Jueves, 20 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Presentación. Quién soy, y qué hago aquí...

¡¡No Tengáis Miedo!!

por Jorge García Suárez

Hola a todos. Soy Jorge García. Tengo 41 años, estoy felizmente casado con Leonor, la mujer de mi vida, (lo puedo decir ahora que no me oye). Tengo tres hijos; Manuel (8), María (6) y Juan (4). 
Después de una vida normal, muy normal, sin sobresaltos, trabajando en mi profesión, lo extraordinario irrumpió en mi vida. De repente, sin avisar, la enfermedad llamó a mi puerta. El Señor, llamaba a mi puerta. En abril de 2018, me diagnostican ELA, o esclerosis lateral amiotrófica. O enfermedad de la motoneurona. O enfermedad de Charcot. O enfermedad de Lou Gehrig. O enfermedad de Stephen Hawking. Como veis, tiene muchos nombres, como el diablo, pero al final, es lo mismo. 
Se caracteriza por ser una enfermedad degenerativa, provocando una parálisis progresiva de todo el cuerpo, de pronóstico mortal, y no tiene curación posible a día de hoy.
Si amigos, lo podéis decir... Estoy "fastidiadillo"... Por decirlo de una manera educada y políticamente correcta. 
Vamos, que cuando el neurólogo me dió "la sentencia", me dijo que según las estadísticas, me quedan entre 3 y 5 años de vida, o "supervivencia", que suena mejor. En cualquier caso, estaré aquí el tiempo que Dios quiera. Él sabe más. 
 
Poco a poco, iré perdiendo movilidad. Me iré paralizando poco a poco. Me quedaré encerrado y prisionero, dentro de mi propio cuerpo. 
A día de hoy, ya voy en silla de ruedas, y las muletas ya las uso poco; para moverme en casa, la rehabilitación, caminar algo... Ya voy notando cierta "pesadez", al hablar; noto la lengua pesada. Esta enfermedad, también afecta al habla; me quedaré sin poder hablar. Estoy perdiendo movilidad y fuerza en brazos y manos, incluido los dedos. He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me he caído. Cuando me caigo, intento pensar cuando el Señor tropezó y se cayó, por el peso de la Cruz. Porque creo que esa es la sensación física que tengo. Parece que el cuerpo va cargando con un peso enorme, y cada vez, te vas moviendo con mayor dificultad. 
 
Hace justo un año, en marzo de 2018, todo cambió en mi vida. Como Pablo de Tarso, me "caí del caballo". Estuve ingresado en el hospital por una semana. No sabían lo que tenía. Esa semana, en ese hospital, el Señor me llamó. Me dió una "colleja cariñosa". Me dijo que ya estaba bien de tanta tontería, de tanto no querer saber nada de Él, de vivir de espaldas a Él, de estar en las arenas movedizas del pecado, de estar en aquel estercolero... En definitiva, que me echaba de menos, y que me pedía que le ayudara un poquito a cargar con su Cruz...
Pues os puedo decir que, desde entonces, no han dejado de pasarme cosas muy buenas. La paz, felicidad, amor, que siento ahora, no lo cambio por nada. También os digo, que soy humano, y también tengo "mis momentos".
 
Así que he decidido titularlo así: "¡No Tengáis Miedo!", en honor a San Juan Pablo II refiriéndose a Jesucristo, en su célebre discurso. También es un santo al que le voy cogiendo mucho cariño. Un santo, enamorado de nuestra Madre Santísima, (yo lo intento), que se puso de lema papal "Totus Tuus" (todo tuyo), refiriéndose a la Virgen.
 
Pero, no pretendo que nos pongamos tristes con este blog, todo lo contrario. Al Señor, le "mola" que siempre estemos alegres, aún en la adversidad, como decía San Pablo, "Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús". (1 Tes. 5, 16-18). "Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca. No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios". (Flp. 4, 4-6).
El propósito que tiene esto que os escribo, es el de dar testimonio de la Misericordia del Señor.  Para que nos demos cuenta de cuánto nos ama Él. Del Amor que ha tenido y tiene conmigo, contigo, con los que leéis esto, y la Humanidad entera, porque "Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad" (1 Tim. 2, 4).

 

Oración "Totus Tuus"

(Oración escrita por San Maximiliano Kolbe y recitada por San Juan Pablo II)
Inmaculada Concepción, María mi Madre, vive en mí. Actúa en mí. 
Habla en y a través de mí. 
Pon tus pensamientos en mi mente. 
Ama a través de mi corazón. 
Dame tus disposiciones y sentimientos. 
Enséñame, llévame y guíame a Jesús. 
Corrige mi camino, ilumina mi entendimiento y expande con tu amor mi corazón. 
Toma mi alma. Toma posesión de toda mi personalidad y mi vida. 
Remplázala con tu vida. Inclíname a una constante adoración y alabanza. 
Ora en mí y a través de mí, Oh Madre. 
Permíteme vivir en ti y siempre mantenme en esta comunión de corazón. 

Totus tuus ego sum
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA