Sábado, 20 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

El pobre pueblo argentino

por Marcelo González

El peronismo es un fenómeno de difícil comprensión para los extranjeros, e inclusive para los argentinos. En los últimos días hemos visto un desfile multitudinario de personas ante el féretro de Néstor Kirchner, no todas ellas “movilizadas” por los aparatos políticos. Entre ellas se podía ver gente de extracción humilde y clase media. Los primeros lo reivindicaban por su “obra en favor de los pobres” y los demás, por sus logros en materia de “derechos humanos”.

Un fenómeno religioso

Creo que el hecho merece un comentario desde una web dedicada a lo religioso, porque este ha sido un fenómeno religioso. Un fenómeno religioso de sustitución o de reemplazo de algo que falta en la sociedad argentina: la Fe y el Culto. Hasta el propio Cardenal Primado, en la misa oficiada por el alma de Kirchner, lo consagró como un hombre “ungido por el pueblo”.  Solo los reyes son ungidos, o lo eran, en los tiempos cristianos. Y naturalmente esa unción, que realizaba el obispo, era en nombre de Dios.  



Es interesante recordar la ceremonia de coronación: el rey hace genuflexión y besa la mano del obispo antes de la unción. El obispo hace genuflexión y besa la mano del rey después de la unción. Hay en el rey algo sagrado, porque todo poder viene de Dios. En esto yerra crudamente el Cardenal Arzobispo: si Kirchner tenía algún tipo de “unción”, digámoslo analógicamente, era de Dios por haberle dado el poder. No del pueblo.

El pueblo argentino intuyó esta verdad más claramente que el Arzobispo. El pueblo sencillo (agradecido por alguna dádiva u oportunidad, o por alguna esperanza), le reconoció una indudable condición: la de monarca. Fenómeno típicamente peronista, que más allá de su liturgia grotesca, (no habiendo liturgia católica ¿qué liturgia se le puede pedir a los sencillos sino la futbolística, otro sucedáneo de la religión en la Argentina?) expresa el fondo del alma argentina.

La gente lloraba (no descarto la selección de los testimonios, pero el contagio emocional era evidente) porque se había muerto el rey. Un rey dadivoso. Es lo que nos queda de lo que en algún tiempo puede haber sido el amor del pueblo por un rey caritativo y justo. Kirchner fue todo lo contrario de un hombre justo: mintió, defraudó, se enriqueció personalmente y enriqueció a sus “nobles”. Fue un déspota. Pero los argentinos, en especial el pueblo sencillo, aunque diría que todos en general, somos sensibles a los gobiernos firmes y autoritarios (díganlo sinó el éxito de los golpes militares, casi nunca resistidos por la gente).

¿No fue Perón mismo un hombre que llegó al poder enancado en su condición de militar y de político dadivoso? Claro, el fenómeno personal de Perón merece otro tratamiento. Pero el “peronismo” (aun cuando no tenga más carácter que el de una credencial necesaria para obtener el poder y esté vació de contenido doctrinal) el peronismo, digo, sigue en vigencia, no importa si gobierna Menem (cuya popularidad fue muy grande en su momento) o Kircher, en las antípodas.

La clase media “progre”

Otro fenómeno notable fue la afluencia de jóvenes. La juventud respondió a la figura de un caudillo (descarriado e indigno de sus funciones, pero caudillo) y lloró no ya la dádiva sino la utopía progresista. Si hay algo que ha estado ausente entre los jóvenes militantes intelectualizados fue precisamente el razonamiento. Son puro sentimiento y expuestos como están a los estímulos exteriores, vieron en Kircher –por su condición de caudillo, de persona decidida inclusive a morir en la consecución de sus objetivos- un personaje ejemplar.

Nadie tiene en claro cuales eran los objetivos de Kirchner, más allá de permanecer en el poder y aprovechar de él. Pero ese apasionamiento por la “conducción personal de todo” que lo llevó a la muerte es interpretado como una “entrega” en los tiempos en que ningún político habla en tono fuerte ni se juega por nada. Ni siquera por las cosas malas.

Todos quieren jugar sobre seguro. Van detrás del camino que abre el éxito de otros y se amparan en el servilismo más rebajado (germen de traición) para lucrar poder, dineros y privilegios. Pero a la gente, estos políticos les parecen despreciables y no les confiarían nada, porque saben que no se juegan por nada.

La clase media progre vio en Kircher una versión agostada del “heroe”, y en esto vale reconocerle al personaje muerto: la pasión por su “destino”. No fue un simple defraudador del erario público. Decidió morir en la lucha por ese poder habido con todo tipo de trampas y fraudes, pero principalmente por ser el mejor de todos los políticos. Los otros tienen su mismos vicios, sin su atrevimiento ni su pasión. 

El lugar de Kirchner solo lo podrá ocupar otro caudillo, con el desafío de igualar o superar la entrega al poder que él demostró. No recordamos ni estre civiles ni militares y mucho menos entre eclesiásticos personajes que puedan alcanzar tal nivel de influencia por ese magnetismo “heroico” -producto de la desmesura, si Uds quieren-  de Kirchner. Muchos argentinos querrán explicar lo visto por televisión como un engaño, una manipulación, como el producto de la degradación de los más humildes... Yo lo veo como un afloramiento de lo más noble en medio del desierto espiritual que es la Argentina. El pobre pueblo argentino buscaba un héroe que lo conduzca y en Kirchner encontró lo más parecido...

Era un falso héroe, pero era lo más parecido a un "héroe" en el poder en los últimos años que recuerda el pueblo  argentino. Con declaraciones sosas e invocaciones a la diosa democracia no bastará para seguir gobernando. Menos aún con promesas de “gestión”. La gente reclamará alguien que le “ponga el cuerpo con pasión” a la conducción de la Argentina. Difícilmente lo encuentre.

Faltando el caudillo, lo más probable es que venga la anarquía.  Tal vez los males de la anarquía susciten un nuevo caudillo. Esperemos que esta vez sea fiel a la “unción” del poder (que viene de Dios), ajeno a los conventillos progres y resistente a la atracción de la riqueza.

Sería un milagro. Pero los milagros a veces suceden. 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda