Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Beato José María Peris (y 3)

Victor in vínculis

15 julio 2013

Termina Juan de Andrés Hernansanz el capítulo “Don José María Peris Polo. Seducido por lo sacerdotal” de su libro “Testigos de su sacerdocio” narrando el martirio del Rector del Seminario de Barcelona. 
De Barcelona a Cinctorres
Testifica la sobrina del Beato, Conchita Peris Girona:
Vino de Barcelona a Cinctorres, acompañado de mi hermana María Lourdes, que tenía diez años y que estaba enferma en Barcelona. Yo estaba en Cinctorres cuando llegó mi tío con mi hermana; hacía unos días que había llegado de Tortosa, donde estaba en un colegio de religiosas. Entonces mi tío nos contó los incidentes de su viaje. Cuando le vi, iba de seglar y llevaba una gorra de color claroNos dijo que en Traiguera quisieron detenerle y que mi hermana lloraba. Por fin, le dejaron pasar, porque llevaba un salvoconducto”.

En la foto de la derecha, casa natal del Beato
Daniel Peris Polo nos dice que su hermano “vino a mi casa. Sería a primeros de agosto. En casa ocupaba el tiempo rezando. No dijo misa aquellos días, porque ya estaba cerrada la iglesia. Al día siguiente de su llegada nos llamaron del Comité, y fuimos él y yo. Allí me dijeron a mí que si mi hermano desaparecía, lo pagaría yoEstaba conforme con morir; no demostró ninguna cobardía. Yo quise buscar un refugio seguro para él, y no lo quiso. Tengo la impresión de que estaba seguro de que le matarían”.
¿Cómo iba a aceptar un refugio seguro? Eso equivalía a dictar sentencia de muerte para su hermano.
En los días previos al martirio se dedicó a lo suyo: orar y trabajar, pensando en la mejor formación de los futuros sacerdotes. Añoraba de corazón la santa misa, que no pudo celebrar. Pero se dedicó de lleno a la oración, más que de ordinario, y eso que siempre oraba mucho; y a preparar pláticas para sus alumnos.
Cuando llegó a casa de su hermano, primero quiso averiguar si podía celebrar la santa misa en casa, pues la iglesia ya estaba clausurada. Yo fui a casa del señor vicario y le traje dos libros de rezo. Misa no pudo celebrar. Con los libros que le traje rezó el oficio divino mientras estuvo en casa. También rezaba las tres partes del rosario y nos lo hacía rezar en familia...
También dedicaba mucho tiempo a leer las Sagradas Escrituras y tomar apuntes para pláticas.
 
El crimen de seguir a Jesucristo
Con el temor y temblor del trance, con la esperanza de que Dios se lo concediera, con la gracia de sufrirlo bien. Tenía miedo. Y mucha paz. Nos cuenta su sobrina religiosa:
“Hablaba del martirio y parecía como que estaba convencido de que le matarían. Yo alguna vez llegué a pensar que se había ofrecido como víctima a Dios. He oído decir a la que era superiora de la comunidad del Colegio de la Consolación de Barcelona que, en la última plática que les dio el beato, muy pocos días antes de la revolución, les habló del martirio, y que tenían que prepararse, porque podían ser ellos mismos los mártires”.
Su sobrina Conchita -entonces una niña- recuerda muy bien:
“En nuestra casa pasaba los días rezando y escribiendo, siempre retirado. Aparecía muy conformado. Cuando llegaban milicianos forasteros, yo misma, que jugaba con las niñas por la calle, se lo avisaba, y mi tío, siguiendo las indicaciones de mi padre, se subía a una escalera para llegar al tejado y esconderse, o escapar por los tejados”.
Como si fuera un malhechor. Había cometido el crimen de seguir a Jesucristo. Lo sabía. Lo había escrito:
Una cosa hay cierta, y es que nuestra semejanza con Cristo se realiza principalmente sufriendo con Él y por Él, y que a aquellos que da mayor participación de su cruz es que quiere hacerlos más semejantes a sí. Por lo tanto, al mal tiempo buena cara y, sobre todo, muy conformes y contentos en poder ofrecer a Jesús algunos pasos caminados por la calle de la amargura, que El caminó antes que nosotros hasta el Calvario”.

Bajo estas líneas, foto panorámica del pueblo de Cinctorres.

 
A las doce de la noche
La noche que lo detuvieron rezamos juntos el rosario, como de costumbre. Al terminar, mi tío dijo: “-Hoy ya nos hemos librado; mañana, Dios dirá”.
Como era tan de noche, Conchita no estaba en la calle jugando con las niñas y no pudo avisar del peligro inminente a su padre y a su tío. Los milicianos iban a tiro fijo y a hora intempestiva, cuando nadie los esperara.
Sor Encarnación Peris asegura que llamaron muy fuerte, con imperio, con la estridencia del odio:
El 13 de agosto de 1936, entre diez y once de la noche, nos despertaron unos golpes fuertes en la puerta de casa. Yo me levanté y fui a buscar a mi tío Daniel, hermano del beato, y no le encontré en su habitación; fui a buscar al beato y tampoco le encontré, y es que seguramente salieron por el tejado. Miré a la calle y vi que había mucha gente armada alborotando. Cuando detuvieron al beato, todos se retiraron de delante de la casa”.
Sigue diciendo el hermano de don José María Peris:
Yo avisé en seguida a mi hermano, y los dos cogimos la ropa y nos subimos al tejado. Allí nos terminamos de vestir y de allí pasamos a la casa de al lado, desde donde salimos a la calle y pudimos ver que estaba ocupada por los milicianos”.
Empecé a correr y dije a mi hermano que me siguiera. Yo di un empujón a uno de los milicianos y salí corriendo al campo; mi hermano no pudo seguirme, porque acudieron tres milicianos y le prendieron. Al prenderle, él me llamó; pero yo, amenazado de muerte, no pude acudir a auxiliarle. Había unos veinte milicianos que eran del pueblo.

 
Es una gran dicha morir por la fe
Continúa narrando sor Encarnación Peris:
A la madrugada vino uno del Comité y me dijo que estaba mi tío en la cárcel y que fuéramos a llevarle ropa y comida… Según supe después, aquella noche pasó mucho frío, pues hasta a uno de los guardias que había allí le pidió por favor una manta para abrigarse. Además, el calabozo en que estaba era muy húmedo”.
El Comité de Cinctorres detuvo al beato, pero los del pueblo no se atrevían a matarle. Entonces comunicaron al Comité de Morella la detención, pidiendo instrucciones. Ya se sabe que las instrucciones se reducían a matar, cuando se trataba de sacerdotes. Contestaron que dieran muerte a ese cura. Pero los de Cinctorres todavía se resistieron. Circunstancialmente llegaron allí unos milicianos forasteros, que se encargarían de dar muerte al siervo de Dios.
Un día pasó en aquel calabozo húmedo, tétrico, sucio, donde no podía ni sentarse. Su sobrina sor Encarnación fue a verlo cuatro veces. Por la mañana para llevarle ropa y desayuno.
Volví al mediodía para llevarle comida, y entonces él, habiendo pedido antes permiso a los guardias, me entregó el poco dinero que llevaba y la pluma estilográfica. Me preguntó también por mi tío Daniel. Cuando yo le dije que se había podido escapar, se tranquilizó.
Por la tarde fui a llevarle una silla y un colchón, porque me daba pena de que estuviera todo el día de pie. Yo no me hubiera separado de allí, pensando en que no le iba a ver más.

         
Por la noche volví a llevarle la cena; entonces me dijo estas palabras: Voy a morir, voy a morir; por mí no sufras. Es una gran dicha morir por la fe. Aquí, en la tierra, he hecho por ti cuanto he podido; pero desde el cielo podré hacerte mucho más.
Después yo le pregunté:
-Tío, ¿se acordará de mí cuando esté en el cielo?
Y él me contestó:
-No faltaba más; serás la primera por quien rogaré.
Y luego me dijo:
-Adiós, hasta el cielo.
Esto me confortó mucho...
Esa misma noche, al muy poco rato de esto, se lo llevaron”.
El día 14 de agosto de 1936, víspera de la Asunción, entre diez y once, “llegó un auto de fuera y se lo llevó. Al salir, iba con las manos atadas. Es de notar que lo prendieron el jueves, como al Señor, día 13 de agosto, y estuvo en la cárcel todo el viernes. El día que estuvo en la cárcel, yo creo que debió estar en íntima unión con Dios, pues a veces quedaba largo rato con los ojos fijos en el cielo, como si orase. Estaba muy triste; pero conservó siempre la serenidad y la paz hasta el último instante”.
Se lo llevó la Virgen en su Asunción, cuando iba a romper el día 15 de agosto de 1936. En el cielo lo recibieron muchos sacerdotes mártires a quienes él había formado.
Cuando lo llevaban preso, un hombre, con valentía y entereza, salió en defensa del sacerdote:
“-Mirad lo que hacéis, porque os vais a arrepentir. Este hombre, prescindiendo de que sea sacerdote, honra a su pueblo en toda España”.
José María Polo Guardiola, jefe del Comité, le dijo:
“-Si no te callas, el primer tiro será para ti”.
Es curioso que los milicianos del pueblo recomendaran a los forasteros que no lo matasen cerca de Cinctorres, para que no se alborotase la gente. Y es más significativo aún que uno de los milicianos dijera: “-A sacerdotes como éste no se les debía matar”. Se lo llevaron fuera del pueblo. Exactamente al cementerio de Almazora (Castellón).

Dibujo que representa a los nueve mártires de la Hermandad de Operarios Diocesano beatificados en 1995.

Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
18/07/2013
ma vale tarde....
No lo he podido leer hasta hoy.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2013

La médico mártir de Toledo (y 2)

La médico mártir de Toledo (1)

Beata Mª Guadalupe Ricart

Beato José Agustín Fariña

Beato José María Peris (y 3)

Beato José María Peris (2)

Beato José María Peris (1)

13.10.2013, ¡¡¡son 522!!!

Romance del martirio del SD José García Librán y su hermano Serafín

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2017 (12 artículos)

OCTUBRE 2017 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (23 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS