Martes, 23 de julio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Madrugada del 27 de septiembre, en Lloret de Mar

por Jorge López Teulón

Hermanas de sangre y de hábito
 
Como medida de seguridad y prevención ante la caótica situación de España y ante la evidente persecución religiosa que se desató en esos días, la Madre General de las Misioneras del Corazón de María dispuso que las religiosas saliesen de los Colegios y buscasen refugio en las casas de sus familiares, vestidas con traje seglar, hasta que la situación se calmase. Es el caso de Carmen, Rosa y Magdalena Fradera Ferragutcasas, hermanas carnales y  Misioneras del Corazón de María. Sus padres, Clara y Pedro las esperaban, en tan dramáticos momentos, con los brazos abiertos en su pueblo natal: Riudarenes (Girona).
 
Beata Carmen Fradera Ferragutcasas
 
Nació el 25 de octubre de 1895. Fue bautizada dos días después en la iglesia parroquial de Sant Martí de Riudarenes y confirmada el 9 de Mayo de 1903 en Santa Coloma de Farners (Girona).
 
Ingresó en la Congregación el 2 de Julio de 1921 en el Noviciado de Mataró (Barcelona). Vistió el hábito de novicia el 2 de febrero de 1922 y emitió los votos de pobreza, castidad y obediencia el 3 de febrero de 1923 en Mataró. Ambas celebraciones las presidió como delegado del Sr. Obispo, el párroco, Beato Josep Samsó, que sería martirizado el 1 de septiembre de 1936.

La Hermana Carmen tuvo como primer destino el Colegio de Mataró, quedándose como encargada de las párvulas menores de cinco años. Todos admiran su dedicación docente realizada con paciencia, caridad y gran cariño. Se distinguió por su amor a Jesús que manifestaba en su cercanía y delicadeza.
 
 
Beata Rosa Fradera Ferragutcasas
 
Nació el 20 de noviembre de 1900. Fue bautizada al día siguiente en la iglesia parroquial de Sant Martí de Riudarenes. Fue confirmada el 9 de mayo de 1903 en Santa Coloma de Farners (Girona). Ingresó en el Noviciado de Olot el 8 de diciembre de 1922. Vistió el hábito de la Congregación el 16 de Junio de 1923 en Olot (Girona). Emitió los votos de pobreza, castidad y obediencia, el 25 de Julio de 1924.

Inició su misión apostólica como educadora en Olot. Años más tarde en Santa Coloma de Farners, fue dando testimonio de la cercanía y ternura de Dios, trabajando con los más pequeños. Dentro de sus rasgos personales más característicos sobresalía su alegría, serenidad y sencillez. Con su buen carácter y afabilidad gozaba de la simpatía de todas las hermanas.

 
Beata Magdalena Fradera Ferragutcasas
 
Nació el 12 de diciembre de 1902. Fue bautizada el 16 de diciembre en la Parroquia de Sant Martí de Riudarenes. Fue confirmada el 20 de noviembre de 1910 en Riudarenes.

Ingresó en el Noviciado de Olot el 19 de Junio de 1922. Vistió el hábito de la Congregación el 16 de Junio de 1923, en Olot. En esta misma ciudad emitió los votos de pobreza, castidad y obediencia el 25 de Julio de 1924. Desarrolló sus primeros trabajos pastorales con gran entusiasmo y amor en Camprodon.

En Cassá de la Selva, en su vivencia comunitaria y en el apostolado destacó por su generosidad y entrega. En todo lo que hacía tenía el don de irradiar paz, alegría y acogida. En su labor docente y en la catequesis sabia trasmitir con sus actitudes la dimensión mariana del carisma.
 
 
La hora del martirio
 
Como decíamos, en su casa no les faltó el cariño familiar y, por espacio de dos meses, pudieron seguir las prácticas piadosas, rezando el Oficio Parvo y haciendo meditación y lectura espiritual, a la vez que colaboran en las tareas domésticas y agrícolas junto a los suyos.
 
Fue así hasta el 25 de septiembre, puesto que ese día llega el primer y definitivo aviso para las tres hermanas religiosas: unos cuantos milicianos armados se presentan en la casa paterna en Riudarenes para realizar un registro y llevarse en dinero “una contribución para la guerra”.
 
El 27 de septiembre, con nocturnidad y alevosía, de madrugada, varios milicianos, armados, se acercan a la casa de las Misioneras diciendo que vienen a buscarlas, en nombre del Comité de Gerona, para prestar declaración.
 
Los padres y hermanos hacen a los milicianos algunos reproches, pero ceden al fin, a la vez que las tres hermanas religiosas manifiestan: “-Si vienen por nosotras, ¡abridlos!, estamos dispuestas a morir por Cristo”.
 
Rezan y se asean pues “para presentarse ante Dios hemos de ir limpias de cuerpo y de alma”, según afirma Magdalena. Añadiendo después: “-No nos engañáis, vamos contentas a dar la sangre por nuestro Dios.
 
A continuación se despiden de sus familiares y salen de su casa. Rodeadas por los milicianos, son empujadas a un taxi camino del martirio. Las conducen a un bosque de encinas llamado Els Hostalets, del término municipal de Lloret de Mar (Girona) y allí después de numerosas vejaciones y brutalidades, pero defendiendo y conservando su fidelidad a Dios y su virginidad consagrada son cruel y vilmente asesinadas a tiros de fusil y de pistola.


¡Pasan las santas!
 
Los familiares inician la búsqueda de las tres religiosas y se presentan ante el Presidente del Comité para rogarle les indique el paradero de las mismas. La respuesta fue: “No ha de quedar un solo sacerdote ni una sola monja. Marchaos a vuestra casa, de lo contrario no respondo de lo que va a suceder”.
 
Mientras tanto el Comité de Lloret de Mar (Girona) determinó la inhumación de los tres cadáveres, que fue realizada por una patrulla de milicianos y otras personas de diversa filiación política, en una fosa común excavada a tal efecto, y superponiendo los cadáveres, en el lugar del asesinato. En el suelo había casquillos de bala del calibre 9 y del 7’65.
 
El 28 de agosto de 1937 se exhumaron los restos, a petición de los padres, y las tres hermanas fueron trasladados al cementerio de Riudarenes, previo reconocimiento de los cadáveres por varios médicos e interviniendo los juzgados de Sta. Coloma de Farners, Riudarenes y Lloret de Mar.
 
El 28 de abril de 1939 los restos mortales fueron trasladados al cementerio de Girona para ser depositados en los nichos propiedad de las Misioneras Congregación. Los comentarios al paso de los tres féretros por la ciudad eran: “-Pasan las santas”.
 
Definitivamente, fueron trasladadas nuevamente a la Capilla en la Casa Madre de Olot, el 1 de julio de 1974, al lado de la tumba del Padre Fundador, Joaquín Masmitjá, donde descansan en paz.
 
En el lugar del martirio se colocó un monolito en el que se grabaron los nombres de las tres religiosas y la fecha del martirio. El monolito está coronado con una pequeña cruz. Fue bendecido el 12 de Octubre de 1946, asistiendo a la ceremonia representaciones de las autoridades provinciales y locales, civiles y eclesiásticas, y de la Villa de Lloret, además de una nutrida representación de varios Colegios de la Congregación.

            Finalmente, en el año 2007 se puso una placa sobre el monolito con la inscripción gozosa de la beatificación de las tres hermanas mártires, que había tenido lugar en Roma el 28 de octubre, junto a casi 500 mártires más de la persecución religiosa española.

 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA