Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

1er Domingo de Adviento (B) y pincelada martirial

Victor in vínculis

3 diciembre 2017


Imagen de Santo Tomás, Santuario del Monte de Santo Tomás, Chennai - Madrás, India

Según la tradición, en el año 40, después de la muerte y resurrección de Jesús, el apóstol Tomás partió de Jerusalén y evangelizó entre los años 42 y 49 a todas las poblaciones de Oriente Medio que habitaban los actuales territorios de Irán, Irak, Afganistán y Beluchistán.

El ardor misionero de Tomás no se detuvo ahí, y el primer misionero de Oriente se dirigió a la India para llevar el anuncio del Evangelio. El apóstol predicó la fe de Cristo por primera vez (años 53-60 d. C.) en la costa sud-occidental de la India (zona de Malabar, hoy Kerala) a poblaciones que acogieron con entusiasmo su predicación.

Después Tomás consiguió llegar a la costa sud-oriental de la India (Coromandel), donde continuó su misión evangelizadora hasta sellar su misión con el martirio: murió a golpe de lanza mientras anunciaba la Buena Nueva en Calamina (hoy Mylapour, un barrio de Madrás) entre los años 68-72 d.C.

Una antigua tradición llama a Tomás guía y maestro de la Iglesia de la India, que él fundó. Desde entonces, estos católicos son denominados cristianos de Tomás. Se cumple en estos días el 1965º aniversario de la llegada del apóstol Santo Tomás a la India.

Pasaron los siglos y junto a los comerciantes portugueses llegó a la India otro gran apóstol de Oriente, San Francisco Javier (1506-1552), la mayor figura del cristianismo en Asia después de Santo Tomás apóstol.

Francisco Javier llegó a Goa en 1542, después de trece meses de travesía. Goa, ciudad rica e importante, era el punto de partida de los jesuitas evangelizadores en Extremo Oriente. Rechazando educadamente el alojamiento que se le ofrecía en el episcopado de la ciudad, Francisco Javier se fue a vivir cerca del hospital para ayudar con mayor facilidad a los enfermos. Recorría calles y plazas tocando una campanilla, reunía a los fieles, los llevaba a la iglesia y allí predicaba y les instruía. Pasaba los domingos con los leprosos y visitaba a los pobres y prisioneros.

Fundó el colegio de la Santa Fe para educar a los jóvenes y formar a los cristianos. Francisco Javier se quedó dos años en aquellas tierras y, con ayuda de algunos intérpretes, se esforzó en aprender el idioma, tradujo oraciones y anunció la Buena Nueva. Con ayuda de los catequistas, las conversiones que se produjeron fueron incontables. Se sabe que en un mes convirtió y bautizó a 10.000 personas.

Con gran estupor, Francisco Javier halló un pequeño grupo de cristianos en la India. Al llegar a la isla de Socotora (hoy perteneciente a Yemen), encontró habitantes que se decían cristianos. Es más, “se declaran honrados por llamarse cristianos y poseen iglesias, cruces y lámparas”, escribió el propio jesuita en sus cartas. “Aquí los sacerdotes, sin saber leer ni escribir, conservan aún plena memoria de las oraciones. No comprendo, seguía diciendo, las oraciones que recitan porque no están en su lengua: creo que están en caldeo. Son devotos de Santo Tomás: dicen que descienden de los cristianos que Santo Tomás convirtió en estos lugares”.

En mayo de 1545, Francisco Javier viajó a la actual Mylapour para venerar la tumba del apóstol. Probablemente fue cuando recuperó la reliquia del apóstol que, en el momento de su muerte, se le encontró en el pequeño relicario que llevaba al cuello. Se cumplen hoy 465 años de la muerte de San Francisco Javier.
 

En momentos diferentes de la historia, la India, tierra de antiguas culturas y de profundos valores religiosos, abrió su corazón a Santo Tomás y a San Francisco Javier, elegidos por Dios para predicar el Reino de Dios, para enseñar en estas tierras el amor de Dios y el amor al prójimo. Eligieron ir al mundo para enseñar el Evangelio... Miles y miles de kilómetros por mar...

Y siempre, como afirmaba San Francisco Javier, “desconfiemos de nuestra eficacia, pero confiemos plenamente en Dios. No den siquiera muestra de desaliento y no duden de la victoria... Porque vivir sin gozar de Dios no sería vida, sino una muerte continua...”.

Con el primer domingo de Adviento no sólo comenzamos un nuevo tiempo litúrgico, sino también un nuevo año litúrgico. A lo largo de él iremos celebrando y viviendo los distintos misterios de Jesucristo. En los domingos del tiempo de Adviento las lecturas del Evangelio tienen una característica propia: se refieren a la venida del Señor al final de los tiempos (primer domingo), a Juan Bautista (segundo y tercer domingo), a los acontecimientos que prepararon de cerca el nacimiento del Señor (cuarto domingo).

Las lecturas del Antiguo Testamento son profecías sobre el Mesías y el tiempo mesiánico, tomadas principalmente de Isaías. Las lecturas del Apóstol Pablo contienen exhortaciones y amonestaciones conformes a las diversas características de este tiempo.

El tiempo del Adviento es tiempo de espera-memoria de la primera y humilde venida del Salvador en nuestra carne mortal; pero también es tiempo de espera-súplica de la última y gloriosa venida del Cristo, Señor de la historia y Juez del universo.

El tiempo de Adviento es tiempo de conversión, a la cual invita con frecuencia la liturgia de este tiempo mediante la voz de los profetas, sobre todo de Juan Bautista: Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos (Mt 3,2).

"El tiempo de Adviento es tiempo de esperanza gozosa de que la salvación ya realizada por Cristo y las realidades de gracia ya presentes en el mundo lleguen a su madurez y plenitud, por lo que la promesa se convertirá en posesión, la fe en visión y nosotros seremos semejantes a Él porque lo veremos tal cual es" (1 Jn 3,2). (Directorio de la Piedad Popular y la Liturgia, nº 96).

El motivo por el cual el Padre no da a conocer la hora de la venida del Hijo del hombre es un motivo decisivo para que los discípulos estuviesen siempre alerta a fin de no verse sorprendidos. Jesús insiste sobre el tema de la vigilancia, repitiendo de nuevo y en dos ocasiones que la hora permanece en secreto: Velad y orad, porque no sabréis cuándo vendrá la hora.
 

Es como el hombre que, como se nos ha relatado en el Evangelio de este domingo, yendo lejos, dejó su casa y dio facultades a los siervos y a cada uno su obra y al portero mandó que velase. Solo se nombra aquí al portero, porque su oficio propio es velar a fin de abrir pronto, sin hacer esperar al Señor. Pero en la aplicación de la parábola, la orden de velar es dada a todos. Velad, pues, porque no sabéis cuándo el señor de la casa vendrá, si a la tarde, o a la medianoche, o al canto del gallo, última dilación posible, cuando los criados pueden cerciorarse de que el Señor ha recibido hospitalidad en otra parte y que ya no vendrá en aquella noche.

Estas expresivas palabras, que son ciertamente de Jesús, dicen de una manera imaginaria, pero clara, que el Hijo del hombre tal vez tardará mucho en venir[1].

No podemos vivir de un recuerdo, vivimos en la espera de una realidad. Rememoramos lo que fue y es un hecho: el nacimiento histórico de Cristo, la primera Navidad con la venida de Jesús al mundo por el parto virginal de María Santísima y la realidad diaria de que el Señor Jesús vive entre nosotros.

La Palabra de Cristo para este domingo es la vigilancia: Velad.  Cada uno de nosotros, al iniciar este tiempo, debemos preguntarnos sobre nuestra vida cristiana. Después de haber recibido todos los días, o al menos todos los domingos, -con la frecuencia que nos sea posible- a Jesucristo, tenemos que preguntarnos cómo hemos cambiado a lo largo de este año. En mi camino de santidad, ¿cómo he crecido en mi encuentro con Jesús? Pasan los días, se nos pasa la vida y el Señor Jesús sigue repitiendo esta misma palabra: Velad.

Pidamos a la Virgen Santísima, en el marco de la Novena de la Inmaculada, que acabamos de comenzar, saber ser humildes, tener la actitud de estar a la puerta esperando, con anhelo de recibir al Señor, para abrirle en cuanto llame. Él nos dará un abrazo de amor y nos hará pasar a su casa, para celebrar unidos nuestra salvación.
 
PINCELADA MARTIRIAL
Esta noche fue ejecutado el obispo mártir de Barcelona, Doctor Manuel Irurita Almandoz. Mañana, a las doce del mediodía, en la Catedral de la Ciudad Condal se celebrará una misa funeral por el Siervo de Dios. El 27 de noviembre de 1933 se había dirigido a sus fieles para preparar el tiempo del Adviento. Centró la primera parte de la Carta Pastoral[2] en el tema del santo temor de Dios.
 

Montcada del Obispo obra de Fernando Gómez Catón

La Iglesia, nuestra Madre, quiere que nos dispongamos debidamente a la digna y provechosa celebración de los misterios de la Navidad, avivando en nuestro espíritu el santo temor de Dios por medio de la meditación de las verdades eternas, especialmente del Juicio Universal.

Celebraremos con fruto los misterios de la Navidad, si procuramos que Jesús nazca místicamente en nuestras almas, saliendo del tristísimo estado del pecado, adelantando en el conocimiento y amor del recién nacido, en la imitación de sus virtudes, de sus ejemplos de santidad, que nos da desde la cuna de Belén.

Y para eso, es muy buena y necesaria disposición el santo temor de Dios. Porque este temor es el principio y fundamento de la sabiduría y del amor: es la madre y custodia de las virtudes; nos libra del pecado y nos fortalece para no sucumbir en la hora de la tentación; es necesario para conseguir la salvación eterna, según aquellas palabras con que nos exhorta el Apóstol: con temor y temblor procurad vuestra salvación (Fil 2, 12).

Bienaventurado el hombre que teme al Señor y que toda su afición la pone en cumplir sus mandatos, dice el Salmista. Y ponderando su ventura, prosigue: poderosa será sobre la tierra la descendencia suya: será la generación de los justos. Gloria y riqueza habrá en su casa, y su justicia durará eternamente (Sal 140, 1-3).

Cuán precioso don y cuán necesario es el temor de Dios. Necesario particularmente para las prácticas de las virtudes difíciles, para el cumplimiento de los deberes arduos. Él sostuvo firmes a los Mártires en sus tormentos, a las Vírgenes en sus tentaciones, a los Confesores en sus penitencias y luchas de espíritu. Él es el que forma a los hombres de carácter austero y fieles en el cumplimiento del deber, despreciadores de los temores vanos, de los respetos humanos, del “qué dirán”.

Teme a Dios y guarda sus mandamientos -se nos dice en el Eclesiastés (12, 13)- porque esto es el todo del hombre. Y el Señor, en su Evangelio (Mt 10. 28): No temáis a los que matan el cuerpo y no pueden matar el alma: temed antes al que puede arrojar alma y cuerpo en el infierno.

Pues ahora, para fomentar en nuestro espíritu el santo temor de Dios, recojámonos dentro de nosotros mismos, en estos días de Adviento, apartándonos del bullicio del mundo y de sus diversiones, meditemos las verdades eternas, especialmente aquella temerosa del juicio universal; y pidamos al Señor con el Salmista (118, 120) que traspase nuestras carnes con su temor, para servirle con mayor fidelidad y perseverar en su amor.
 

[1] Joseph M. LAGRANGE, Vida de Jesucristo según el Evangelio, pág. 431 (Madrid, 1999).
[2] Manuel IRURITA ALMANDOZ, Documentos pastorales, págs. 204-205 (Barcelona, 1941).
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ENERO 2018

Los mártires paúles de La Milagrosa

Don Marcelo: hace 100 años

Maestro, ¿dónde habitas?, por Don Marcelo

Don Marcelo y Barcelona (2)

Don Marcelo y Barcelona (1)

Don Marcelo y COPE Astorga

Don Marcelo: 23 de enero de 1972

El Bautismo del Señor por Don Marcelo

Epifanía del Señor ante los Magos

Don Marcelo: un lema, un Amigo y un modelo

La belleza de la Misa por Don Marcelo
DICIEMBRE 2017

María, Madre de Dios (B) y pincelada martirial

La Sagrada Familia (B) y pincelada martirial

"La cambo me fai mau…"

La Natividad del Señor

4º Domingo de Adviento (B) y pincelada martirial

Francisco, el Papa de los 944 mártires

Los 55 Beatos del Valle de los Caídos

3er Domingo de Adviento (B) y pincelada martirial

Roma, 1995. San Juan Pablo II (6)

Roma, 1993. San Juan Pablo II (5)

El médico mártir de Malagón

2º Domingo de Adviento (B) y pincelada martirial

España, tierra de María

Roma, 1992. San Juan Pablo II (4)

1er Domingo de Adviento (B) y pincelada martirial

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2017 (15 artículos)

OCTUBRE 2017 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS