Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 20 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / España
Monseñor Omella pide «aunar fuerzas» y «crear puentes»

El arzobispo de Barcelona, sobre la situación política catalana: «Unidos podremos más que separados»

El arzobispo de Barcelona, sobre la situación política catalana: «Unidos podremos más que separados»
Monseñor Omella, junto al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la celebración de Sant Jordi, el pasado 23 de abril.

Álex Navajas / ReL

21 septiembre 2016

El arzobispo de Barcelona, monseñor Juan José Omella, ha hecho una referencia a “la situación social y política de nuestra tierra catalana” en su carta semanal fechada el pasado domingo, y ha afirmado que “es necesario aunar fuerzas” porque “todos unidos podremos más que separados”.

"Sólo pido que todos aquellos y aquellas que tienen alguna responsabilidad e influencia social y política, trabajen por el bien común y por la construcción de una sociedad más y más unida, más libre y más justa. Y para conseguirlo es necesario aunar fuerzas”, defiende el arzobispo de Barcelona, apenas dos semanas después de la tradicional Diada. “No deberíamos excluir a nadie en esa tarea de crear puentes, de atender a los pobres y necesitados, de establecer ámbitos de cultura, de formación en valores morales”, añade.
 
En su alegato a favor de la unidad social y política, el prelado aboga por “construir una sociedad más fraterna y humana”, y pide que “la misericordia sea el móvil de todas mis acciones pastorales”.
 
En su carta pastoral, dedicada a la festividad de la Virgen de la Merced, que se celebra el 24 de septiembre, monseñor Omella hace balance de sus nueve meses al frente de la sede catalana y expone ante los fieles barceloneses “cómo me siento después de esta andadura que empezó de manera sorprendente para mí porque ni la busqué ni la deseé”. Confiesa el prelado que llegó a la Ciudad Condal -que califica de “ciudad grande y compleja”-  “con cierto temor y temblor”, en expresión de San Pablo, pero que se siente “acogido y valorado”. “La gente ha sido y es muy comprensiva conmigo. Me siento como un hermano más que camina codo con codo con todos, tratando de llevar muy dentro de mi corazón los gozos y sufrimientos de toda la gente”, subraya monseñor Omella.


 
“La diócesis de Barcelona es reflejo de la complejidad de nuestro mundo”, constata el prelado, ya que “es una ciudad cosmopolita en la que se encuentran los valores más bellos y sublimes y, a su vez, los sufrimientos y desconciertos más dolorosos de nuestro mundo moderno”, concluye.
 
Monseñor Omella es aragonés, natural de Cretas (Teruel), perteneciente a la archidiócesis de Zaragoza, aunque se trata de una zona de habla catalana. Estudió en el seminario de Zaragoza y en el Centro de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jerusalén. Durante un año fue misionero en Zaire. En 1996 fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza, y desde 1999 ocupó la diócesis de Barbastro-Monzón (Huesca). En 2004 fue designado obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, y en 2014 la Santa Sede hacía público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Obispos.

Texto íntegro de la carta pastoral «Señor, haznos instrumentos de paz» de 18 de septiembre de 2016
Dentro de unos días celebraremos la fiesta de la Virgen de la Merced. Por primera vez, participaré en esta fiesta como arzobispo de Barcelona y me uniré con gozo a quienes felicitan a la Virgen María en el día de su onomástica.
 
Con este motivo quisiera entablar un diálogo cordial y sencillo, tal como puede hacerlo un hijo con su madre. Sí, llevo ya nueve meses con vosotros y quisiera decirle a María, la madre de todos, cómo me siento después de esta andadura que empezó de manera sorprendente para mí porque ni la busqué ni la deseé.
 
Querida Virgen de la Merced:
Te confieso, madre, que vine a Barcelona con cierto temor y temblor. No sabía si sabría adaptarme a la vida de una ciudad tan grande y compleja como es ésta. Después de estos nueve meses puedo decir con gozo que me siento acogido y valorado, aún a sabiendas de que no soy perfecto. La gente ha sido y es muy comprensiva conmigo. Me siento como un hermano más que camina codo a codo con todos, tratando de llevar muy dentro de mi corazón los gozos y sufrimientos de toda la gente.
 
La diócesis de Barcelona es reflejo de la complejidad de nuestro mundo. Barcelona es una ciudad cosmopolita en la que se encuentran los valores más bellos y sublimes y, a su vez, los sufrimientos y desconciertos más dolorosos de nuestro mundo moderno.
 
Muchas personas han dado un sí generoso y valiente a Cristo, tu Hijo, y le siguen con fidelidad y sin ningún temor. Otros se han alejado del camino de la fe y, o bien viven sin referencia a valores religiosos y trascendentes, o bien ni se plantean las cuestiones religiosas. Pero he descubierto, con sumo agrado, que en todos ellos hay una gran sensibilidad por dar respuesta y ayudar a los hermanos más desprotegidos. Hay una gran corriente de caridad fraterna que se refleja en tantas y tantas organizaciones de solidaridad, tanto de inspiración cristiana, como Cáritas, como en otras de carácter civil.
 
En la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada este verano en Polonia he podido descubrir que muchos jóvenes aman a Jesucristo, quieren seguir sus huellas y están contentos de pertenecer a la Iglesia. Viven la fe sin complejos y con entrega generosa a los más pobres y necesitados. Ellos nos auguran un futuro esperanzador, tanto para la Iglesia como para la sociedad. Felicito a esos jóvenes y los pongo bajo tu protección de Madre, llena de ternura y de misericordia. Les animo a seguir por ese camino de seguimiento a Cristo y a no dejar el grupo cristiano al que pertenecen; juntos se pueden afrontar mejor los retos que nos platea la vida.
 
Muchos me preguntan cómo veo la situación social y política de nuestra tierra catalana. Sólo pido, Virgen María, que todos aquellos y aquellas que tienen alguna responsabilidad e influencia social y política, trabajen por el bien común y por la construcción de una sociedad más y más unida, más libre y más justa. Y para conseguirlo es necesario aunar fuerzas. Todos unidos podremos más que separados. No deberíamos excluir a nadie en esa tarea de crear puentes, de atender a los pobres y necesitados, de establecer ámbitos de cultura, de formación en valores morales.
 
¿No es admirable lo que hizo la venerable barcelonesa Dorotea de Chopitea? Su vida se conformó en dos grandes ejes desde su profundo amor a Dios, expresado en el cuidado de los más necesitados. Estos son los dos ejes que dieron lugar a la obra social extraordinaria y pionera en su época: la formación de los jóvenes y la preocupación por las personas más humildes. Deseo que en estos momentos de la historia encontremos en esta tierra personas con ese mismo empuje y esa misma entrega. Este país se lo merece.
 
Virgen de la Mercè, protege a todos los barceloneses y a todos los catalanes. Ayúdanos a caminar con esperanza y dispuestos a abrazar a todos los hermanos, con el fin de construir una sociedad más fraterna y humana. Pongo en tus manos de Madre mi ministerio pastoral, que quiero ejercer, como se puede leer en mi sello episcopal, “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios”. Que la misericordia sea el móvil de todas mis acciones pastorales.
 
Reina y madre de misericordia, acógenos en tu regazo y guárdanos siempre en la paz de tu Hijo. Amén.
 
Que Dios os bendiga a todos.
+ Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

jesus lorenzo cuervo
22/09/2016
Para el Sr. Carretero.
Mire Sr. Carretero pues si es de todos que hable de todos así que busque España o tierra española en el discurso. Encontrará no sólo Barcelona sino ´´tierra catalana´´, ´´barceloneses y catalanes´´, ´´esta tierra´´ y, para rematarla, ´´este país´´ (al estilo Forges). Lo dicho de puntillas tras ya ser abducido. Remember al tal Blázquez en Bilbao. Y España no es política es un bien moral según la Conferencia Episcopal Española a la que, por lo menos por ahora y desde siempre, pertenece. Un saludo.
Javi
22/09/2016
Sr. Lluis Carretero (II).
La homilía de Monseñor Omella es más católica desde luego que la de Xavier Novell, que me dió el pego, porque parecía no nacionalista. Y el otro día estaba ´´preparando´´ a su feligresía para una eventual Constitución catalana.

Eso sí, el Arzobispo de Barcelona no menciona a España ni de lejos.
Javi
22/09/2016
Sr. Lluis Carretero.
El denominarse Lluis en vez de Luis, con apellido castellano (Carretero) no es ser precisamente no nacionalista. Servidor no es tonto.

Todavía no conozco un obispo catalán no nacionalista (el actual de Barcelona es aragonés, por mucha Franja que sea). Es muy triste que en Cataluña, la Iglesia ponga el Estat català por encima de Dios, y la estelada/senyera por encima de la Cruz.
lluis carretero
22/09/2016
Desafortunados comentarios.
Jesús Lorenzo Cuervo: la homilía de Moseñor Omella es impecable. No intente mezclar, como hacen otros, a la Iglesia con la política. El Obispo es obispo de todos. El que esto dice nos es precisamente un nacionalista.

Javi: Muy desafortunado su comentario. De pena
jesus lorenzo cuervo
22/09/2016
¿unidos quienes?.
¿Unidos quienes?, con el resto de barrios de Barcelona, con el resto de los habitantes de la Provincia, con el resto de los habitantes de la Región -sí Región- o con el resto de habitantes de Nuestra Patria -sí Patria- España. Claridad, claridad y claridad, no mensajitos quedabien por cuanto nadie los puede cuestionar. Ya parecemos Feijoo en campaña.
Javi
21/09/2016
Hombre, un obispo catalán católico.
Ay, no, mecachis, que es aragonés.

Por cierto, Doritea de Chopitea fue la benefactora de San Juan Bosco, fundador de los salesianos, a su paso por Barcelona.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS