Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Aquel gran milagro de Guadalupe

Nobleza obliga

12 diciembre 2017

TAGS Lo más actual

Desde hace tres años que tengo la fortuna de trabajar con muchos mexicanos que por diferentes motivos han inmigrado a los Estados Unidos. Y uno de los tesoros que ellos llevan donde van es su devoción a la Virgen, Nuestra Señora de Guadalupe.
Muchos podrán decir, “pero la Virgen María es solo una”. Sin embargo, hay muchas advocaciones tienen que ver, entre otras cosas, con los lugares donde ella se ha aparecido. Ese es el caso de Nuestra Señora de Guadalupe cuya fiesta se celebra hoy, al conmemorarse un año más de la última aparición en la que su imagen quedó estampada en la tilma que llevaba el indio San Juan Diego.
Y al leer el libroNuestra Señora de Guadalupe: Madre de la Civilización del amor”. De Monseñor Eduardo Chávez y Carl Anderson, me sorprendí de algunos elementos que evidencian el carácter sobrenatural de aquella imagen que hoy se conserva en la basílica que lleva su nombre en el Distrito Federal.
La tela donde quedó estampada la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe tiene 485 años y hoy se conserva intacta. Una tilma del mismo material y en las mismas condiciones tiene una duración aproximada de ocho años. Esta tela estuvo expuesta 116 años sin ningún tipo de protección y no sufrió ningún daño.
En 1666 un equipo de expertos de arte, provenientes de España, dijeron que sobre una superficie tan tosca como la tela de la tilma no pudo haber sido pintada una imagen tan perfecta y que la única razón por la que la imagen de la Virgen está estampada allí “es Dios”.
En 1785 se derramó un ácido nítrico sobre la tilma y no lesionó el lienzo. Solo dejó una mancha opaca sobre la imagen.
En 1921, durante la persecución religiosa en México, un hombre colocó una bomba a los pies de la tilma. Esta destrozó el altar, los candelabros y el crucifijo de la iglesia que albergaba la imagen, pero la tilma no sufrió ningún daño.
En la imagen hay 46 estrellas que adornan el manto de la Virgen, una extraordinaria coincidencia entre la posición de las estrellas y las constelaciones que estaban en el cielo sobre la ciudad de México el 12 de diciembre de 1531, cuando la imagen quedó grabada en aquella sencilla tela.
40 fotos infrarrojas de la imagen tomadas por el Dr. Phillip Callahan, en 1979 concluyen que la imagen original es inexplicable como creación humana.
Al tener una visión detallada de las pupilas de la Virgen se pueden ver 13 personas reflejadas en sus ojos. Esto se descubrió mediante un proceso de digitalización de imágenes por computadora (el pequeño diámetro de las corneas descarta que las imágenes hayan sido pintadas).
En 1950 varios oftalmólogos examinaron los ojos de la Virgen de Guadalupe y coincidieron en que los ojos de la imagen tienen las características de un ojo humano vivo.
La tilma se mantiene en una temperatura constante de 36 grados y medio (la temperatura de un cuerpo humano sano), pese a estar colocada sobre una placa metálica, cuya temperatura oscila alrededor de los 15 grados centígrados. 36 grados y medio, es la temperatura de un cuerpo humano sano.
Pero la evidencia mayor y más hermosa es la devoción contagiosa de tantos mexicanos ven en ella a su madre del cielo, a una intercesora que les dice, como le dijo a Juan Diego en una de sus apariciones “¿No estoy yo aquí que soy tu madre?”
 
 
 
 
 
Desde hace tres años que tengo la fortuna de trabajar con muchos mexicanos que por diferentes motivos han inmigrado a los Estados Unidos. Y uno de los tesoros que ellos llevan donde van es su devoción a la Virgen, Nuestra Señora de Guadalupe.
Muchos podrán decir, “pero la Virgen María es solo una”. Sin embargo, hay muchas advocaciones tienen que ver, entre otras cosas, con los lugares donde ella se ha aparecido. Ese es el caso de Nuestra Señora de Guadalupe cuya fiesta se celebra hoy, al conmemorarse un año más de la última aparición en la que su imagen quedó estampada en la tilma que llevaba el indio San Juan Diego.
Y al leer el libroNuestra Señora de Guadalupe: Madre de la Civilización del amor”. De Monseñor Eduardo Chávez y Carl Anderson, me sorprendí de algunos elementos que evidencian el carácter sobrenatural de aquella imagen que hoy se conserva en la basílica que lleva su nombre en el Distrito Federal.
La tela donde quedó estampada la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe tiene 485 años y hoy se conserva intacta. Una tilma del mismo material y en las mismas condiciones tiene una duración aproximada de ocho años. Esta tela estuvo expuesta 116 años sin ningún tipo de protección y no sufrió ningún daño.
En 1666 un equipo de expertos de arte, provenientes de España, dijeron que sobre una superficie tan tosca como la tela de la tilma no pudo haber sido pintada una imagen tan perfecta y que la única razón por la que la imagen de la Virgen está estampada allí “es Dios”.
En 1785 se derramó un ácido nítrico sobre la tilma y no lesionó el lienzo. Solo dejó una mancha opaca sobre la imagen.
En 1921, durante la persecución religiosa en México, un hombre colocó una bomba a los pies de la tilma. Esta destrozó el altar, los candelabros y el crucifijo de la iglesia que albergaba la imagen, pero la tilma no sufrió ningún daño.
En la imagen hay 46 estrellas que adornan el manto de la Virgen, una extraordinaria coincidencia entre la posición de las estrellas y las constelaciones que estaban en el cielo sobre la ciudad de México el 12 de diciembre de 1531, cuando la imagen quedó grabada en aquella sencilla tela.
40 fotos infrarrojas de la imagen tomadas por el Dr. Phillip Callahan, en 1979 concluyen que la imagen original es inexplicable como creación humana.
Al tener una visión detallada de las pupilas de la Virgen se pueden ver 13 personas reflejadas en sus ojos. Esto se descubrió mediante un proceso de digitalización de imágenes por computadora (el pequeño diámetro de las corneas descarta que las imágenes hayan sido pintadas).
En 1950 varios oftalmólogos examinaron los ojos de la Virgen de Guadalupe y coincidieron en que los ojos de la imagen tienen las características de un ojo humano vivo.
La tilma se mantiene en una temperatura constante de 36 grados y medio (la temperatura de un cuerpo humano sano), pese a estar colocada sobre una placa metálica, cuya temperatura oscila alrededor de los 15 grados centígrados. 36 grados y medio, es la temperatura de un cuerpo humano sano.
Pero la evidencia mayor y más hermosa es la devoción contagiosa de tantos mexicanos ven en ella a su madre del cielo, a una intercesora que les dice, como le dijo a Juan Diego en una de sus apariciones “¿No estoy yo aquí que soy tu madre?”
 
 
 
 
 
 
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Adolfo León Orozco Torres
13/12/2017
Temperatua Correcta de la Tilma.
Estimada Carmen Helena, muy interesante el artículo, sólo una corrección: no es verdad que la temperatura de la Tilma de San Juan Diego sea de 36.5 grados. LA Tilma está encapsulada y se mantiene a temperatura y humedad constantes por razones de conservación a alrededor de 20 grados centígrados.
Por lo demás muy bien, corto y preciso.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Carmen Elena Villa
Carmen Elena Villa, más conocida como Calen, nació en Bogotá Colombia en 1977. Es laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación y actualmente trabaja en la oficina de comunicaciones de la Arquidiócesis de Denver como encargada del periódico El Pueblo Católico para la comunidad hispana del norte de Colorado - Estados Unidos.

Es periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y estudió teología para laicos en la Facultad Pontificia y Civil de Lima, Santo Toribio de Mogrovejo. En su país natal ha trabajado en medios de Radio y Televisión, así como en los periódicos El Mundo y El Colombiano. Actualmente escribe una columna semanal en este último medio.

Entre los años 2008 y 2011 vivió en Roma, donde trabajó como periodista para la Agencia Católica Internacional de prensa Zenit para el servicio hispano. También ha colaborado con la oficina de comunicaciones de su comunidad, con sede en la ciudad de Lima - Perú. Es autora de dos libros: Al servicio de Dios, memorias de Monseñor Alcides Mendoza (2012) editado por la Asociación cultural Círculo de Encuentro y Opinar desde la fe (2014), editado por la Universidad Pontificia Bolivariana.

Carmen Elena Villa, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Nobleza obliga, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ENERO 2018

Coco y el recuerdo de los seres que ya partieron
DICIEMBRE 2017

Aquel gran milagro de Guadalupe

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS