Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

De Cuenca al Cielo

Victor in vínculis

9 abril 2013

Tomado de las “Notas del protocolo de la comunidad de Belmonte”, escrito por el P. Andrés Sagarna miembro de la comunidad el año de los hechos.
 
Ocho cartas escribió el Beato Santiago de Jesús (Arriaga y Arrién) desde Cuenca, en nombre de todos sus compañeros y haciéndose eco de ello. Por eso las manifestaciones y deseos de aquél son los mismos de los otros tres, y al copiar una frase del P. Maestro, que era el único que escribió cartas, vemos reflejado en ella el deseo y la voluntad de todos los cuatro religiosos.
 
Varias veces nos manifiesta su conformidad con la voluntad de lo Alto. “Estamos dispuestos y resignados a todo lo que pueda venir sobre nosotros”, escribe. “Dios haga lo que más le plazca”. “Sea lo que Dios quiera y cúmplase en nosotros su santa voluntad”.
 
Repetidas veces suplica oraciones y manifiesta su cariño por Belmonte. “Supongo que Belmonte se acordará de nosotros y elevará unas plegarias a la Virgen de Gracia por nuestra salvación”. “Saludos cordiales y que rueguen mucho”. “De nuestra parte no queda momento sin elevar a lo Alto nuestra mirada y nuestro corazón”.
 
También encarga oraciones a los Hermanos Coristas y a las niñas cantoras de la Pía Asociación: “A los jóvenes (Coristas) que se porten bien y que pidan mucho” “A Luisita Solís e Isabelita con sus compañeritas que no cesen de rogar a su Patrona por nosotros”.
 
Hacia mediados de agosto un nuevo suceso desagradable vino a aumentar su pena. Siete compañeros de prisión fueron sacados de la cárcel y fusilados en sus inmediaciones, con lo que no solamente oyeron las descargas, sino que “creyendo que era el momento final de los que allí nos encontrábamos, -dice un testigo- se dispusieron inmediatamente a levantar el espíritu decaído de todos, confesándonos y dando la bendición uno por uno”. Ejercitaron la caridad y cumplieron con su ministerio sacerdotal en lo poco que se podía en una prisión roja.


 
Cerca de dos meses pasaron encerrados, preparándose a una muerte que veían, como refleja en las cartas el P. Santiago, cada vez más cercana… “Sí no nos vemos aquí, que nos veamos allí, en el cielo”. “Y si yo faltara...”.
 
El 20 de septiembre fueron puestos en libertad todos los que habían ingresado antes del 4 de agosto. En este caso se hallaban nuestros Padres. Alegres, con sus hatillos en la mano, abandonaron la prisión e, inocentemente, emprendieron el camino para la parte baja de la ciudad. ¿Cómo iban a soñar ellos con la celada que les preparaban aquellos miserables, como si se gozaran en que por unos minutos disfrutarían de libertad para que luego fuese mayor la pena al detenerlos por segunda vez? Sin embargo así fue.
 
La guardia que tenían montada en los pasillos de la Plaza Mayor los detuvo de nuevo y los condujo a una nueva prisión: al Cuartelillo de Hacienda Viejo. Con ellos se juntaron otras 60 personas detenidas. Y de estas sesenta, se salvaron muy pocos. Los coches fantasmas empezaron a aparecer y llevarse aquellos corderos para sacrificarlos frente a una tapia. En este Cuartelillo pasaron su Getsemaní, aumentado con el dolor de ver que sus compañeros salían para no volver. Cuántas veces repetirían con el Divino Maestro: “¡Padre, si es posible pase de mí este cáliz, mas no se haga mi voluntad, sino la tuya!”.
 
Y tocó el turno a los nuestros. Eran las primeras horas de la mañana del día 24 de septiembre, juntamente con D. Juan A. Jover Fernández, D. José A. Onduvilla y D. Teódulo Pérez Andrés, los sacaron en un coche recorriendo el camino de la Amargura hasta el cementerio de la capital, convertido en el Gólgota donde generosamente habían de ofrecer el sacrificio de sus vidas.
 
Aquellas descargas de plomo mortífero traían tejida la eterna e inmarcesible corona del martirio. Amaron a Cristo en su vida, le imitaron en la muerte, y por ello merecieron coronas triunfales. Juntos vivieron; abrazados cayeron. Un día lejano sus hermanos de hábito les habían cantado el dulce: “Ecce quam bonum et quam jucundum habitare fratres in unum” (qué bueno el vivir los hermanos unidos) ¡Entonemos ahora el triunfal: “Haec est vera fraternitas, quae numquam potuit violari certamine: qui effuso sanguine secuti sunt Dominum”.
 
Al personarse el Juzgado a identificar los cadáveres, recogió y guardó los objetos de su uso: boinas, pañuelos, etc.  A Fr. Juan le recogieron una medalla de la Virgen de Castellar, patrona de su pueblo, con la cadena empapada en sangre que se distinguía perfectamente cuando yo la vi por primera vez, si bien luego ha ido desapareciendo por el uso al enseñarlo a los demás. En su bolsillo llevaba un papel con estas palabras sólo: “Soy Juan Joya Corralero, de Villarrubia de Santiago (Toledo)”.
 
En los bolsillos del P. Luis encontraron un escrito hermosísimo, que se conserva en Belmonte, completamente empapado en sudor, escrito con caracteres alemanes y por lo mismo difícil de descifrarlo y que más adelante lo copiaré conforme a la traducción hecha por el P. Juan del Sagrado Corazón, Maestro de nuestro Colegio de Algorta. También recogieron las cápsulas de las balas encontradas junto a los cadáveres de nuestros hermanos y de los otros tres señores que juntamente con ellos dieron su vida por Dios y por España.
 
 
El padre Andrés Sagarna recuperó los cuerpos
 
El padre trinitario Andrés Sagarna  escribió en 1942 un cuaderno de memorias que tituló “La comunidad de Belmonte durante los nueve primeros meses de dominación roja”. Allí podemos leer cómo se recuperaron los cuerpos de los mártires:
 
Cuando a mediados de septiembre de 1939, felizmente terminada la guerra de liberación, me destinaron los superiores a nuestro convento de Belmonte, mi mayor preocupación era la de averiguar ciertamente el lugar en que se hallaban enterrados los Padres, y sacarlos de la fosa común para colocar sus venerables restos en sitio aparte, como era debido a los que murieron gloriosamente por la fe, siendo muy posible que la Iglesia los elevase al honor de los altares.
 
Abierta nuestra iglesia al culto con toda solemnidad la fiesta de la Virgen del Pilar, y aprovechando la llegada del P. Martín, que para ayudarme en los trabajos de la inauguración había venido de Madrid y podía quedar en Belmonte los días que durara mi ausencia, salí para Cuenca a mediados de octubre. Enseguida empecé con las gestiones para averiguar el lugar en que descansaban nuestros hermanos y conseguir la autorización para trasladarlos a Belmonte… Uno a uno los fui identificando, alguna dificultad ofrecía esta operación, transcurridos ya tres años de su muerte; pero toda duda queda solucionada por la autoridad del fichero detallado del cementerio.
 
Intensa era la emoción que me embargaba ante aquellos queridos restos de mi P. Maestro, Superior, Profesor y Hno. Cocinero….  Ante aquellos cadáveres de mis amados hermanos, al reconocer aquellos despojos, me alegraba de su martirio, de la gloria de su muerte, y lloraba su ausencia. Habíamos quedado solos, huérfanos; ellos, los mejores, habían confesado a Cristo, atestiguando la verdad con su sangre. No pudieron dar mejor prueba de su amor al buen Jesús que dando la vida por El. Una profunda pena me embargaba, consolándome la certeza de que teníamos en el cielo a cuatro hermanos mártires que se acordarían de nosotros, y no olvidarían a la Orden que tanto amaron. Si la sangre de mártires es semilla de nuevos cristianos, no cabe duda que la de nuestros religiosos fecundará las vocaciones trinitarias.
 
Contenía duramente las lágrimas, mientras me animaba pensando: he aquí los despojos humanos, la carne rota, acribillada por las balas, pero aquellos despojos y aquella carne los veneraba como reliquias de santos… Y recordaba y me gozaba, aplicando a nuestros caídos lo sentencia que la Iglesia ha recogido en el oficio de los Santos Mártires: “Pero ellos viven en la paz; y aunque ante los hombres han sufrido grandes tormentos, su esperanza está llena de inmortalidad”.
 
Respetuosamente los colocamos en cajas nuevas, sin forrar, y los trasladamos al Panteón citado (en el cementerio de Belmonte).
 
Los cuatro trinitarios martirizados en Cuenca fueron beatificados el 28 de octubre de 2007. Como queda dicho el 19 de octubre de 1939 fueron identificados sus restos y sepultados en un panteón, dentro del mismo cementerio de Cuenca. En la foto, puede verse el traslado de los cuatros trinitarios al cementerio de Belmonte. El 24 de enero de 1953, gracias a las gestiones del Ministro Provincial de España, P. Andrés de Cristo Rey, los restos de los mártires fueron exhumados y trasladados a la iglesia conventual de Belmonte. Tras marcharse la Comunidad de los Trinitarios de Belmonte (Cuenca), en los años 70, los restos de los mártires se trasladaron a la iglesia parroquial de San Juan de Mata, en Alcorcón (Madrid), también regentada por los padres trinitarios.
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Luis Fernando Torres Vicente
10/04/2013
MÁRTIRES RELIGIOSOS , MARTIRES LAICOS Y OTROS ASESINADOS .
ESTA DEMOSTRADA LA MATANZA MARTIRIAL DE MÁS DE 10.000 RELIGIOSOS EN EL PERIODO ( 1931-1939) PERO NO SE HA INVESTIGADO NI INDAGADO SUFICIENTEMENTE EL MARTIRIO DE UNOS 20000 LAICOS EN ESE MISMO PERIODO. POR NO HABLAR DE LOS CIVILES DESARMADOS , INDEFENSOS E INOCENTES QUE A DECENAS DE MILES FUERON ASESINADOS POR RAZONES POLÍTICAS EN LA RETAGUARDIA DE LAS FILAS REPUBLICANS.
Carmen Martínez Mateos
09/04/2013
Los Mártires.
Hablar de los Mártires de la Guerra Civil, de los crímenes que cometieron los rojos, no está ´´de moda´´. En España solo se habla de la memoria de los crímenes de ´´la derecha´´.
Ya es hora de hablar de todos o callar y olvidar; pues cada uno por su lado, donde hubo personas de corazón de roca, se cometieron atrocidades.
ricardo de Barcelona
09/04/2013
Mártires..
Gracias una vez mas...
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2013

"Me mataréis, pero Cristo triunfará"

Carta del Beato Juan María de la Cruz

Beato Juan María de la Cruz (y 2)

Beato Juan María de la Cruz (1)

La doncella de Alcabón

Barbastro, capital de los Mártires españoles

De Cuenca al Cielo

Cuatro trinitarios de Belmonte

Jornadas Martiriales en Barbastro

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2017 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS