Viernes, 18 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

El miedo a que las cosas sean para siempre

El miedo a que las cosas sean para siempre

por Un alma para el mundo

El miedo a que las cosas sean para siempre

                Antes se compraban cosas que duraran toda la vida. La misma publicidad te aseguraba esa condición de permanencia eterna. Nuestras casas están llenas de objetos que parecen fósiles. Nos invitan siempre a mirar hacia atrás, el recordar el pasado. Pero la vida cambia constantemente, como al agua del rio. Y la tentación de negar los valores, las verdades permanentes, los principios morales es constante. Todo es líquido, precario, voluble, efímero… Entonces, ¿Cuáles son nuestros asideros, nuestras seguridades, la Verdad inmutable…? No es ninguna banalidad plantearnos esta cuestión. Algunos dan por sentado que no hay nada eterno, todo es fungible casi de inmediato. Hoy somos así, ¿pero seremos igual mañana?

            Bauman fue el profeta de la “modernidad líquida”. Y tras él se han ido por el desagüe convicciones que se consideraban eternas. En una declaración al periódico “La Vanguardia” dice: “Hoy la mayor preocupación de nuestra vida social e individual es cómo prevenir que las cosas se queden fijas, que sean tan sólidas que no puedan cambiar en el futuro. No creemos que haya soluciones definitivas y no sólo eso: no nos gustan. Por ejemplo: la crisis que tienen muchos hombres al cumplir 40 años. Les paraliza el miedo de que las cosas ya no sean como antes. Y lo que más miedo les causa es tener una identidad aferrada a ellos. Un traje que no te puedes quitar. Estamos acostumbrados a un tiempo veloz, seguros de que las cosas no van a durar mucho, de que van a aparecer nuevas oportunidades que van a devaluar las existentes. Y sucede en todos los aspectos de la vida. Con los objetos materiales y con las relaciones con la gente. Y con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro, somos conscientes de que somos cambiables y por lo tanto tenemos miedo de fijar nada para siempre. Probablemente su Gobierno, como el del Reino Unido, llama a sus ciudadanos a ser flexibles. ¿Qué significa ser flexible? Significa que no estés comprometido con nada para siempre, sino listo para cambiar la sintonía, la mente, en cualquier momento en el que sea requerido. Esto crea una situación líquida. Como un líquido en un vaso, en el que el más ligero empujón cambia la forma del agua. Y esto está por todas partes”. (La Vanguardia, 9.1.2917).

 

            Tiene razón en algún sentido. El presente se nos va de las manos. La vida es cambiante. Pero precisamente por esta inconsistencia de muchas realidades de la vida, necesitamos pilares permanentes en los que nos podamos apoyar. Las grandes obras de arquitectura y arte están ahí, a pesar de los años, porque se sustentan en fuertes pilares que no se ven, pero están ahí permanentemente. Se realizaron pensando en el presente y en el futuro. Hoy admiramos su consistencia en el tiempo. El ir humano también tiene sus raíces profundas, solidas, que lo convierten en el protagonista del tempo hy de la historia.

Es verdad que la naturaleza, y por tanto el ser humano, está en continua evolución. Permanece el ser, diríamos que el esqueleto, pero todo el organismo está cometido a una evolución constante que hace que permanezcamos vivos. Cuando la “maquinaria” de la vida se para se hace presente la muerte. Una naturaleza muerta es una naturaleza sin alma, un fósil, unos restos, ya no líquidos sino sólidamente varados como un barco abandonado en la playa de la historia.

Debemos renovar constantemente nuestros esquemas mentales, como el agua de la fuente siempre nueva, pero sin olvidar que la fuente es permanente.

Jesucristo dice: A vino nuevo odres nuevos. Hay que evitar que revientes los odres y desparramen la riqueza del vino. Esto quiere decir que le Verdad siempre es una novedad que hay que estrenar cada día. La doctrina es permanente, lo que cambia es el lenguaje, el modo de presentarla. No podemos caer en la rutina de las frases hechas, de los argumentos empobrecido.

            Todo ello hay que tenerlo en cuenta en la predicación, en la catequesis, en la formación doctrinal. Hay que presentar lo permanente con jun ropaje novedoso, que sin faltar a la verdad doctrinal la hace atractiva.

A quien piensa que la vida cristiana consista sólo en una serie de cumplimientos, el Papa Francisco recordó que «ser cristiano significa dejarse renovar por Jesús en una nueva vida». Ser cristiano significa dejarse renovar por el Espíritu Santo, convertirse en vino nuevo.

En la vida cristiana, y también en la vida de la Iglesia, existen estructuras caducas. Es necesario renovarlas. Es un trabajo «que la Iglesia siempre ha hecho, desde el primer momento». La Iglesia —agregó— siempre ha ido adelante de este modo, dejando que el Espíritu Santo sea quien renueve las estructuras.

Quien lleva adelante estas novedades —prosiguió el Papa— es desde siempre el Espíritu Santo. Por ello, el Pontífice recordó el día de Pentecostés, subrayando la presencia de María junto a los apóstoles. Concluyendo la homilía el Obispo de Roma hizo una invitación: pedir «la gracia de no tener miedo de la novedad del Evangelio, de no tener miedo de la renovación que realiza el Espíritu Santo, de no tener miedo a dejar caer las estructuras caducas que nos aprisionan. Y si tenemos miedo sabemos que con nosotros está la madre». Ella, como dice la más antigua antífona, “protege con su manto, con su protección de Madre”».

         En una cultura que llaman liquida, debemos construir la fortaleza de la doctrina sólida, defendiendo la verdad de los ataques de la novedad sin consistencia. Hay que dar seguridades recias. Recordemos lo que dice San Pablo: Todo lo puedo en aquel que me da la fuerza (Filipenses 4,13).

Recordemos aquel bello poema de San Juan de la Cruz:

Qué bien sé yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche.

1. Aquella eterna fonte está escondida, que bien sé yo do tiene su manida, aunque es de noche.

2. Su origen no lo sé, pues no le tiene, más sé que todo origen de ella tiene, aunque es de noche.

3. Sé que no puede ser cosa tan bella, y que cielos y tierra beben de ella, aunque es de noche.

4. Bien sé que suelo en ella no se halla, y que ninguno puede vadealla, aunque es de noche.

5. Su claridad nunca es oscurecida, y sé que toda luz de ella es venida, aunque es de noche.

6. Sé ser tan caudalosos sus corrientes. que infiernos, cielos riegan y las gentes, aunque es de noche.

7. El corriente que nace de esta fuente bien sé que es tan capaz y omnipotente, aunque es de noche.

8. El corriente que de estas dos procede sé que ninguna de ellas le precede, aunque es de noche.

9. Aquesta eterna fonte está escondida en este vivo pan por darnos vida, aunque es de noche.

10. Aquí se está llamando a las criaturas, y de esta agua se hartan, aunque a oscuras porque es de noche.

11. Aquesta viva fuente que deseo, en este pan de vida yo la veo, aunque es de noche.

La Verdad es líquida si la queremos llamar así, pero mana de una fuente que es muy sólida, aunque sea de noche.

Juan García Inza

Juan.garciainza@gmail.com

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA