Sábado, 27 de noviembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

¿Un católico converso, Presidente de los Estados Unidos?

por Luis Antequera

 
            Todo el mundo sabe bien que entre los cuatro candidatos que se disputan las primarias republicanas, hay uno, Rick Santorum que es católico. Hijo de italiano e irlandesa, Rick sería, al decir de algunos, incluso cercano al Opus Dei.

            Pocos son, sin embargo, los que saben que Santorum no es el único católico de entre los cuatro contendientes republicanos, porque también lo es otro: Newt Gingrich.
 
Newt Gingrich
            Eso sí, no de nacimiento, porque Newt Gingrich profesaba la fe de la Southern Baptist Convention, una iglesia baptista norteamericana, la iglesia baptista más numerosa del mundo, con 16 millones de adeptos, fundada en el sur de los Estados Unidos, -de donde su nombre-, concretamente en Augusta (Georgia), cosa que aconteció en 1845. Pero el 29 de marzo de 2009, Gingrich se convirtió al catolicismo.
 
            Al parecer, Gingrich no se caracterizaba precisamente ni por su fe, ni por su practicancia, ni por su cercanía a las causas más estrechamente relacionadas con la religión, así el aborto o la oración en la escuela (aunque les cueste creérselo, tal es una de las cuestiones que anima el debate político norteamericano).
 
 
            La conversión de Gingrich no fue repentina sino producto de un largo proceso intelectual. Da fe de ello Mark Rozell, científico de la George Mason University, quien remarca que “Newt es un doctor en filosofía (Ph.D.), un antiguo profesor, un hombre que ama los libros y las grandes ideas, y existe desde luego una tradición intelectual muy profunda en la Iglesia Católica”. Uno de los hitos de ese proceso será el libro de su autoría “Redescubriendo a Dios en América”, en el que habla por ejemplo del “esfuerzo secular por relanzar el sentido de la vida espiritual”

            Parece ser que la influencia de la Iglesia Católica en la historia, y en particular, su papel en la caída del Telón de Acero, tuvieron gran influencia en la conversión. De hecho, cuando el propio Newt ha de definirla, lo hace en estos términos: “Es reconfortante tener dos mil años de profundidad intelectual rodeándote”. Si bien el momentum definitivo se produjo con la visita de Benedicto XVI a los Estados Unidos en 2008, según el propio Newt reconoce: “La alegre y radiante presencia del Santo Padre representó para mí un momento de confirmación de las muchas cosas en las que había pensado y experimentado en los últimos años”.
 
            Las personas del círculo cercano a Gingrich admiten en él un cambio sustancial con su conversión: “Parece mucho más sentado, más cómodo en su propia piel, menos agresivo” afirma Raymond Arroyo, director de la cadena católica de televisión EWTN, amigo del candidato republicano por haber cubierto su campaña en los años 80. Pero como nunca falta un roto para un descosío, tampoco falta quien cree que todo es una hábil estratagema política para atraerse el voto protestante, al parecer, menos beligerante hacia el catolicismo que hacia el baptismo “del sur” en el que militaba Newt. Si bien, reconózcanmelo, el argumento se revela tirando a pobre, y no se entiende por qué, de haberse tratado de una estratagema, no la habría consumado Newt convirtiéndose directamente al protestantismo.
 
Newt Gingrich y su esposa, Callista Gingrich, nacida Bisek
            Lo más probable es que como tantas veces ha ocurrido desde el principio de los tiempos, y en la historia de las conversiones al cristianismo más, en la base de toda la historia se halle una mujer, en este caso bien identificable: su tercera esposa Callista, con la que se casó en el año 2000, después de un largo historial de matrimonios frustrados e infidelidades. Callista (no es su profesión, es su nombre, en español sería Calixta, un precioso nombre de mujer), que se define a sí misma “como una persona muy espiritual”, es católica y forma parte del coro de la Basílica del santuario nacional de la Inmaculada Concepción de Washington. Según confiesa Newt, es “inflexible con la misa”, lo que ha convertido la presencia dominical del candidato republicano en la basílica de cuyo coro forma parte Calixta, en un espectáculo cotidiano en la vida de la parroquia.
 
            Ni que decir tiene que si Gingrich (o Santorum) ganaran las primarias republicanas y acto seguido las elecciones presidenciales del próximo día 6 de noviembre, sería, cualquiera de ellos, el segundo presidente católico de los cuarenta y cinco que, incluído él mismo, hasta la fecha han sido. Y después, como bien sabe todo el mundo, de John Kennedy, que lo fue entre 1961 y 1963.
 
 
            ©L.A.
            encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda