Domingo, 02 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Mañana del 8 de noviembre, en El Soto de Aldovea

por Jorge López Teulón

A 2 kilómetros de Torrejón de Ardoz (Madrid)
El Soto de Aldovea es un paraje natural, junto a la ribera derecha del río Henares, que alberga el Castillo de Aldovea. El actual es un palacete construido a finales del siglo XVI. Aunque pertenece al término municipal de San Fernando de Henares está más vinculado a Torrejón de Ardoz. El soto perteneció al Arzobispado de Toledo hasta la desamortización de Godoy en que pasó a manos de la Corona. En 1869 salió a subasta y desde entonces está en manos privadas.



El texto que a continuación presentamos, pertenece a la investigación hecha por don Félix Schlayer (Reutlingen,1873 - Madrid,1950), ingeniero y empresario alemán que fue cónsul de Noruega en Madrid durante el primer año de la Guerra Civil española. Fue el primero que relató las persecuciones, los asesinatos políticos masivos y las torturas de las checas en el Madrid republicano de 1936 en su obra “Diplomat im roten Madrid” (Diplomático en el Madrid rojo), publicada en Berlín en alemán en pleno nazismo en 1938, y no traducida al español hasta 2005.



Este es su relato, en los días siguientes a los fusilamientos del 8 de noviembre de 1936, en el paraje de El Soto de Aldovea.
“El río es muy hondo y sus orillas están muy pobladas de árboles y matorrales. Me fue sospechoso este camino en el cual, sin embargo, no había huellas de carruajes que hubiesen podido reconocerse, ya que no había llovido hacía tiempo. A nuestras preguntas con precaución, por los autobuses que hubiesen llegado el pasado domingo, declararon con timidez unas mujeres que estaban sentadas delante de una casa cercana al Castillo, que ellas eran forasteras, como que habían sido traídas de sus pueblos en aquellos días, y que no habían observado ni oído nada.
Seguimos río arriba pasando por una pequeña casa aislada; allí estaba en casa sola, por suerte, la mujer. Ella contó con toda libertad que el domingo por la mañana llegaron de Madrid una buena cantidad de autobuses llenos de hombres y que torcieron por el mencionado camino. Al poco rato dijo que había empezado una fusilería que duró toda la mañana: que había sido en el lecho del río muy cerca del Castillo, que el lunes temprano había llegado otra vez un solo autobús con algunos más.
Seguimos entonces por el camino hasta el Castillo y observamos el cauce del río, a causa de la espesura de la arboleda no pudimos llegar al sitio a pie, fuimos en el coche entonces al Castillo en el que entré. Allí estaba el guarda de un establecimiento de Remonta que había sido instalada en la hacienda; pregunté por un responsable que, por suerte, no se hallaba allí. Entonces pregunté al soldado de guardia (un miliciano) a boca jarro, donde estaban enterrados los hombres fusilados el domingo, dando el hecho por conocido.
El hombre inició una descripción algo confusa del camino. Le dije que era más sencillo que viniese conmigo y me enseñara el sitio, a lo que él, obediente, colgó el fusil y nos llevó. Aproximadamente a unos 150 metros del Castillo bajó a una zanja profunda y seca que conduce desde el Castillo al río.
Era el llamado caz, una antigua acequia de riego. Allí empezaba en el fondo de ese foso un amontonamiento de tierra reciente de unos dos metros de altura; señaló en aquella dirección y dijo: “-Aquí empieza”. Un fuerte olor de podredumbre emanaba del suelo, en el que se percibían ciertas irregularidades, como miembros que sobresalían; todavía en un sitio asomaban unas botas.
Solamente una leve capa de tierra había sido echada sobre los cuerpos. Seguimos el foso, en dirección al río. La tierra recién removida y la correspondiente elevación del terreno era de unos 300 metros de longitud; esto significaba, pues, la tumba de 500 a 600 hombres. Como pude todavía sonsacarle al miliciano, parece ser que los autobuses, según iban llegando, paraban en la parte alta de la pradera, siendo cada diez hombres atados de dos en dos y desposeídos de sus objetos, haciéndoseles bajar así al foso, donde inmediatamente eran fusilados, en tanto que los diez siguientes bajaban, y los milicianos arrojaban tierra encima de los anteriores. Es indudable que como este procedimiento bestial de asesinato fueron enterrados una gran cantidad de heridos graves, que aún no habían muerto, bien que en algunos casos se disparaba el tiro de gracia.



Foto de la alineación de los féretros, después de las exhumaciones, con el Castillo al fondo. 
Después de la guerra, fueron exhumados un total de 414 cadáveres y llevados a una fosa excavada a tal efecto, junto a las demás fosas, en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos.


La Abadía de Silos, que tenía un Priorato en Montserrat de Madrid, perdió a cuatro de sus hijos. En 2004 se celebró la apertura del proceso de canonización de los cuatro padres "mártires": Padre José Antón, Padre Rafael Alcocer, Padre Luis Vidaurrázaga y, por último, el Padre Antolín Pablo (en la foto el día de su profesión) que será asesinado entre cientos de personas en El Soto de Aldovea. 

Siervo de Dios Antolín Pablo Villanueva
Nace en Lerma (Burgos), el 2 de septiembre de 1871. En 1884 ingresa en el monasterio benedictino de santo Domingo de Silos como niño oblato en la escuela monástica. Toma el hábito el 28 de septiembre de 1888 e inicia su noviciado canónico el 8 de septiembre de 1889. Emite su primera profesión el 11 de septiembre de 1890 y profesa solemnemente el 13 de enero de 1894. Es ordenado presbítero el 19 de septiembre de 1896. En 1898-1900 amplía sus estudios en L’ Êcole des Chartes de París, aprovechando el verano para estudiar  alemán en la abadía de Beuron.
De mayo de 1901 a septiembre de 1904 (en que regresa a Silos) permanece en México, a donde va con objeto de establecer una fundación silense. En septiembre de 1909 es de nuevo enviado a México, de donde es expulsado por la revolución carrancista en abril de 1919. De vuelta a Silos es destinado en agosto de 1919 a la comunidad establecida en Madrid.
El 19 de julio de 1936 abandona el monasterio, refugiándose en casa de unas dirigidas suyas. Detenido en fecha desconocida, es llevado a la cárcel Modelo, de donde es sacado el 8 de noviembre de 1936 para ser fusilado en Soto de Aldovea (Madrid). 
La biografía del P. Antolín Pablos Villanueva, o.s.b., monje de la Abadía de Silos y “mártir” en 1936, es compleja, debido, sobre todo, a sus destinos de misio­nero en la República Mexicana. En este libro, escrito por el P. Mariano Palacios, o.s.b., se ha procurado arrojar más luz sobre esos años azarosos de su vida. Al presentar, de un modo más completo, los diferentes lugares donde se desarrolló la vida de este monje-mártir.



Como su Proceso de Canonización se halla intro­ducido, desde hace unos años en Roma, y la normativa canónica exige que los siervos de Dios sean conocidos, recomendamos ampliamente la lectura de este libro.
 
Más información en:
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=18050
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda