Viernes, 03 de julio de 2020

Religión en Libertad

Blog

El miedo como pecado capital

por Cuestión de vida

He leído en Internet que en las Sagradas Escrituras se nos dice 365 veces «No temáis». Luego vi que no, que lo de 365 es una cifra muy bonita pero no es la verdadera y luego que sí, que no es exactamente la frase no temáis pero si algo equivalente.

Igual me da, lo importante es que Dios nos dice innumerables veces que no tengamos miedo, añadiendo que hay que confiar con Él. Entonces, ¿es malo tener miedo?. Las personas estamos bien hechas, porque Nuestro Creador nos ha hecho a su imagen y semejanza, pero estamos heridos por el pecado original (Sí, eso de Adán y Eva, que dicen en los colegios que es un cuento de niños) y las cosas buenas se pervierten.

Tener deseo de comer y beber es bueno, pero su perversión es la gula, tener deseo sexual es bueno, pero su perversión es la lujuria, vamos los pecados capitales de los que ya no hablamos nunca, pero resulta que demuestran un conocimiento profundo de la naturaleza humana.

El miedo es bueno en cuanto busca nuestra protección, es el instinto de supervivencia y es algo que llevamos impreso en lo que llaman el «cerebro reptiliano» y que compartimos con los animales. Es algo bueno, pero frecuentemente se pervierte y entonces nos esclaviza, por eso el Señor nos advierte tantas veces de eso.

Pensando en el miedo se me ocurren infinidad de males y pecados que trae consigo:

  • El miedo al futuro es la mayor causa de aborto. En este sentido aprovecho para contar que la causa por la cual cuando se intenta razonar con una persona que piensa en abortar proponiéndole una solución como la adopción, infinitamente más razonable y constructiva que el aborto, frecuentemente la rechaza de plano. La causa es que es tal el pánico que invade a una persona con un embarazo inesperado o cuando el médico le detecta una discapacidad o malformación en el bebé, que no puede razonar, sino que reacciona en modo supervivencia, con el cerebro reptil.
  • El miedo a disentir de la opinión generalizada y ser rechazado es lo que hace que nos hayan metido hasta la médula el marxismo cultural y la cultura de la muerte en toda su extensión ¿alguien se atreve a decir que la anticoncepción es pecado? ¿alguien se atreve a decir una sola palabra sobre la homosexualidad? No, porque viene el rechazo del grupo y nos acobardamos.
  • El miedo al compromiso es la causa a menudo de la falta de matrimonios y de vocaciones, porque eso de para toda la vida asusta.

El miedo es una potentísima arma en manos de los malvados porque el miedo paraliza y porque el miedo esclaviza:

  • Un abusador o un maltratador, o maltratadora, se alimenta del miedo de su víctima, miedo a que no le crean, miedo a las represalias…
  • Los gobiernos dictatoriales (no voy a poner ejemplos, no hace falta ¿verdad?) se aprovechan del miedo de la gente, miedo a ser multado, miedo a la muerte civil... y más adelante, miedo a ser detenido, torturado, asesinado.

He aquí como algo bueno, la prudencia llamémosla así, se convierte en algo terrorífico que nos convierte en esclavos en una cárcel sin barrotes.

Una cosa más me gustaría añadir sobre la estrategia del miedo como arma de dominación. Para dominar por medio del miedo lo mejor es aislar a la persona, aislarla de su familia, de sus amigos, de su comunidad, porque somos seres sociales y estar solos nos hace infinitamente vulnerables.

  • Cuando un maltratador y abusador quiere infundir miedo en su víctima para dominarla lo primero que hace es aislarla, impedir que vea a su familia, a sus amigos, así la hace más vulnerable.
  • La cultura de la muerte también se basa en el aislamiento por división, así busca la destrucción de la familia para aislar a los individuos, enfrentando a hombre y mujer entre ellos y a padres e hijos entre ellos, ya que los hijos, como dice nuestra excelsa ministra son del Estado.

Por eso el Señor nos advierte contra el miedo y solo cita algo a lo que realmente tenemos que tenerle terror «No tengáis miedo a los que matan el cuerpo sino a los que matan el alma».

Pues yo ahora por la calle y en la iglesia veo miedo, no prudencia, y yo veo miedo no a los que matan el alma precisamente sino a los que matan el cuerpo.

Se me ocurre el episodio de la vida de San Francisco de Asís en el cual besa a un leproso. Pienso que si lo hiciera ahora le denunciaría un policía de balcón por incumplimiento de las normas sanitarias y le acusarían de ir en contra del quinto mandamiento por no guardar la distancia de seguridad con el leproso.

Como siempre Dios sale en nuestra defensa y nos da el antídoto perfecto, la confianza en Él, nada se mueve si Él no lo permite y hasta los pelos de nuestra cabeza están contados. Tener miedo es desconfiar de Dios. Esto no significa que debamos de tentarle, pero si que debemos de vivir con confianza, y sobre todo que lo que realmente debe atemorizarnos es únicamente perder nuestra alma.

Mañana es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, consagrémonos a Él y digámosle con fe “En ti confio”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA