Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

San Patricio no fue un emigrante

Mientras el mundo gira

20 marzo 2017

San Patricio no fue un emigrante
San Patricio, obispo evangelizdor de Irlanda

Ahora que parece que todo está permitido con tal de atacar, ridiculizar, insultar al Presidente Trump, incluso mentir, sobre todo mentir, el primer ministro irlandés, Enda Kenny, acaba de realizar un discurso ante el presidente estadounidense con motivo de la festividad del patrón de Irlanda en el que “recordó a Trump que San Patricio era "un inmigrante"”. Por supuesto, los medios de comunicación han recogido, regodeándose, el incidente, señalando la valentía del irlandés y el incomodo del norteamericano.

Se les ha pasado por alto algo esencial: las palabras de Kenny son mentira.

San Patricio fue muchas cosas, pero lo que nunca fue es un inmigrante.

La verdad es que San Patricio nació en la Bretaña romana en torno al año 400 d.C. y su nombre, patricio, era característico de la nobleza romana. Su padre, Calpurnio, era un diácono cristiano que también era decurión, lo que probablemente significaba en la época que ostentaba alguna clase de alto cargo civil, además de poseer tierras y disponer de servicio. Provenía de una familia profundamente cristiana: su padre, como hemos señalado, era diácono y su abuelo sacerdote.

A los 16 años Patricio fue secuestrado por piratas irlandeses, quienes tras destruir la casa familiar, se lo llevaron a Irlanda como esclavo. Durante seis años trabajó como esclavo, cuidando de rebaños y aprovechando el tiempo que pasaba en el campo para dirigirse al Dios que había conocido en su infancia. A los 22 años escuchó la voz de Dios que le instaba a escapar y caminó unas 200 millas hasta el puerto más cercano.

San Patricio llega a la Galia y estudia en Auxerre y se cree que recibió la tonsura en la Abadía de Lerins. También la tradición nos dice que San Germán de Auxerre la ordenó como obispo misionero, regresando a la isla a la que había sido llevado a la fuerza como esclavo, esta vez como misionero, convirtiéndose en el apóstol de Irlanda. San Patricio fallecería durante la segunda mitad del siglo V.

Pues ya lo ven: romano acomodado, esclavo, pastor, fugitivo, misionero…

Muchas cosas… menos inmigrante.

A no ser que consideremos inmigrantes, por ejemplo, a los esclavos que llegaron desde África a los Estados Unidos. Menudo disparate.

Lo dicho: parece que cualquier disparate está justificado con tal de atacar a Trump y que tenemos que reír las gracias de cualquier ocurrencia contraria al presidente estadounidense. Pues qué quieren que les diga, a mí lo del primer ministro irlandés manipulado torticeramente la vida de su santo patrón me parece lamentable.

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
4 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

carlota
21/03/2017
arrepentimiento o no arrepentimiento, that is the question.
El primer ministro irlandés no quiso hacer acto de arrepentimiento (algo, sin embargo, muy de moda actualmente por parte de los políticos, sobre todo cuando se arrepienten de cosas no exactamente correctas historicamente hablando).
Asi pués, el primer ministor irlandés que no quiso ser políticamente correcto no hizo el acto de arrepentimiento que hubiera tenido que hacer es decir: perdón, perdón por haber raptado al futuro San Patricio.
HUMOR DESDE LUEGO
Jordi Picazo
21/03/2017
No es correcto.
En honor a la verdad, debo corregirte. Por razón de espacio te copio un enlace claro:

https://es.wikipedia.org/wiki/MigraciC3B3n_humanaClases_de_migraciones

Fíjate también cuántas personas emigraon de España por razones de conciencia o perseguidos políticamente tras la guerra fraticida del 36. El mismo De Gaulle emigró a Inglaterra, o el mismo Alfonso XIII por no abdicar de su fe aceptó que le mandaran a Roma...

Una opinión, aunque bienintencionada, no siempre se ajust
Jorge Soley
20/03/2017
El emigrante lo es por motivos económicos .
Jordi, en su segunda ida tampoco fue ni emigrante ni emigrante. Estos términos se reservan para la migración a otro país motivada por causas económicas. En el diccionario se dice que el emigrante es que abandona el país en busca de mejores medios de vida, lo cual no es el caso de San Patricio. Cuando el motivo es político tampoco se habla de emigrantes, sino de exiliados. No pasa nada, no es ninguna crítica o desprecio a los emigrantes, es sencillamente que hay que llamar cada cosa por su nombr
Jordi Picazo
20/03/2017
Emigrante sí, inmigrante también: extranjero tal vez..
Técnicamente fue emigrante, por emigrar a Irlanda en su segunda ida voluntaria. Hay tantas razones para emigrar, que según cuáles, se clasifican en mayor o menor rango subrepticiamente a las personas: inmigrantes o extranjeros. A un expat en Málaga no le llamamos inmigrante, ni a un subsahariano venido con una mano delante y una atrás, extranjero.

El título nos dice que no fue emigrante, el texto que no fue inmigrante. Emigrante sí porque emigró, y esa migración concluye en una inmigrac
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge Soley
Jorge Soley Climent es un barcelonés cuarentón, felizmente casado y padre de seis hijos. Apasionado por la lectura, la historia y el fútbol humilde y auténtico, su profesión de economista le impone el agradable deber de viajar con frecuencia a la América hispana. Está convencido de que ser católico significa ser universal, de que lo razonable es la fe y de que la Iglesia, a pesar del empeño que ponemos los hombres para afear su rostro, es Madre y Tesoro de criterio seguro.

Jorge Soley, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Mientras el mundo gira, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JUNIO 2013

Si Nietzsche se encontrara con Teresita

Pobres cientifistas

La indispensable complementariedad de los sexos

A vueltas con el cristianismo sociológico y el de elección

¿Va "La Manif pour Tous" en serio?

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (2 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (8 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (10 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (7 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (7 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

ENERO 2013 (9 artículos)

DICIEMBRE 2012 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (6 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (8 artículos)

MAYO 2012 (15 artículos)

ABRIL 2012 (10 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS