Sábado, 20 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

Mi desacuerdo con el cardenal Brandmüller

por Inversiones en esperanza

REL publicó la noticia días atrás, y si hoy la retomo no es por afán de polémica, ni por dar una importancia desmedida a un hecho que objetivamente no la tiene. El cardenal Walter Brandmüller, presidente emérito del Comité Pontificio de Estudios Históricos publicó un artículo en l’Osservattore haciendo una alusión al cisma checo del siglo pasado. Del mismo se extraía una cierta comparación con los problemas de la Iglesia de Austria y quizá una sugerencia de mano dura por parte del Vaticano hacia los varios centenares de sacerdotes y diáconos de ese país que solicitan “reformas” así como  de “no negociar” con ellos, incluso corriendo el peligro de una nueva ruptura de la Iglesia.

Como el asunto me parece grave, me he tomado la molestia de leer el artículo entero, y también las tan traídas y llevadas peticiones de los descontentos austriacos en su versión original. Por si les interesa, les cuento mi humilde opinión sobre todo este asunto.

Walter Brandmüller es un gran historiador de la Iglesia desde la perspectiva confesional. Ha sido un profesor eminente y un especialista en Historia de los Concilios (especialmente los del siglo XV). Sus ideas teológicas parecen muy conservadoras  (en la web se muestran fotos suyas celebrando la misa Pontifical en el Santuario di Campocavallo di Osimo, Ancona[1] e incluso aparece supuestamente ordenando sacerdote a un miembro de la FSSP (no confundir con la FSSPX) el 19 de noviembre de 2011 en la iglesia de Bettbrunn (Regensburg). [2]

Personalmente, dichas ideas no me parecen malas en cuanto no se desvíen de la doctrina católica, pero por esa misma razón debo disentir del remedio que parece proponer para tratar a los que ven las cosas de un modo muy distinto.

Yo también soy historiador de la Iglesia (aunque de un nivel no comparable con el suyo), y en virtud de esa cualificación puedo decir que la “mano dura”, especialmente en temas de opinión, no suele traer buenos resultados: las desgraciadas divisiones que el Cuerpo de Cristo padece, tal vez hubieran podido remediarse muchas veces con un poco más de humildad y tolerancia por las partes afectadas.

Esto no significa que en la Iglesia valga todo. No, no vale todo: existe un corpus dogmático que debe ser preservado a toda costa, y una de las funciones de la Jerarquía es, precisamente, conservarlo.  En ese punto no caben negociaciones ni con “progresistas” ni con “conservadores”.

Ahora bien, también existe un conjunto de normas de carácter hay un apartado disciplinar y no dogmático, sobre el que la Iglesia tiene capacidad y autoridad de cambio y transformación. Y creo que, ese es el eje en el que el intercambio de opiniones, las nuevas propuestas e incluso la discusión deben estar permitidas y pueden ser necesarias. Debemos enterarnos de una vez de la diferencia sustancial entre unas cosas y otras, y el pueblo cristiano debe ser formado en dicha diferencia.

Las propuestas de la "Pfarrer Initiative",  (y de una gran parte de los fieles) son de tipos diversos. Algunas me parecen francamente disparatadas; otras irrelevantes, y hay alguna que considero interesante. En torno a estas últimas, se podría hablar. Obviamente no entro aquí en el tema de las formas empleadas para hacer patente su descontento, pero creo que un número tan grande de cristianos (pueden creerme: son muchos, muchísimos más que los lefebvrianos. Y en todo el mundo), debe ser escuchado, acompañado y eventualmente corregido de la forma más personal y caritativa posible.

Personalmente debo decir que la facilidad, y a mi entender frivolidad, con la que algunos autores (aquí no me estoy refiriendo a Brandmüller) y lectores católicos contemplan la posibilidad de un nuevo cisma, me duele en el alma. Creo que no saben lo que hacen. De verdad.

Y, ya puestos a sincerarse, diré que estoy harto de expresiones de intolerancia, de descalificaciones de los hermanos, y del orgullo de creerse en la posesión de la verdad de muchos cristianos. Si las tolero en este blog es precisamente por la razón contraria.

Y porque creo que toda persona bien intencionada merece respeto por parte de los discípulos de Jesús el Señor. Aunque sea un hereje, o un insensato.

Un abrazo de corazón a todos.

 

 

 



[1] http://www.newliturgicalmovement.org/2011/02/further-photos-of-mass-of-cardinal.html.

[2] http://unavocecba.wordpress.com/2011/11/23/7728/

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda