Domingo, 22 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Haciendo hueco. Comentario para matrimonios: Mateo 19, 27-29

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Vosotros, los que me habéis seguido, recibiréis cien veces más
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 19, 27-29

En aquel tiempo, dijo Pedro a Jesús:
«En verdad os digo: cuando llegue la renovación y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
Todo el que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, hijos o tierras, recibirá cien veces más u heredará la vida eterna».

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Retiro en Madrid:12 a 14 de julio (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos): Completo.
  • Retiro en Bilbao: 19 a 21 de julio (casa espititualidad Larrea) Infórmate e inscríbete aquí:http://wp.me/p6AdRz-1N0
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Infórmate aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6
  • Retiros en Madrid: 13-15 y 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Más información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1QQ

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Málaga: 04-06 de octubre
  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre

Haciendo hueco.

Dejar cosas por Cristo, en eso consiste seguirle. Cuanto más deje por Él, más recibiré, no solo en la vida eterna, sino aquí también. Por eso, mi santidad tiene tanto que ver con mi matrimonio, porque puedo llegar a ser santo sólo siendo un buen esposo, ya que el matrimonio lleva implícita la renuncia a mí mismo para entregarme por entero a mi esposo en nombre del Señor, y esa es la obra mayor a la que puedo aspirar, a entregarme a mí mismo por Dios ¿No fue exactamente esa la obra de Cristo? En esa gran obra, Él me permite participar.

¿Quieres llegar a lo máximo que puedes aspirar? Entrégate a tu esposo y recibirás cien veces más de lo más valioso que tienes, que eres tú mismo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pepito: Mamá, ¿Cuánto vale una persona?
María: Una persona tiene un valor incalculable, hijo. Ni con todo el oro del mundo se puede comprar la vida de una persona.
Pepito: y entonces ¿Cuánto pagó Papá por ti?
María: Papá no me compró, porque es imposible comprar a una persona. Fue él quien decidió entregarse a mí y yo entregarme a él, libremente, o sea, porque quisimos. Eso significa que yo renuncio a estar pendiente de mí y me dedico a estar pendiente de él. Yo cuido de él y él cuida de mí. Eso es lo que Dios quiere que hagamos.
Pepito: Y a mí ¿Quién me cuida?
María: Entre los dos, te cuidamos, porque cuando los papás se aman, desean tener hijos y renunciar a su tiempo y sus diversiones por quererlos y cuidarlos. Eso es el amor. Cuanto más se aman los papás, más aman a sus hijos. Es como la fuente del parque. ¿Te acuerdas? Hay un chorro grande arriba del todo, que sube muy alto y cae sobre la primera concha. Cuando ésta se llena, rebosa y cae sobre la segunda concha, y cuando se llena ésta, cae sobre la tercera. Pues así es el amor. Dios es el chorro alto de donde sale toda el agua. Renuncia a sí mismo y nos da su agua. Papá y yo, renunciamos a nosotros mismos, y nos entregamos el uno al otro, y así hacemos hueco para recoger el agua de Dios. Porque lo más importante de la fuente es el agua ¿Verdad?
Pepito: Sííí. Cuando no tiene agua, no me gusta nada la fuente. Es muy fea, con tantos tubos oxidados… Pero cuando tiene agua es preciosa.
María: Muy bien. Pues cuando se ha llenado nuestra concha del agua de Dios, ese agua desborda y llena vuestra concha. Si renunciáis a vuestros caprichos, si no sois egoístas y pensáis en los demás, dejaréis hueco en vosotros para llenaros de nuestra agua, que viene de Dios.
Pepito: Y ¿Cuándo puedo dar yo agua a otros niños? ¿Cuándo me case?
María: Sí. Primero te estás llenando de nuestra agua, de nuestro cariño. Así estarás listo para darte a otra persona cuando seas mayor. De momento puedes ir practicando cuidando de tus hermanos, dejando tus juguetes a otros niños, y así, poco a poco aprendes a hacer hueco en tu corazoncito renunciando a tus cosas por otros. Eso es el amor, el agua que te llena y con la que llenarás a otros.
Pepito: Mami ¿Os vais a querer siempre Papi y tú?
María: Siempre, hijo. Porque el chorro de Dios no para de salir, y nosotros dejamos todo el hueco que podemos, para recoger muuucha agua, y llenarnos. Así no nos falta nunca el agua, del amor de Dios.
Pepito: Biennnn!!! Somos una fuenteeee, y otra fuente, y otra fuente…

Madre,

La fuente del amor de Dios es inagotable. Qué pena derrochar tanto amor como derrama sobre nosotros. Permítenos, Madre, renunciar a todo, para acoger todo el amor que Dios nos quiere dar. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA