Religión en Libertad
Un tigre, una cría de pantera, marionetas, artistas de circo... una alegría que el Papa bendice
Actualizado 16 junio 2016 - 21:0  
Rocío Lancho / Zenit   
 Todos somos mendigos, todos necesitamos salvación, seguir a Jesús, exhorta el Papa en su catequesis
 Francisco: la vida cristiana «es servir al Señor, escuchando su Palabra y poniéndola en práctica»
 El Papa pide a los apóstoles que, para servir, no sean esclavos ni de su agenda ni de sus horarios
 Un avemaría por Siria con el Papa en la plaza de San Pedro: denuncia la desaparición de niños
El Aula Pablo VI en el Vaticano se convirtió este jueves 16 de junio en el escenario de los artistas callejeros que se encuentran en Roma para celebrar el Jubileo de la Misericordia.

Fueron numerosos los artistas: músicos, acróbatas, titiriteros que se reunieron en la plaza del Vaticano... Y hasta un tigre o una pantera bebé también quisieron conocer al Papa Francisco.

Los detalles de la visita al Vaticano de estos "artesanos de la fiesta", como los define el Pontífice los cuenta Zenit.

Desfile de artistas
Primero, un grupo de bailarines de Kenia actuó a la llegada del Papa Francisco. Después fue el turno de un titiritero que con marionetas provocó carcajadas a todos los presentes, incluido el Santo Padre, que seguía con atención y diversión la representación.

La música interpretada por el grupo chileno El pastelito, y las acrobacias de un grupo de jóvenes artistas y de cuatro hermanos cerraron el turno de las actuaciones. Incluso, un tigre y una cría de pantera pasaron por el escenario y el Pontífice se acercó a acariciarlos. Todo ello en un ambiente festivo y alegre como era propio para esta ocasión.

Artesanos de la fiesta, de la maravilla, de la belleza: con estas cualidades enriquecen la sociedad de todo el mundo, también con la ambición de alimentar sentimientos de esperanza y confianza". Así define el papa Francisco a los feriantes, artistas callejeros y circenses que ha recibido este jueves en la audiencia dedicada a los participantes de este Jubileo del espectáculo ambulante y popular.


Una cría de pantera con el Papa

Y esto lo hacen –ha observado el Santo Padre– mediante exhibiciones que tienen la capacidad de elevar el alma, mostrar la audacia de ejercicios particularmente complicados, fascinando con la maravilla de la belleza y proponer ocasiones de sana diversión.  

Asimismo, aseguró a los presentes que la “fiesta y la alegría” son signos característicos de su identidad, su profesión y vida, y que en el Jubileo de la Misericordia no podía faltar esta cita.

Testigos de la fe
Además, el Santo Padre ha indicado que estos artistas tienen un recurso especial ya que con sus continuos viajes pueden “llevar a todos el amor de Dios, su abrazo y su misericordia”. Pueden ser –ha añadido– comunidades cristianas itinerantes, testigos de Cristo que están siempre en camino para encontrar también a los más alejados.

Por otro lado, el Papa felicitó a los presentes porque en este Año Santo, han abierto sus espectáculos a los más necesitados, a pobres y sin techo, presos y jóvenes desfavorecidos. También esto es misericordia, “sembrar belleza y alegría en un mundo a veces sombrío y triste”.

Asseveró que el espectáculo ambulante y popular es la forma más antigua de entretenimiento; está en manos de todos y dirigido a todos, pequeños y grandes, en particular a las familias; difunde la cultura del encuentro y la sociabilidad en la diversión. Por ello, Francisco precisó que sus espacios de trabajo pueden convertirse en lugares de agregación y de fraternidad. Así, les animó a estar siempre abiertos a los pequeños y necesitados y ofrecer palabras y gestos de consuelo a quién está cerrado en sí mismo.



Un bien para la sociedad
El Santo Padre, consciente de que por el trabajo que realizan es difícil que pertenezcan a una comunidad parroquial de forma estable, les ha invitado a “tener cuidado de su fe”, y aprovechar todas las ocasiones para “acercarse a los sacramentos”. Del mismo modo pidió a las iglesias particulares y parroquias a estar atentas a las necesidades de la gente ambulante. La Iglesia –ha asegurado– se preocupa de los problemas que acompañan la vida itinerante y quiere ayudar a eliminar prejuicios que a veces les dejan un poco a los márgenes.

Para concluir les recordó que deben siempre realizar su trabajo con amor y cuidado, confiados en que Dios les acompaña con su providencia, siendo “generosos en las obras de caridad, disponibles a ofrecer los recursos y el genio de sus artes y profesiones”.

Y finalmente, recordó a los presentes el bien que hacen a la sociedad, quizá muchas veces sin ni siquiera darse cuenta, o sin saberlo, en un trabajo que “siembra mucho bien”.