Domingo, 25 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

Reflexionando sobre el Evangelio

¡No os conozco!

por La divina proporción



Pensemos un momento en el libro del Apocalipsis, en el que el Ángel de la Iglesia de Laodicea nos dice:

Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. (Ap 3,20)

En el fragmento evangélico de hoy miércoles podemos leer que somos nosotros quienes nos acercaremos a la puerta del Banquete y llamaremos con insistencia. Entonces, será el Señor quien no nos reconozca y no nos permita entrar en Gloria. Podríamos decir que Dios se acerca a nosotros mientras espera nuestra sincera conversión. Como en la parábola de los trabajadores de la hora undécima, el Señor es paciente y misericordioso. Igual que el Buen Ladrón supo abrir la puerta al Señor en el último instante, nosotros tenemos la mano del Señor lista para sacarnos del agua antes de ahogarnos.

Pero el Señor desea que entremos por la “Puerta Estrecha” ¿A qué puerta se refiere? Podemos encontrar varias menciones relacionadas con “la puerta” en los Evangelios.

Juan 10:9. Yo soy la Puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Mateo 7, 13-14. Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Mateo 10, 25. Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el Reino de Dios.

Mateo 21, 42: Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, ha venido es ahora la Piedra Angular?

Juan 14:6. Jesús le dijo: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí.

Existe una asimilación de Cristo mismo con la Puerta por la que debemos entrar y el Camino que debemos recorrer. Por otra parte, Cristo indica que Él es la Piedra que sostiene el arco por donde hemos entrar y que esta puerta es estrecha, sobre todo para quienes se creen autosuficientes. En la parábola del Banquete de Bodas, el invitado que llegó con el traje inadecuado fue expulsado al mismo lugar, donde será el llanto y el crujir de dientes. ¿Qué es la puerta estrecha entonces?

La puerta estrecha significa los trabajos y la paciencia de los santos. Así como la victoria atestigua el valor del soldado en las batallas, así también se hace preclaro el que sufre los trabajos y las tentaciones con paciencia inquebrantable […]

No parece que el Salvador satisface al que pregunta si son muchos los que se salvan, cuando dice cuál es el camino por donde cada uno puede justificarse. Pero debe advertirse que el Salvador no acostumbraba a responder a los que le preguntaban, según lo que pensaban, cuando lo hacían sobre cosas sin importancia, sino atendiendo a lo que pudiera ser útil a los que le escuchaban. ¿Qué podría importar a los que oían si eran muchos o pocos los que se salvaban? Más necesario era saber el modo por el cual podría salvarse cada uno. Así que por su bondad, o contestando a las preguntas vanas directamente, lo hace hablando de lo que es más necesario (San Cirilo, in Cat. graec. Patr, tomado de la Catena Aurea Lc 13:22-30)

San Cirilo señala algo que es muy interesante: Cristo no contesta directamente a lo que se pregunta. Prefiere indicar aquello que es realmente importante y dejar lo secundario a un lado. ¿Serán pocos lo que se salven? En el Apocalipsis leemos que serán pocos frente a la multitud de quienes han vivido sin referencia alguna a Dios. Pero a Cristo lo que le importa es señalar que el Camino es estrecho y requiere esforzarse desde la humano, aunque no lo podremos alcanzar contando únicamente con las fuerzas humanas. ¿Quién puede salvarse? Tal como contesta a los Apóstoles en Lc 18, 17: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Sólo Dios lo sabe con seguridad. Nosotros podemos orar para estar en ese resto fiel que en cada momento persevera por entrar por la Puerta Estrecha.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA