Miércoles, 17 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

El Abrazo del cielo. Comentario para Matrimonios: Lucas 1, 39-56

por ProyectoAmorConyugal.es

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES haz click AQUÍ

EVANGELIO

El Poderoso ha hecho obras grandes en mí: enaltece a los humildes.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Aconteció que. en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel de Espíritu Santo y levantando la voz, exclamó:
«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».
María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor, “se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humildad de su esclava”.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mi: “su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia” - como lo había prometido a “nuestros padres” - en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».
María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.

Palabra del Señor.

El Abrazo del cielo.

María tenía que estar en el cielo en cuerpo y alma. No podía ser de otra manera. Ella es Madre en cuerpo y alma, y Su maternidad se completa como Madre de Dios en el cielo. Además, sólo estando en el cielo en cuerpo y alma se culminaría su obra como corredentora, participando de la muerte y resurrección de Jesús. Ahora quiero imaginarme el momento del encuentro entre las dos únicas personas que tienen cuerpo en el cielo: Jesús y María. ¿Se abrazarían cuando María llegara al cielo? ¡Seguro que sí! ¿No abrazarías tú a tu madre si llegara el cielo después que tú? ¿No te abrazaría tu madre en el reencuentro? Pues ¿cómo no se iban a abrazar Jesús y María? ¡Claro que sí! Así que me he quedado contemplando el primer abrazo del cielo. Los he contemplado bailando al son de millares y millares de ángeles cantándoles y glorificando Su unión amorosa. Todos los ángeles se someten por completo ante la primera criatura llegada al cielo en cuerpo y alma, que además no es cualquiera. En el cielo se celebra en ese momento una fiesta, la fiesta de la coronación de María como Reina y Señora del Universo. ¿Y no bailarían Jesús y María? ¡Pues claro que sí!
Y, a pesar de Su categoría, qué desapercibida pasó por la Tierra la Virgen Santísima, tanto que sólo aparece 8 veces en el NT. Admirable, la figura de María. ¡Te quiero Madre! Gracias por el precioso abrazo de hoy.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pedro: No sé qué pasa. Pongo todo de mi parte y empleo todas mis fuerzas en ser el mejor esposo para ti y no lo consigo.
Mar: ¡Ay! Pedro, Pedro. ¿Y tu Madre?
Pedro: ¿Qué tiene que ver mi madre en esto?
Mar: No. Me refiero a tu Madre del cielo. ¿Sabes que Dios no cambia nunca de opinión? Pues Él decidió que nuestra salvación nos llegase a través de María Santísima. ¿Y tú pretendes que la tuya llegue a través de tus esfuerzos? Pues creo que has equivocado el camino. Yo que tú me aliaba con la Madre.
Pedro: ¡Es verdad! ¡María! Yo estoy consagrado y antes tenía mucha relación con ella. No sé por qué últimamente me estaba olvidando de Ella. Claro, esa es la clave que me faltaba. La Santísima Virgen, mi Reina y la Reina de nuestro matrimonio. La Madre de Cristo, el que nos une sacramentalmente. ¿Cómo me he podido olvidar de Ella y de su valiosísima intercesión?
Mar: Pues si te parece, renovamos hoy nuestra consagración. Madre, tuyos somos. Todo lo hacemos por ti y para ti. Gracias, bendita Madre.

Madre,

Felicidades en este precioso día del reencuentro con Tu Hijo, ese ansiado encuentro que te acompaño hasta la dormición. Gracias bendita Madre, gracias, gracias.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda