaderamente

 

El trabajo es necesario

pero si hay que quedarse en casa

dos semanas sin hacer nada…

y bien… pues se hace

 

Pero viviendo sin ternura

el tiempo se te hace largo

Largo, largo, largo, largo

el tiempo se te hace largo

 

En el flor de la juventud

nacen los placeres

y el amor hace proezas

para encandilarnos

 

Si, pero sin ternura

el amor no sería nada

No, no, no, no

el amor no sería nada

 

Cuando la vida despiadada

se te viene encima

no se es más que un pobre diablo

hecho polvo y decepcionado

 

Así que sin la ternura

de un corazón que nos sostenga

no, no, no, no,

no llegaremos muy lejos

 

Con un abrazo a un niño

lo hacemos feliz

se marcha la tristeza

al verlo así vivir

 

Ay Dios, Dios mío, Dios mío...

 

En tu inmensa sabiduría

y tu inmenso fervor

haz que llueva sin cesar

en el fondo de nuestro corazón

 

torrentes de ternura

para que reine el amor

reine el amor

hasta el final de los días

 

 

            Que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos.

 

            ©L.A.

            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA