Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

1936. Memorias de un salesiano (7)

Victor in vínculis

1 octubre 2016

4. CAMINO DE LA CÁRCEL DE PORLIER
 
Nos sirvieron la cena, que apenas probamos a pesar de que parecía sabrosa. No estaba nuestro ánimo para regalos.
 
Nos juntamos para pasar la noche, que no presagiaba nada bueno, como así sucedió. A las cuatro de la mañana, despiertos y vigilantes, escuchamos las voces alteradas de los guardianes, en un cuarto inmediato, que debería ser el de Guardia.
 
Leían en voz alta los nombres de los que iban a salir, en una primera expedición. Por fortuna no sonaron los nuestros. ¿Adónde los llevaban?  ¿A la cárcel o a ser fusilados? Entre los presos corrían todas las versiones. A las cinco salió otro grupo, del que formó parte nuestro hermano Anastasio Garzón. Antes de despedirnos le invité a confesarse. Me aseguró que creía estar a bien con Dios. Le llegó el turno al grupo del que formamos parte, a las 6 horas de la mañana, por cierto destemplada y fría.
 
Éramos unos treinta. Nos metieron en un coche celular. Nos pasearon por la ciudad, deteniéndose nuestra ambulante cárcel varias veces para dejar a unos y meter a otros. No nos veíamos ni nos conocíamos. Parecíamos carne llevada al matadero. Al fin amanecimos ante la fachada de un gran edificio, el colegio de los Padres Escolapios, de la calle Porlier convertido en cárcel.

 

 
Unos milicianos, con aire de dormidos y medio borrachos, nos recibieron con mirada y actitud hostiles. Nos apuntaban con sus fusiles. Uno del grupo, decidido y enérgico, se adelantó a uno de ellos diciéndole:
 
-Baja ese fusil y no hagas disparates. Se engalló el interpelado e hizo ademán de disparar. Un oficial de prisiones, que adivinó la tragedia, zanjó rápido la cuestión. Respiramos.
 
Formados en fila de uno, procedieron a cachearnos. Pepe Villalva, llevaba unos billetes y yo alguna plata. Hábilmente mi compañero escondió el papel en un zapato. En la prisión habría de servirnos de provecho.
 
PRIMER DIA DE CÁRCEL, EN AYUNAS.
 
Nuestro Colegio-Cárcel o Cárcel-Colegio, que aún existe, es un edificio de hermosa planta y de moderna construcción. Cuenta con sótano y cuatro pisos amplios, de muchos ventanales, espaciosas galerías y cómodas aulas, en las que naturalmente faltaba el mobiliario, pues se habían convertido en “celdas” para los presos. Cuando ingresamos había una población penal de tres o cuatro mil personas que pronto había sobrepasado a los seis mil.
 
Se nos colocó provisionalmente en el sótano, mientras se nos clasificaba. Para los “rojos”, eran cuatro las categorías de los detenidos, atendiendo a su peligrosidad: militares, falangistas, sacerdotes o religiosos, y los “indocumentados”.
 

 
En nuestro grupo los había, como supimos después, de las cuatro clases. Nos colocamos como pudimos en las habitaciones del sótano, a excepción de algunas en las que  había ciertos presos “incomunicados”. Nos prohibieron hablar con ellos, así como salir de la celda, de no ser llamados. Nos tuvieron a dieta todo el día, pero no echamos de menos la comida, dado nuestro estado de ánimo, tensionado como estaba por las fuertes y opuestas emociones, vividas en las últimas veinticuatro horas.
 
Y llegó la noche. La oscuridad, el silencio, y aquella triste soledad, eran un incentivo, junto con el cansancio, para el retiro, la reflexión y sobre todo, para orar.
 
Y rezamos mientras las lágrimas brotaban abundantes, suaves, sin esfuerzo, desahogando nuestro corazón oprimido y descargando nuestros nervios. ¡Qué dulce y resignado llorar! A través de nuestro llanto en tensión, nos parecía ver la mirada amorosa de Dios, como sonriéndonos.
 
Sentíamos presente y palpable la compañía de nuestra Virgen, de nuestros santos como si el cielo hubiese bajado hasta nuestra pobre y fría celda. En verdad que nunca recé con tanto fervor, con tanto gusto, con tanta fe y confianza como aquella mi primera noche de cárcel.
 
Adormilados por las emociones del día, acurrucados en un rincón, para defendernos del frío, soñando quizá con los nuestros y con la libertad, nos despertó a la realidad, el estallido, al principio seco y aislado, de las balas, que fue creciendo hasta hacerse ensordecedor. Silbaban con horrísono estruendo, en la quietud de la noche y rebotaban en las paredes del corredor.
 
-¿Qué pasa? ¿Qué sucede? Nos preguntábamos angustiosos. Creíamos lo peor. El asalto a la cárcel, para acabar con nuestras vidas. Vimos cómo estallaban algunas bombillas.
 
El pánico cundió entre los presos que no encontrábamos sitio donde escondernos. Fueron momentos de angustia. Por suerte el tiroteo fue apagándose y todo volvió al silencio. Latía apresuradamente nuestro corazón. Serenados al fin pudimos rezar y dar gracias a Dios.
 
Más tarde supimos  que los soldados de un cuartel vecino, se habían entretenido, jugando con la muerte, en hacer puntería con las lámparas del sótano.

TERCERA PLANTA.  EMOCIÓN DE UN ENCUENTRO
 
El día 8 de septiembre, sobre las diez de la mañana, nuestro grupo, en número de treinta, abandonó los sótanos para subir al tercer piso y empezar la vida de prisión que había de durar siete meses, hasta la liberación por sentencia.
 
Al trasponer la puerta de la verja de hierro, salieron los reclusos a darnos la mal-venida, con caras de compasión y de lástima.
 
En una fila, alineados había unos hombres que iban, según dijeron, a reconocimiento médico. Entre ellos, como un preso vulgar, encontramos al gran cooperador salesiano, judío, alemán y millonario, don Fernando Bauer, que tantas vocaciones sacerdotales amparó y protegió, con su dinero. Entre ellas, la mía. Apenas pudimos hablar: su mirada serena, y su dulce sonrisa me dijeron bastante. No le volví a ver. Supe después que por su condición de extranjero, lo pusieron en libertad.
 
Las aulas, convertidas en celdas, estaban repletas de hombres. Nuestro grupo, recién llegado, buscó la manera de acomodarse en la galería, lugar de paseo y expansión, durante el día, y dormitorio obligatorio, para los que carecíamos de sitio más recogido, durante la noche. Una semana larga pasamos las interminables horas nocturnas, en el santo suelo, durmiendo, menos mal, en el piso de madera, sin colchón, sin mantas y vestidos de calle, como entramos…
 
El que dijo que la madera es sana, higiénica y blanda para dormir, se ve que no ha estado en una cárcel… De mí sé decir que no logré, en los ocho días, acostumbrarme a ella y que, después de muchas vueltas para acomodar el cuerpo, me levantaba roto y deshecho, por la mañana.
 
¡Qué terrible despertar el de una cárcel! El paréntesis de la noche se prestaba a toda clase de sueños. Recuerdo que a través de la ventana, se filtraba la luz de la luna y se veían en el cielo azul y limpio de  la noche parpadeantes las estrellas, que nos hacían guiños y nos daban envidia, porque estaban altas y limpias, alejadas de los odios, de los hombres, señalándonos con su luz, el camino de la libertad.
 
La realidad se encargaba de deshacer nuestros sueños. Ellas, inmóviles, brillantes, como si sonriesen, nos invitaban a la esperanza. Ellas verían, conmovidas, nuestras esperanzas y lágrimas, hasta oirían el murmullo suave y quedo de nuestras plegarias, y se las presentarían a nuestro Dios. En Él confiábamos. ¡Qué bien se reza en una cárcel!
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

La Catedral del Mar, 1936 (2)

La Catedral del Mar, 1936 (1)

El Cardenal de los Mártires de Barbastro

Pentecostés (B) y pincelada martirial

Madrid, 2003. San Juan Pablo II (12)

San Juan Pablo II en el NO-DO

La Ascensión (B) y pincelada martirial

Desde Polonia (1)

Roma, 2001. San Juan Pablo II (11)

VI Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

La masacre de Paracuellos

Esparza y el Valle de los Caídos
ABRIL 2018

Esparza nos explica las matanzas de Paracuellos

V Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

Esparza nos explica las checas

Esparza nos explica la quema de conventos de 1931

Imitar a San Jorge

Cristo, Pastor bueno, por Don Marcelo

Jorge Loring (+1936)

San Ramón Nonato, 1936

III Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

Vidal i Barraquer (1858-2018)

@dar_la_vida

Román Saiz de Requena (y 2)

Don León Chicote Pozo, descanse en paz

Román Saiz de Requena (1)

Domingo de la Divina Misericordia y pincelada martirial

Roma, 1999. San Juan Pablo II (10)

My God, what a morning!

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (16 artículos)

FEBRERO 2018 (15 artículos)

ENERO 2018 (16 artículos)

DICIEMBRE 2017 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (16 artículos)

OCTUBRE 2017 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS