Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Eucaristía y Vida Eterna

Angel David Martín Rubio

1 agosto 2009

null Las lecturas del Evangelio de la Misa recogerán en tres domingos sucesivos las palabras pronunciadas por Jesús en la Sinagoga de Cafarnaum después de la multiplicación de los panes y los peces que escuchábamos la pasada semana. Es lo que llamamos el discurso del pan de vida, en el que se unen dos principales referencias: la Fe y la Eucaristía. «¿Qué es lo que haremos para ejercitarnos en obras del agrado de Dios?»; ante esta pregunta, Jesucristo enseña que la obra agradable a Dios es la Fe; que creamos en Él. Solo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios, enviado por el Padre para salvar al mundo, acude a Él con confianza y acepta su acción redentora. Para quien vive de esta manera, Jesucristo es Pan de Vida. El que se alimenta de este Pan en la Eucaristía, encontrará fortaleza para sostener su fe y no tendrá más hambre, no tendrá más sed. Por eso dice: «Trabajad por el alimento que perdura». Poco después el mismo Jesús explicitará el significado de estas palabras en las cuales se anuncia la promesa de la Vida eterna que aguarda a los que creen en Él y se esfuerzan por conformar su existencia con esa fe: «Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo. Quien comiere de este pan, vivirá eternamente: y el pan que yo daré, es mi misma carne para la vida del mundo» (Juan 6, 17-18) para acabar concluyendo: «Quien come este pan, vivirá eternamente». Desentrañando el significado de esta promesa de Jesús, enseña el Catecismo Romano que la Eucaristía posee una virtud infinita para procurarnos la gloria eterna. Es ya una señal en esa vida aquella suma paz y tranquilidad de conciencia que disfrutan las almas después de comulgar. Y en el momento de la muerte, fortalecidos por la virtud divina del sacramento, levantaremos el vuelo hacia la bienaventuranza eterna, como Elías, después de haber comido el pan cocido bajo las cenizas, pudo caminar hasta el monte Horeb, el monte santo de Dios. Con frecuencia, aplicamos el Santo Sacrificio de la Misa en Sufragio por el alma de algún difunto y de manera genérica, la Iglesia encomienda a todos ellos en cada celebración: — Alentados por la promesa de Jesús, esperamos que el Señor conceda la eterna recompensa de estar junto a Él en el Cielo a quien, mientras vivió en este mundo se alimentó con frecuencia en el sagrado banquete de la Eucaristía. — Pedimos al Señor que haya tenido misericordia en el momento del juicio particular de quien tantas veces se postró para pedir perdón de sus pecados en el tribunal del Sacramento de la Penitencia. — Y si aún quedaran reliquias del pecado en su alma, pedimos la gracia de acortar el tiempo de purificación. Adquiramos y conservemos la santa costumbre de rezar por los difuntos y concretemos esta práctica piadosa en la celebración por ellos de la Santa Misa. Confiando en gozar un día en el Cielo, de aquellos por quienes rogamos mientras aún peregrinamos por este mundo.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Angel David Martín Rubio
Ángel David Martín Rubio es sacerdote, Licenciado en Geografía e Historia y en Historia de la Iglesia y desarrolla su actividad pastoral en la diócesis de Coria-Cáceres. Ha impartido clases en la Universidad San Pablo CEU de Madrid y ahora lo hace en el Instituto Teológico Virgen de Guadalupe y en el Seminario Diocesano de Cáceres. Entre sus publicaciones y artículos, destacan los referidos a la represión en la Guerra Civil española, la persecución religiosa y las relaciones Iglesia-Estado. Y todo nos lo ofrece, asegura, «Desde mi campanario».

Angel David Martín Rubio, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Desde mi campanario, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2009

Recordando a Donoso Cortés

En el Bicentenario del Martirio del Obispo de Coria

Verdaderas y falsas reformas

Señor, auméntanos la fe.

En el próximo Bicentenario del Obispo mártir de la Indepencia

Oh Sacrum Convivium…! Oh Sagrado Banquete en que se recibe a Cristo

Assumpta est Maria in caelum

Agosto de 1936: Los sucesos de Badajoz

Evocando a Teilhard de Chardin

La Eucaristía: Alimento espiritual

La nueva condición humana

Eucaristía y Vida Eterna

Ver posts de otros meses

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

AGOSTO 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (4 artículos)

ABRIL 2011 (2 artículos)

MARZO 2011 (6 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (8 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (8 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (6 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (3 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (5 artículos)

OCTUBRE 2009 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (16 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS