Miércoles, 24 de julio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Persecución preparada y dirigida

por Victor in vínculis

Dice el dicho que “la vida da muchas vueltas” y una vez más lo he podido confirmar cuando ha caído en mis manos un trabajo titulado “Apuntes para el estudio de la persecución religiosa en España”, publicado en 1961, cuyo autor se llama José Gassiot Magret. Cuántas veces hablando del alquiler de la casa y de los problemas propios de una comunidad de vecinos escuché a mis padres dicho apellido: Finques Gassiot eran los encargados de aquellas tareas. Y es que Gassiot padre, hijo y nieto crearon lo que hoy conocemos como Gassiot Advocats, grupo barcelonés de abogados que ofrece asesoramiento en los campos del derecho civil, mercantil, administrativo y urbanístico.
Josep Gassiot Magret que nació en Olot en 1883 fue miembro de la Congregación Mariana de dicha localidad gerundense. Amigo del poeta Josep Carner, conocido como “el príncipe de los poetas catalanes”, éste escribirá un artículo titulado “L´incomparable Joseph Gassiot” en el que le presenta como alma cristiana y modelo de persona:
“Joseph Gassiot, hijo de Olot, es superior a un hermoso poema. Su alma es cristiana como el verde de los rincones cristianos de Olot que pinta Joan Llimona… Va con la cabeza cabizbaja ofreciéndose honradamente en las contrariedades de la vida. Se atropella el mismo al decir las cosas y es que apenas comienza a decir una cosa buena se le ocurre otra mejor y la quiere decir enseguida”.
Al finalizar sus estudios se dio de alta en el Colegio de Abogados de Barcelona en 1903, especializándose en derecho civil, con despacho en el nº 39 de Paseo de Gracia. Casó con doña Matilde Llorens Carreras. De él se dice que era un “jurisconsulto experto, persona honorabilísima, católico fervoroso…”. Fue Juez de Apelación de los Valles de Andorra e inspector jefe de Enseñanza Media del Estado. Escribió junto a su hijo Joan Gassiot Llorens la importantísima obra “Enciclopedia Jurídica Española”, editada por la Generalitat de Catalunya y con un apéndice sobre la legislación en Cataluña de 1934.
Murió el 8 de febrero 1963.
La introducción, que Gassiot titula “Antecedentes”, es esta.
 
Impresiones personales
Imploro el auxilio de la Virgen Santísima para poder cumplir el honroso encargo que me han hecho, de que exprese mi convencimiento respecto al horrible drama ocurrido especialmente en 1936. Desde luego, séame permitido recordar que el tres de noviembre de 1936, fiesta de los Innumerables Mártires de Zaragoza, una patrulla de milicias antifascistas invadió mi domicilio, destrozó todas mis imágenes religiosas y después de un minucioso registro se me llevó a una checa; allá fui sometido a un interrogatorio en el que se me acusaba únicamente de ser católico.
Al tercer día volvieron a mi casa y se llevaron también a mi hijo, diciendo que nos matarían a los dos. Pero providencialmente intervino en nuestro favor un Control Obrero y consiguió que nos internaran en la Cárcel, donde permanecimos dos meses.
En la Cárcel de Barcelona conocimos a varios sacerdotes y religiosos y nos explicaron que, al ser detenidos, les habían informado que podían considerarse afortunados, porque hasta pocos días antes habían tenido la orden de matar a los clérigos inmediatamente de su detención.
Tengo la seguridad de que, para la persecución religiosa en Barcelona, en ningún momento hubo incontrolados; quien llevaba la anotación de los cadáveres que diariamente eran recogidos me aseguró que fueron autorizadas todas las ejecuciones de personas religiosas.
Recuerdo que en 1909 fui advertido por un cliente de que se procedería al incendio o destrucción de edificios religiosos en la localidad donde yo habitaba; de manera que tales destrucciones fueron actos preparados y premeditados y no simples desmanes populares.
En los primeros días de la República, un personaje con el que hube de tener una relación profesional me informó de que se decretaría la disolución de la Compañía de Jesús y se quemarían conventos; o sea que las nuevas destrucciones entraban en los planes de los dirigentes de la revolución española.
En 1934 me explicó una persona, a su regreso de Londres, que se había acordado un plan de persecución religiosa, cosa que entonces me pareció una fantasía. Este plan persecutorio fue confirmado en la Logia de Vigo y ésta se encargó de comunicarlo a las demás organizaciones, según me asegura un personaje que está documentado y merece mi confianza.



              El Sant Esperit, de Terrassa, en 1935 (izquierda) y en 1936 (derecha).

          Así anticipo mi opinión, fundada en mis experiencias personales, y estimo que la persecución fue preparada y dirigida sólo para combatir al Catolicismo, independiente de la guerra civil y de la revolución social, que fue circunstancias puramente ocasionales y explotadas como pretextos.
Y, finalmente, están vivos en mi memoria los recuerdos de más de treinta amigos míos que me consta que no tuvieron intervención alguna en la guerra civil y ni se habían distinguido por actividades políticas y fueron muertos única y exclusivamente por sus convicciones religiosas. Ellos me han hecho derramar lágrimas en abundancia; pero los he puesto por intercesores y Dios me ha concedido gracias extraordinarias.

         
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA