Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
¿Vivir la pobreza del necesitado lo ayuda?

¿Vivir la pobreza del necesitado lo ayuda?

Duc in altum!

19 junio 2017

TAGS Superación

La fe tiene implicaciones prácticas. De ahí que contemos con el aporte –tan significativo como actual- de la Doctrina Social de la Iglesia. Un planteamiento realista pero, a veces, paradójicamente aplicado sin considerar la realidad. Parece un juego de palabras sin ton ni son, pero significa: tener la sincera intención de ayudar a los que más lo necesitan sin ayudarlos en absoluto por falta de claridad en lo que se pretende. Por ejemplo, cuando escuchamos decir que “vendiendo el Vaticano, acabaríamos con el hambre en el mundo”. La frase no solo encaja perfectamente en la definición propia de la demagogia, sino que además choca con las reglas básicas del ámbito económico y fiscal, pues la raíz del hambre no puede reducirse a la circulación de efectivo, pues los recursos, fuera de una inversión organizada, se pierden. Por eso el Vaticano, particularmente a través de sus exposiciones dentro de los museos, lejos de ser un problema, constituye una fuente ética de recursos que sí ayudan a combatir la pobreza, pues sirven de sustento a un número importante de obras de asistencia social en el mundo, cosa que, en el hipotético caso de que pudiera enajenarse, traería consigo el abandono de muchos sectores vulnerables.

Pero, volvamos al título, “¿Vivir la pobreza del necesitado lo ayuda?”; es decir, ¿sirve que si no tienen techo yo voluntariamente me quede sin él? Sin duda, sería un gesto solidario, pero en lugar de transformar el contexto, equivaldría a un acto valiente, aunque sin visión a largo plazo. Es verdad que cuando se asume un campo pastoral en la periferia, hay que asumir incomodidades porque se comparte una misma realidad, generando empatía, pero ¿eso es profético? La profecía sería que si tenemos techo, ellos también lo tengan. De modo que podemos hablar mucho de los pobres, incluso vivir bajo su misma situación, reflejarlo hasta en la manera de vestir, pero si no buscamos transformar, ofreciendo educación, bolsas de trabajo, atención personalizada, todo quedara en buenos deseos. Debemos dar el salto de mantener la pobreza a transformarla y, aunque supone compartir sus premuras, no es lo principal.  Si estoy lesionado de una pierna, no esperaría que alguien sano deseara pasar por lo mismo, sino que me ayudara con una muleta. De modo que los que sufren la exclusión, no esperan que nos volvamos excluidos voluntarios, que engrosemos sus filas, sino que seamos puente ¡para incluirlos! Y, desde ahí, ayudarlos a salir, a liberarse, pero no desde las lecturas ideológicas, como las del marxismo trasnochado, sino a partir del Evangelio que, en su dimensión sacerdotal, habla de vínculos, de conectar, en vez de aislar aún más a ricos y pobres.

También sería un error que todos nos fuéramos a las periferias geográficos porque, nos guste o no, las decisiones, a menudo injustas, se toman en el centro. Esto no significa que el contexto cosmopolita sea inmoral o malo, sino que para ayudar a los más necesitados una porción de la Iglesia debe permanecer en las zonas urbanas, trabajando pastoralmente con los dirigentes de empresa. Pongamos un ejemplo histórico para ahondar en el punto. Fr. Bartolomé de las Casas O.P. (1474-1566), trabajó en la periferia de las comunidades indígenas más golpeadas; sin embargo, cuando dio el paso de hacer algo, de denunciar y traer el cambio a favor de los excluidos, no se quedó en la periferia, sino que tomó sus cosas y abogó ante la casa real. Fue a la instancia de decisión. Creó un puente de humanismo cristiano. Muchas veces, es necesario ir hacia la parte desarrollada, no por obsesionarse con el poder, sino para conseguir avanzar en materia de atención a los sectores vulnerables.

En conclusión, el trabajo en favor de los que menos tienen, siguiendo la Doctrina Social de la Iglesia, debe ser realista y no en plan superficial, tan idealista que se pierda en la abstracción o los imposibles. Está siempre la ayuda de Dios, pero también entra en juego la responsabilidad humana en actuar de la mejor manera posible.
-----------------------------------------------------------------------------------
Link del audio-conferencia: "Retos de la Pastoral Juvenil":
https://mx.ivoox.com/es/retos-pastoral-juvenil-audios-mp3_rf_19069610_1.html
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Carlos J. Díaz Rodríguez
Carlos J. Díaz Rodríguez, joven laico, comprometido con la causa de la nueva evangelización, a partir de la presencia en el ciberespacio. Nació el 28 de octubre de 1989, en la Ciudad y Puerto de Veracruz, México. Del año 2008 al 2010 fue coordinador general del Movimiento Vocacional Espíritu y Vida, el cual, a su vez, se encuentra presente en México y Costa Rica. Como parte de sus intereses, además del diálogo entre la fe y la razón, se encuentra el estudio del derecho, poniéndole un acento especial al aspecto notarial del mismo. Ha tenido la oportunidad de organizar y participar en algunos foros y encuentros juveniles de inspiración cristiana.

Carlos J. Díaz Rodríguez, cdiazr1989@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Duc in altum!, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JUNIO 2017

La universidad católica, debe ser católica.

¿Vivir la pobreza del necesitado lo ayuda?

La cuestión -compleja- de los fundadores

El mayor acierto de San Alberto Magno O.P.

Espíritu Santo: Persona y no energía
MAYO 2017

Creemos, gracias al Espíritu Santo

De esos "destierros" que Dios permite

Tres pastores y una lógica desmantelada

La Iglesia como «espacio serio» (que no rígido)

Ver posts de otros meses

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (5 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (3 artículos)

JUNIO 2016 (8 artículos)

MAYO 2016 (6 artículos)

ABRIL 2016 (6 artículos)

MARZO 2016 (9 artículos)

FEBRERO 2016 (6 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (8 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (7 artículos)

JUNIO 2015 (8 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (12 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (12 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (10 artículos)

AGOSTO 2014 (7 artículos)

JULIO 2014 (8 artículos)

JUNIO 2014 (13 artículos)

MAYO 2014 (13 artículos)

ABRIL 2014 (12 artículos)

MARZO 2014 (10 artículos)

FEBRERO 2014 (12 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (8 artículos)

OCTUBRE 2013 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (7 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (9 artículos)

MAYO 2013 (8 artículos)

ABRIL 2013 (7 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (10 artículos)

DICIEMBRE 2012 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (7 artículos)

OCTUBRE 2012 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (9 artículos)

AGOSTO 2012 (6 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (8 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (8 artículos)

MARZO 2012 (6 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (8 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (7 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (7 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS