Viernes, 21 de febrero de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿Pero quien demonios es el Angel Exterminador?

por Luis Antequera

            Y nunca mejor dicho “quién demonios”, porque el Angel Exterminador no es otro que, precisamente, el demonio. ¿Pero de dónde viene la expresión? ¿Está en la Biblia? ¿Es frecuente en ella?
 
            Pues bien, estar, lo que es estar, está en la Biblia, pero es cualquier cosa menos frecuente, pues en realidad es utilizada muy pocas veces (Ex. 12, 23; 1Co. 10, 10), y con el sentido del que nos vamos a ocupar aquí sólo una (Ap. 9,11), una vez que, por cierto, no encontrará Vd. en todas las biblias, sino en una muy concreta: la Vulgata, que la incluye en el Apocalipsis, donde dice:
 
            “Et habebant super se regem angelum abyssi cui nomen hebraice Abaddon graece autem Apollyon et latine habet nomen ‘Exterminans’” (Ap. 9, 11).
 
            Traducible como:
 
            “Y tenían sobre sí al ángel rey del abismo, cuyo nombre hebreo es ‘Abaddon’, en griego ‘Apollyon’ y en latín tiene el nombre de ‘el Exterminador’”.
 
            La Biblia Vulgata es, como se sabe, la traducción al latín que de la Biblia en griego hace Jerónimo de Estridón, San Jerónimo (340-420), a finales del s. IV, a petición del Papa Dámaso I, convertida en texto oficial de la Biblia por el Concilio de Trento en 1546.
 
            El caso es que, en su trabajo, San Jerónimo, al llegar al versículo en cuestión del Apocalipsis, se siente en la obligación de añadir de su cosecha la traducción latina a un término que en la versión griega que él maneja, sólo aparecía en hebreo, “Abaddon”, y en griego, “Apollyon”, creando de este modo la famosa locución, tantas veces utilizadas en el lenguaje cotidiano, de “el Angel Exterminador” (un comentarista asiduo de esta columna firma así). La traducción, por otro lado, se ajusta bastante bien a las palabras presentes en el texto griego que traduce Jerónimo, pues “Apollyon” proviene del verbo griego “apollymi” o “apollyo” y significa “destruir”; y “Abbadon” parece provenir de la raíz hebrea “ABD” (las palabras hebreas carecen de vocales) y significaría “echar a perder, arruinar”.
 
            En cuanto al papel que en el Apocalipsis desempeña Abbadon, el Angel Exterminador en definitiva, ha sido objeto de controversia en el plano de los estudios bíblicos. Pero se trata, inconfundiblemente, de un papel negativo, ya se trate del Anticristo, ya se trate del mismo Satanás en persona, ya se trate de un lugarteniente de Satanás. Es, en cualquier caso, el rey de unas langostas muy especiales, con poder para torturar al Hombre durante el extraño plazo de “cinco meses” (Ap. 9, 5), y con una particularísima morfología:
 
            “La apariencia de estas langostas era parecida a caballos preparados para la guerra; sobre sus cabezas tenían como coronas que parecían de oro; sus rostros eran como rostros humanos; tenían cabellos como cabellos de mujer, y sus dientes eran como de león; tenían corazas como corazas de hierro, y el ruido de sus alas como el estrépito de carros de muchos caballos que corren al combate; tienen colas parecidas a las de los escorpiones, con aguijones” (Ap. 9, 710)
 
            En el Antiguo Testamento existen algunas referencias al “abbadon”, pero no se trata de un ser personalizado como en el Apocalipsis, sino más bien, de un lugar o de una situación. La Biblia de Jerusalén (que muchos de Vds. tendrán en sus hogares, una de las más precisas y mejor iluminadas versiones que existen de la Biblia) traduce el término como “perdición”. Dichas menciones se encuentran en tres libros: el Libro de Job, Proverbios y los Salmos.
 
            En Proverbios encontramos:
 
            “Yahvé vigila Abismo y Perdición [abbadon]: ¡cuánto más el corazón humano!” (Prov. 15, 11)
 
            “Abismo y perdición [abbadon] son insaciables, como insaciables son los ojos del hombre” (Prov. 27, 20)
 
            En el Salmo 88 se lee:
 
            “¿Se habla en la tumba de tu amor, de tu lealtad en el lugar de perdición [abbadon]?” (Sal. 88, 12).
 
            Pero quizás la más interesante sea la recogida en el Libro de Job:
 
            “El seol [lugar en el que según los judíos yacen los difuntos en una situación similar al letargo, son los “infiernos” a los que Jesús habría descendido entre su muerte y su resurrección] está desnudo ante él, la Perdición [abbadon] se halla al descubierto” (Job, 26, 6).
 
            Donde la sustitución de “perdición” por “Abbadon” bien podría haber iniciado el interesante proceso de conversión de “la Perdición” en un ser personal, por demás el maléfico jefe de los infiernos. Y si no veamos:
 
            “El infierno está desnudo ante él, Abbadon se halla al descubierto”.
 
 
            © L.A.
            encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA