Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

2h del 12 de septiembre, en el km 67 de la carretera de Andalucía

Jorge López Teulón

12 septiembre 2011

Beato Francisco Maqueda López
Francisco Maqueda López nació el 10 de octubre de 1914 en Villacañas, provincia y arzobispado de Toledo. Fue hijo legítimo de Primo Maqueda Fernández y de Desusa López-Gasco y López-Prisuelos, ambos naturales y vecinos de Villacañas, en cuya iglesia parroquial fue bautizado el 15 de octubre de 1914. Recibió el sacramento de la confirmación el 16 de junio de 1916 en la parroquia de Villacañas (en la fotografía, fachada del templo parroquial), que le fue administrado por Monseñor Juan Bautista Pérez, obispo titular de Dorilea y auxiliar del cardenal Guisasola, arzobispo de Toledo.
Su primera infancia transcurrió en Villacañas. El año 1925, sin haber cumplido 11 años, ingresó en el Seminario Menor de Toledo para estudiar cuatro cursos de latín y humanidades, tres de filosofía, más cuatro de teología en el Seminario Universidad Pontifica, con gran aprovechamiento, como puede observarse por sus calificaciones académicas.
Monseñor Isidro Gomá y Tomás, cardenal arzobispo de Toledo, le confirió la tonsura y las cuatro órdenes menores en los días 6, 8 y 9 de marzo de 1936 en la ciudad de Toledo. Con letras dimisorias del Sr. Cardenal arzobispo de Toledo recibió el subdiaconado de manos de Mons. Leopoldo Eijo y Garay, obispo de Madrid-Alcalá el día 5 de junio de 1936, en la ciudad de Madrid.
La vida del joven subdiácono Francisco Maqueda López fue corta; aún no había cumplido los 22 años cuando le llegó la muerte, en trágicas circunstancias. Pese a su corta edad, se vislumbra en su vida una gran madurez humana y una fuerte personalidad. Asimismo, destacaba por su reciedumbre en virtudes ascéticas y místicas.



Desde muy pequeño sintió una clara inclinación a las cosas de Dios y a la vida espiritual. Era muy dado a conocer -a través de la lectura- la vida de los santos, hacia quienes se sentía profundamente atraído, para después imitarles. Siempre estuvo centrado en su vocación. La sinceridad, la justicia y la fortaleza sobresalían en él. Asimismo, se le consideró de fe profunda y de caridad acendrada-
Su preocupación por los demás era constante. No podía imaginar que hubiese gente sin formar, que no existieran grupos apostólicos pujantes, que hubiese niños que no conocieran los fundamentos de la fe: “Se ocupaba de enseñar el catecismo en su casa, a los niños que reunía, e ir a la catequesis y también unido a un sacerdote joven implantaron la Juventud Católica masculina y femenina”.
También destaco en la virtud de la austeridad desde los primeros momentos de su vida de seminarista, así quería vivirlo en su anhelado ministerio sacerdotal; de ahí que dijese a su madre: “Yo quiero ser un cura pobre, no he de tener nada mío, no piensen en lo que pudieran recibir de mí, porque no tendré nada y, por tanto, nada les daré”.


Curso 1935-1936. En la primera fila a la izquerda, con un círculo, el Beato Francisco Maqueda. En la segunda fila inferior, a la derecha, el Beato Miguel Beato, del que hablamos hace unos días.
 
Dispuesto a dar su vida por Cristo
Su sentido de caridad se manifestaba en la constante y asidua oración que afianzó en este tiempo previo al martirio, ofreciéndola para que se salvaran los hombres y las mujeres de España. A este respecto decía con frecuencia: “¡Qué importa que muera yo, si se salva España!”.
Y dice una de las testigos:
“A cada momento se le veía lo mismo, ofreciéndose víctima por los del Alcázar, por España, porque reinara el Corazón de Jesús”.
Su muerte la iba preparando con acentuada oración, que redoblaba en aquellos días. La víspera de su muerte quiso ayunar a pan y agua, y para ello pidió autorización a su madre. Se preparó de forma inmediata con el sacramento de la penitencia. Cuando una de sus hermanas iba a avisar al sacerdote para ello -puesto que había dificultad para hacerlo por las circunstancias- le dijo: “si puede ser, porque no tengo pecado, pero deseo reconciliarme por última vez”.
Anhelaba con ardor que llegase el momento del martirio:
Mañana yo estaré en el cielo, ¡qué día tan hermoso!, el Dulce nombre de María (12 de septiembre) ir yo al cielo, es sábado, ¡qué dicha tan grande estar mañana en el cielo con la Santísima Virgen!”.
Y al preguntarle en qué pensaba, pues pasaba largos ratos en silencio y oración, él respondió:
Pensaba si pedirle a nuestro Señor que me dejara celebrar la primera misa por padre, ¡pero no! Sería egoísmo, no quiero pedírselo, cúmplase su divina voluntad; mañana estaré en el cielo”.
Él estaba profundamente convencido de que le mataban, tenía seguridad y avidez de que llegase el martirio para él; por eso, después de dar las gracias al sacerdote por la confesión, le dijo:
Esta noche me matarán, pero yo quisiera ser un verdadero mártir, esto es, que me quitaran la vida no por ser de familia de derechas, sino por no querer renegar de Dios y confesar mi fe y religión. Sé que muriendo con resignación se va al cielo; pero a mí me gustaría ser mártir de verdad”.
El momento en que llegarían por él estaba muy próximo. Él, con temple de acero, animaba a dos de sus hermanos a tener una profunda valentía, a no arredrarse ante la posibilidad de la muerte: “Hermanos míos, si vienen en busca de vosotros, no tengáis pena, sed valientes, id con la alegría que voy yo, pensad que nos llevan al cielo”.
Y empezó la despedida final. Fue haciéndolo uno por uno y pidiéndoles que saludasen a toda la familia “-¡Que yo me voy al cielo a pedir por todos!”. Esta convicción de que se marchaba al cielo la tenía hondamente grabada en su corazón, no lo dudó ni un instante, y arrodillado a los pies de su madre, le dijo: “-Madre, déme la bendición, ¡que me voy al cielo!”.
Y ante las burlas socarronas de quienes les llevaban, al decir estos a la familia que no le iban a hacer nada, que no tuvieran pena, Francisco contestó: “-Ya sé que no me haréis nada más que llevarme donde habéis llevado a mi padre”.
Sus últimas palabras de despedida a su madre y a los suyos fueron estas: “¡Adiós, madre, hasta el cielo! ¡Adiós, adiós, hasta el cielo a todos!”.
 
Arresto y martirio
Francisco fue asesinado en la madrugada del día 12 de septiembre, en el Km 67 de la carretera general de Andalucía, entre las poblaciones de La Guardia y Ocaña, junto a otras quince personas. Veamos los hechos.




Fue conducido desde su casa a la ermita de la Virgen de los Dolores, de gran devoción para los fieles de Villacañas y para Francisco. Este era el lugar que tenían destinado para cárcel. Allí tenían apresadas a otras quince personas más, casi todas jóvenes. En seguida Francisco les congregó en ese recinto. Su intención era ayudarles espiritualmente para la muerte ya muy próxima. Les dijo: “-Preparémonos, esta noche nos llevarán al cielo, ¿queréis acompañarme y rezamos juntos el rosario a la Santísima Virgen?” La invitación fue muy bien acogida, y con toda devoción rezaron juntos, postrados de hinojos, ante la imagen de la Virgen.
Sobre las doce de la noche les transportaron en un camión por la carretera general de Andalucía. Muy cerca de Dosbarrios, en el km. 67, les hicieron bajar; eran las dos de la mañana del día 12.
Su hermana Sebastiana, testigo cualificado, cuenta así, ante el tribunal, este patético episodio: “A Francisco le dijeron: “-Ahí está tu padre”, y aunque efectivamente era verdad, porque le habían matado a medio kilómetro, él les contestó: “-Os equivocáis, mi padre está en el cielo”. Y ellos, indignados, le dijeron: “-¿Y aún estás alegre?” “La lástima es de vosotros”, contestó. Como sabía lo que les iban a hacer, les pidió por favor le dejaran el último para ayudar a morir bien a sus hermanos en Cristo. Les dejaron casi sin ropa (según nos dicen), les dieron una descarga de piernas para abajo, y a continuación todos fueron pasados a cuchillo, y aunque muchos se oían que decían los esbirros por el pueblo, de que algunos habían abierto en canal, y a otros otras cosas que pro prudencia no se pueden decir, el caso es que les hicieron trozos; no sabemos lo que hicieron particularmente con él. Se observó al recoger los restos que salieron bastante divididos”.
Los presos permanecieron unidos a otros familiares y amigos, que se encontraban en la misma situación hasta las doce de la noche. Estuvieron rezando rosarios uno detrás de otro, hasta la hora de su muerte, y cantando a la Virgen todos los cánticos que se sabían en aquellos años. Francisco siempre entre ellos de brazos en cruz y animándoles a que no blasfemaran al Señor y a la Santísima Virgen, que era lo que los rojos querían, diciéndoles que les soltarían. La mayoría de la “saca”, de la noche del 11 al 12 de septiembre, eran muy jóvenes y muchos de ellos hermanos; cuatro de 16 a 22 años; tres de 18 a 22; dos de 21 y 23 y otros más de 19, 21, etc. Todo el camino hasta su calvario fueron cantando y rezando, y Francisco en medio de ellos, con los brazos en alto y en cruz, animándoles y diciéndoles que les espera la gloria y una eternidad de felicidad. Les asesinaron a bayoneta calada o puñaladas (según me han contado) y sus cabezas, después de muertos, hicieron un montón, como si fuera de basura, y las quemaron.




Monumento erigido en 1940 en el cementerio municipal de Villacañas donde reposan los restos del Beato Francisco Maqueda.
Diversos documentos confirman cuanto han declarado los testigos. En primer lugar tenemos la relación escrita por el encargado de la parroquia de Villacañas en 1940, D. Francisco Vargas Rojo, el cual, en base a lo que oyó a testigos oculares, escribe:
Francisco Maqueda López, subdiácono, fue detenido el 23 de junio (por enseñar a los niños la doctrina cristiana un solo día y le sacaron una multa); después el 11 de septiembre del 36, fue detenido nuevamente, unas horas antes confesó con D. Gonzalo Zaragoza; antes de ir a la cárcel, ayunó el último día a pan y agua; presentía su muerte diciendo: “Mañana es el Dulce nombre de María y estará en el cielo”. Las cuatro horas que estuvo encarcelado reunió a los jóvenes que con él estaban y dirigió y rezó el rosario, animándolos; se presentó el primero voluntario para el martirio, y en el lugar del suplicio, pidió ser muerto el último para así ayudar y confortar a los demás a bien morir. Así lo hizo, le mataron a cuchillo; antes de morir no hacía sino reír, porque iba al cielo, diciendo a los verdugos: “La lástima es de vosotros, yo voy al cielo”, y dando vivas a Cristo Rey, subió al cielo. 12-9-36”.
 
Del martirio se hizo eco también Juan Francisco Rivera Recio en su libro sobre los mártires de Toledo, afirmando que constituye “una de las páginas más emotivas de este martirologio”.
En 1939 fueron exhumados los restos mortales del subdiácono y de sus compañeros. Habían sido enterrados en una fosa común y como habían descuartizado sus cuerpos, fue imposible reconocerlos. Colocados en dos arcas grandes, fueron trasladados a Valdecañas el 29 de abril de 1939. Los familiares del siervo de Dios pudieron reconocer solamente un trozo de la chaqueta americana que llevaba puesta en el momento del martirio.


 
Os invito a que conozcáis el cómic que se reeditó del original, publicado en los años cuarenta, con motivo de su beatificación:
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2011

Mañana del 30 de septiembre, en Vicálvaro

Medianoche del 29 de septiembre, cementerio de Lleida

Tarde del 28 de septiembre, en Sant Feliu de Codines

Madrugada del 27 de septiembre, en Lloret de Mar

Noche del 26 de septiembre, en La Llosa de Ranes

Madrugada del 25 de septiembre, en Carrión de Calatrava

15h del 24 de septiembre, cementerio de San Rafael de Málaga

Mediodía del 23 de septiembre, a pocos kilómetros de Herencia

Mañana del 22 de septiembre, en la madrileña Puerta de Hierro

Mediodía del 21 de septiembre, en la cárcel pacense de Azuaga

Mañana del 20 de septiembre, en el cementerio de Pozoblanco

Mañana del 19 de septiembre, en las afueras de Madrid

Noche del 18 de septiembre, puente de San Cosme en Ciempozuelos

Noche del 17 de septiembre, cementerio de Alcázar de San Juan

Madrugada del 16 de septiembre, en Turís

Mañana del 15 de septiembre, en Sants (Barcelona)

Mañana del 14 de septiembre, refugiados españoles con Pío XI

2,30h del 14 de septiembre, en la carretera de El Pardo

Mañana del 13 de septiembre, en el Pozo de Cantavieja en Tahal

Madrugada del 12 de septiembre, en la Cañada de los Pozos de Hellín

2h del 12 de septiembre, en el km 67 de la carretera de Andalucía

Mañana del 11 de septiembre, a 4,5 km de Játiva

Mañana del 10 de septiembre, en La Villa de D. Fadrique

Primeras luces del 9 de septiembre, en el Picadero de Paterna

Tarde del 8 de septiembre, en la checa de San Elías de Barcelona

Madrugada del 8 de septiembre, carretera entre Castellón y Benicásim

Noche del 7 al 8 de septiembre, en las afueras de Alcoy

7h del 7 de septiembre, en las tapias del Cementerio de Toledo

Madrugada del 6 de septiembre, en el lugar llamado Luján

Madrugada del 5 de septiembre, en las carreteras próximas a Sabadell

Tarde del 4 de septiembre, en la Catedral de Toledo

Mañana del 4 de septiembre, inmediaciones de Oropesa del Mar

Tarde del 3 de septiembre, en el pozo del Tío Raimundo de Vallecas

Noche del 2 de septiembre, en Camallera

Mediodía del 1 de septiembre, en el cementerio de Mataró

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2017 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS