Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Aniversario del martirio de los benedictinos de El Pueyo

Victor in vínculis

29 agosto 2015

TAGS Benedicto XVI

De parte de los monjes del Instituto del Verbo Encarnado
 
Amigos, en el 79º aniversario del “testimonio entero” de los beatos mártires benedictinos de El Pueyo de Barbastro (28 de agosto de 1936), envío el relato del martirio del p. Prior, Mauro Palazuelos, para quien lo desconozca o quiera volver a leerlo, y aprovecho a mandar también unos versos en su honor. Encomiendo a todos delante de las reliquias de estos grandes y a los pies de la Santísima Virgen de El Pueyo.
 
En Cristo.
 
P. Juan Manuel Rossi

 
 
Tributo a una muerte en el silencio
 
por Juan Manuel del Corazón de Jesús Rossi
(El Pueyo de Barbastro, España)
 
«Yo os digo que, si ellos callasen, las piedras gritarían».
(Lc 19, 40)
 
Se hizo en el cielo el silencio. Fue un instante.
Instante de lo eterno.
Llenábalo un soplido, un latir del corazón;
y en la tierra, el rechinar del infierno,
tras el chirrido sordo del camión,
el eco alcanza.
Y no encuentra voz que cante
a su desesperanza.
 
Hizo en el cielo el silencio la Santa Trinidad
y vio con ojos fijos a los suyos.
Pensó en su pacto.
Recordó la promesa de su gracia
y su anhelo de reinar.
Y en aquel silencio infinito oyó vivar
los fueros cuyos,
con tal hombría y tal fidelidad
que el todo de su Acto
la congracia
del riesgo de la humana libertad.
 
Hizo también silencio Santiago el adalid,
ese caudillo y patrón de las Españas.
Se fue en un ruego
su aliento contenido,
y con sus ojos de fuego
reflejó a Dios y después lo miró al Cid
y a una legión con aureolas de santos caballeros.
Y el valor invencible que en todas sus hazañas
terció españolamente su pecho embravecido
lo reclamó como don
para los temples postreros
y el último latido
de cada religioso e inmolado corazón.
 
Y al tiempo que Santiago,
su padre de la fe,
todos los mártires y santos españoles
callaron en su ¡Hosana!
Y ese silencio castellano de innúmeros bemoles
la dote patria fue
para alcanzar a aquellos monjes la fuerza y la prestancia.
Y no fue prenda vana.
Que al Rey valió por pago
de su perseverancia.
 
Y calló con los demás, y no hizo coro,
Balandrán, el pastor, el del portento,
Balandrán el sencillo, el magnánimo, el testigo,
el sabedor del Pueyo y su tesoro,
y más sabedor de la cruz y el sufrimiento.
 
Y el Patriarca san Benito,
que nunca antepuso su propia palabra a Aquel que es la Palabra,
viendo a sus hijos que están para ser muertos
y oyendo, en real saludo, su monástico grito,
con ese su silencio, con que reza y con que labra,
impetra a Dios les abra
en su cenobio infinito
un claustro más callado que todos los desiertos.
 
Y cuando la descarga de fusilería
rasgó la quietud del cielo y de la tierra,
no fue música extraña
para tantos oídos
que de ese recodo de camino de montaña
se sentían por tiempo y por sangre más cercanos:
para Lorenzo y Vicente, sus hermanos,
para el muy sacerdotal Mariano Sierra,
y para una miríada de escuadrones de caídos
por Dios y por España,
vencedores de la persecución y de la guerra.
 
Por respeto y por admiración
los ángeles también enmudecidos,
forman cortejo aguardando a recepción
y enfilan silenciosos quince palmas.
Los otros, que en la noche dejaron sus cuerpos abatidos,
no han podido ni podrán matar sus almas
y son el carro de su exaltación.
 
Y la Madre del Rey, Santa María la simpar,
en su interior lo guardó y lo repetía.
Porque eran suyos, eran deudos en su hogar,
los que subieron juntos, e invictos del ultraje,
y era suyo su guía,
el sostén de los demás,
el que aceptó irse solitario al postrer viaje,
andándolo con pecho de Quijote,
para poder mirar El Pueyo una vez más
y entregar con una Salve, en ínclito homenaje,
el timbre de tenor y el corazón de sacerdote.
 
A la vista de la Reina sonrojada
por lo español y gentil del miramiento,
Cristo el Rey, que callaba en el empeño
de acompañar a sus soldados en la pena,
quiebra ese silencio, que no es el de la muerte o el del sueño
y en un momento
se ríe otra vez,
y se alza y desbarata a sus contrarios.
Y es que acabada de los monjes la jornada,
y concluida fielmente la martirial faena
–martirios que son complementarios–,
se ha de sentar en su sitial de Dios y Juez
para darles el premio prometido de la gloria
y entrarlos a reinar.
Y de allí, otra vez a callar,
que la paciencia de Dios no está colmada,
aunque a oriente se alza el sol de su victoria.



El relato de la muerte del P. Mauro Palazuelos, osb, por el verdugo:
 
«Desde que maté al Jefe de los frailes del Pueyo. Desde entonces no he podido dormir ni vivir tranquilo, porque sus ojos no puedo apartar de mí. Este fraile mostró un heroísmo extraordinario.

Porque cuando le llevábamos a matar, alentaba enardecido a sus compañeros que iban en el camión, rezando y cantando a su madre.

¡Bien amarrado iba!; y pidió ir a pie, siguiendo al camión.
Al subir la cuesta del cementerio, cuanto más cantaba, más me enfurecía yo, pegándole fuertes golpes con el fusil.

Dicho fraile, dirigiéndose a sus compañeros, les dijo: -Perdonad a vuestros verdugos, que pronto entraremos en la gloria.

Tal rabia tomé a ese fraile, que advertí a los otros milicianos: Vosotros cuidad de los demás: a éste me lo cargo yo.

Pasado el Hospital, cercano al cementerio, aquel fraile nos pidió la gracia de despedirse de su madre. Algunos camaradas míos se la otorgaron, diciendo: ¿qué tiene que ver se despida de su madre? (creían se refería a su madre natural recluida en dicho hospital).

Yo le mandé seguir adelante, pero, al fin, accedí al deseo. Entonces comenzó a entonar una canción a la Virgen.

Al verme yo contradecido con esta salida, rabioso le golpeé con más fuerza.

Junto a la pared del cementerio, le dije con malas palabras: ¿Cómo quieres morir, mirando a la pared, o mirando a tu Madre? Y dirigiendo él la mirada hacia el convento del Pueyo, contestó: Mirando a mi Madre.

Entonces, al comprender que se refería a la Virgen de ese convento, le dije: te voy a apuntar para que no cantes más a tu Madre. Le disparé un tiro en la boca, levantándole la tapa de los sesos.

Cuando le disparé, el fraile mirome de tal manera, y tanto me impresionó ver saltar los sesos, que desde entonces se me clavaron sus ojos, y no puedo apartarlos de mi».

-----------------------------------------

Finalmente, para quien pueda asistir, los horarios:
http://monasteriodelpueyo.com/2015/08/08/invitacion-30-de-agosto-2015-solemnidad-martires-del-pueyo/
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

M. Carmen
30/08/2015
Gracias.
Que Dios Padre bendiga a esta comunidad de religiosos con muchas vocaciones por el amor con que veneran a los mártires de su casa. Y también a D. Jorge por todo el trabajo de mantener activo el blog durante el verano y acercarnos los impresionantes testimonios de tantos españoles que estimaron más su fe que su vida. Que María Santisima, por la Sangre de los Mártires, tenga misericordia de nosotros y de los cristianos que hoy sufren persecución y martirio. Preciosa la fotografía.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

[21.10] 03. Vic, julio de 1936

[21.10] 02. San Antonio Mª Claret (2)

Hace cien años... a estas mismas horas

[21.10] 01. San Antonio Mª Claret (1)

Domingo 28 T.O. (A) y pincelada martirial

1917 - 13 de octubre - 2017

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (2)

Domingo 27 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (1)

¿Qué hacía padre Pío en 1936?

¿Qué hacía Santa Genoveva en 1936?
SEPTIEMBRE 2017

Domingo 26 T.O. (A) y pincelada martirial

"Dos coronas" (Padre Kolbe)

¿Qué hacía Don Orione en 1936?

La Merced, 1936 y Mn. Luis Pelegrí

Domingo 25 T.O. (A) y pincelada martirial

Virgen de Nuria: sacrílego robo en 1967

Virgen de Nuria, el exilio de 1936

Concurso nacional de dibujo. BARBASTRO 2017

V Jornadas Martiriales: 27-29 de octubre

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (y 2)

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (1)

Domingo 24 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el beato Anselmo Polanco en 1936?

¿Qué hacía el beato Álvaro del Portillo en 1936?

¿Qué hacía San Josemaría en 1936?

¿Qué hacía Santa Faustina en 1936?

Domingo 23 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el Hno. Rafael en 1936?

¿Qué hacía Don Manuel en 1936?

¿Qué hacía M. Maravillas en 1936?

Burlas y sacrilegios fotografiados

Domingo 22 T.O. (A) y pincelada martirial

Fátima y los Mártires de España (y 2)

Fátima y los Mártires de España (1)

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (16 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS