Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Benedicto XVI nos explica el Apocalipsis

Benedicto XVI nos explica el Apocalipsis

La divina proporción

14 septiembre 2012

Tomo un fragmento de la catequesis que Benedicto XVI realizó el pasado día doce. Es interesante porque nos adentra en uno de los libros más desconocidos y que da lugar a más interpretaciones extrañas: el Apocalipsis. 

la Iglesia, en efecto, camina en la historia y forma parte de ella, según el proyecto de Dios La asamblea que, escuchando el mensaje de Juan presentado por el lector, ha redescubierto su deber de colaborar en el desarrollo del Reino como "sacerdotes de Dios y de Cristo" (Ap 20,6, ver 1.5, 5.10), ahora se abre al mundo de los hombres. Y aquí emergen dos modos e vivir en una relación dialéctica entre ellos: el primero podría denominarse el "sistema de Cristo," al cual la congregación está feliz de pertenecer, y el segundo, el sistema terrenal anti-Reino y anti-alianza, puesto en acto por la influencia del Maligno", que, engañando a los hombres, quiere construir un mundo opuesto al deseado por Cristo y Dios. (cf. Pontificia Comisión Bíblica, La Biblia y moral. raíces bíblicas de Christian, 70). La asamblea debe entonces ser capaz de leer en profundidad la historia que está viviendo, aprendiendo a discernir los acontecimientos con la fe, para colaborar con su acción, en el desarrollo del reino de Dios. Y esta obra de lectura y discernimiento, así como de acción, está ligada a la oración. 

En primer lugar, después de la llamada insistente de Cristo que, en la primera parte del Apocalipsis, ha dicho hasta siete veces: "El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a la Iglesia" (Ap 2,7.11.17.29, 3,6.13 .22), la asamblea es invitada a subir al Cielo para mirar la realidad con los ojos de Dios, y aquí nos encontramos con tres símbolos, puntos de referencia desde los cuales leer la historia: el trono de Dios, el Cordero y el libro (Ap 4, 1 – 5,14). 

Es curioso que muchos cristianos creen que apocalipsis significa fin del mundo y nada más lejos de la realidad. Apocalipsis significa revelación y en el libro homónimo hay muchos aspectos que son de gran importancia para nosotros. 

Podría pensarse que se está utilizando una figura maniquea que separa el Reino de Dios del mundo y los contrapone, pero no es así. Reino y mundo comparten el mismo espacio y se desarrollan estrechamente unidos. No existe una parte de la sociedad que sea mundo y otra que sea Reino, sino realidades que mezclan distintas proporciones de ambos modos de vivir. 

Su Santidad nos indica una de las claves que más nos cuesta entender. Como comunidad, la Iglesia debe entender la historia que vive en cada momento para poder colaborar a la venida del Reino. Detrás de esto nos encontramos con tres símbolos: Trono, Cordero y Libro. 

El primer símbolo es el trono, en el que está sentado un personaje, que Juan no describe, porque supera cualquier representación humana y sólo puede insinuar el sentido de belleza y de alegría, que se siente al encontrarse ante Él. Este personaje misterioso es Dios, Dios Todopoderoso, que no se ha quedado encerrado en su cielo, sino que se ha acercado al hombre, estableciendo una alianza con él; Dios hace escuchar en la historia, de forma misteriosa pero real, su voz simbolizada por rayos y truenos. Hay varios elementos que aparecen alrededor del trono de Dios, como los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes, que constantemente dan alabanza al único Señor de la historia. El primer símbolo es, por lo tanto el trono. 

Es frecuente que nos vendan un modelo de Dios lejano, indolente y hasta inexistente, pero Dios no es un Dios lejano, sino cercano a cada uno de nosotros. Más cercano que el aire que respiramos y que sin el no podríamos vivir. 

El segundo símbolo es el libro que contiene el plan de Dios sobre los acontecimientos y los hombres, está cerrado herméticamente con siete sellos, y nadie es capaz de leerlo. Ante esta incapacidad del hombre de escrutar el proyecto de Dios, Juan siente una profunda tristeza que le hace llorar. Pero hay un remedio ante la confusión del hombre, que se siente perdido ante el misterio de la historia: alguien es capaz de abrir el libro y de iluminarlo. 

Cuántas veces quisiéramos conocer la Voluntad de Dios. Cuántas veces nos sentimos perdidos y desorientados. Pero el libro está cerrado. Nadie saber hacia dónde se dirige la Voluntad de Dios, menos quien ha venido a revelar la Verdad. 

el tercer símbolo: Cristo, el Cordero que fue inmolado en el Sacrificio de la Cruz, pero que está de pie, signo de su Resurrección. Y es precisamente el Cordero, Cristo muerto y Resucitado, que poco a poco abre los sellos y revela el plan de Dios, el sentido profundo de la historia 

¿Tenemos dudas e incertidumbres? Pues leamos la Palabra de Dios, ya que Cristo vino a revelar la Voluntad de Dios. Es el único que puede abrir los siete sellos y compartir con nosotros la Verdad.

 

¿Qué dicen estos símbolos? Nos recuerdan cuál es el camino para saber leer los hechos de la historia y de nuestra propia vida. Elevando la mirada al Cielo de Dios, en relación constante con Cristo, abriendo a Él nuestros corazones y nuestras mentes en la oración personal y comunitaria, aprendemos a ver las cosas de una manera nueva y a percibir su sentido más verdadero. La oración es como una ventana abierta que nos permite mantener nuestra mirada dirigida hacia Dios, no sólo para recordarnos la meta hacia la cual nos dirigimos, sino también para permitir que la voluntad de Dios ilumine nuestro camino terrenal y nos ayude a vivirlo con intensidad y el compromiso. 

La oración y la Palabra de Dios son imprescindibles para entender lo que sucede en torno nuestra y que relación tiene con la Voluntad de Dios. La Palabra de Dios nos sirve de soporte y la oración, como las letras que nos transmiten un mensaje. 

¿Cómo guía el Señor a la comunidad cristiana para una lectura más profunda de la historia? En primer lugar, invitándola a que considere con realismo el presente que estamos viviendo. Luego, el Cordero abre los primeros cuatro sellos del libro y la Iglesia ve el mundo en el que está insertada, un mundo en el que hay varios elementos negativos. Hay males que el hombre cumple, como la violencia, que nace del deseo de poseer, de prevalecer los unos sobre los otros, hasta llegar a matarse (segundo sello), o la injusticia, porque los hombres no respetan las leyes que se han dado (tercer sello). A estos se añaden los males que el hombre tiene que sufrir, como la muerte, el hambre, las enfermedades (cuarto sello). Ante estas realidades, muchas veces dramáticas, la comunidad eclesial está invitada a no perder nunca la esperanza, a creer firmemente que la aparente omnipotencia del Maligno se choca con la verdadera omnipotencia que es la de Dios.  

Sin duda la Iglesia está insertada en el mundo y padece junto con él. La sociedad es la que ofrece a las personas que integran la Iglesia y la Iglesia las convierte en algo más que seres que pasan por la vida. Las problemas que vemos en la Iglesia parten de la sociedad y en la medida que la Iglesia es capaz de transformarnos, nosotros transformamos la sociedad. 

Pero, tal como indica el Santo Padre, la Esperanza es primordial en el ser del cristiano. Un cristiano sin esperanza es un cristiano que ha perdido la esencia de mensaje cristiano. ¿Hemos perdido la Esperanza? No nos preocupemos, la Iglesia nos enseña a volver a Cristo y volver a llenar nuestra boca del Agua viva que nos ofrece el Señor.

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Telamonio
14/09/2012
Texto completo y vídeo.

La web del Vaticano no presenta el texto completo en

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2012/documents/hf_ben-xvi_aud_20120912_sp.html

pero sí enlaza al vídeo de toda la Audiencia:

http://player.rv.va/vaticanplayer.asp?language=it&tic=VA_NDOLQJOA

El texto completo de la predicación de Benedicto XVI está en la agencia Zenith:

http://www.zenit.org/article-43103?l=spanish
Andrew
14/09/2012
Recemos por el Papa.
Este Papa escribe de maravilla, porque piensa y siente profundamente las cosas de Dios. Le doy gracias a Dios por él y tambien le pido que le asista en todo momento. Recemos por el Papa.
quasimodo
14/09/2012
EXCELENTE ARTÍCULO.
Excelente artículo. Totalmente de acuerdo con él y con el Santo Padre. Dios te bendiga y Dios bendiga al Santo Padre y la Virgen lo proteja con su manto.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Néstor Mora Núñez
Soy católico, casado con tres hijos en el mundo. Nací en 1965 en San José (Costa Rica) de padre costarricense y madre española, por lo que me enorgullezco de ser español de América. Estudié en colegio Santa Catalina de Sena en Costa Rica y San Felipe Neri en Cádiz (España). Mi formación universitaria parte de la ingeniería electrónica, pero ha ido evolucionando hacia el campo de los computadores, conocimiento y nuevas tecnologías de la información.

En el plano de servicio a la Iglesia me ocupo del diseño y mantenimiento de diversas webs de asociaciones católicas y la web de mi parroquia.

Néstor Mora Núñez, es autor, editor y responsable del Blog La divina proporción, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ENERO 2018

¿Qué estrella era aquella que jamás había aparecido antes entre los astros?
DICIEMBRE 2017

Unidad necesita que seamos verdadero trigo

Feliz Navidad y Próspero 2018

Él los bautizará con el Espíritu Santo

No sabemos cuándo el dueño de la casa regresará

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2017 (5 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (15 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (8 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (10 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (11 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (13 artículos)

ABRIL 2016 (12 artículos)

MARZO 2016 (15 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (13 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (11 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (12 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (12 artículos)

ENERO 2015 (13 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (12 artículos)

JUNIO 2014 (11 artículos)

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (13 artículos)

MARZO 2014 (11 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (9 artículos)

DICIEMBRE 2013 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (13 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (13 artículos)

JUNIO 2013 (13 artículos)

MAYO 2013 (12 artículos)

ABRIL 2013 (11 artículos)

MARZO 2013 (14 artículos)

FEBRERO 2013 (10 artículos)

ENERO 2013 (12 artículos)

DICIEMBRE 2012 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (12 artículos)

OCTUBRE 2012 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (11 artículos)

JULIO 2012 (12 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (11 artículos)

ABRIL 2012 (12 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (15 artículos)

ENERO 2012 (12 artículos)

DICIEMBRE 2011 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (12 artículos)

OCTUBRE 2011 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (14 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (12 artículos)

MAYO 2011 (13 artículos)

ABRIL 2011 (11 artículos)

MARZO 2011 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS