Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¿De verdad deseamos a los pobres feliz Navidad?

Un obispo opina

17 diciembre 2016


Me lo pregunto en serio, y me lo pregunto al ver hechos que me llaman la atención; entre ellos, el deseo generalizado de que no haya niños sin juguetes en Navidad, o sin golosinas, o sin besos de felicitación etc. Esto es muy positivo porque nos invita a todos a compartir, palabra ésta que hasta los niños entienden muy bien.
Los problemas de las familias carenciadas no se solucionan en cuatro días, pero cuando la caridad es creativa se podría paliar el sufrimiento de los pobres.
Cierto es que las instituciones de la Iglesia se están esforzando siempre en paliar tanta pobreza con limosnas, regalos, comedores… sobre todo, con gente con muchas horas de servicio en Parroquias, Cáritas, Manos Unidas, entidades y agrupaciones apostólicas… También los ayuntamientos podrían poner algo más de atención a las personas con carencias, aunque las calles no estuvieran tan vistosas.
Pienso que no pasaría nada si todos los que, por gracia de Dios, en cierta medida, tenemos el pan seguro nos comprometiéramos a ofrecer, como mínimo, alguna comida o cena para los necesitados. Si nuestra generosidad no es tanta como para sentarlos a nuestra mesa, al menos, que puedan comer donde se cobijen. ¿No sería bonito, que entre todos los habitantes del pueblo, se consiguiese que todos tuvieran, al menos en Navidad, comida y cobijo dignos?  Parece como que no hemos aprendido u olvidamos que es a Jesús a quien acogemos, o dejamos de acoger.
Me llegaba en estos días, este escrito de una de las personas más discutidoras conmigo. Lo ofrezco por si creen que es también una forma válida de preparar e intentar vivir una santa Navidad.
De tantos mensajes colectivos que me llegan por whatsApp, algunos merecen ser recordados, aunque otros muchos vayan directamente a la papelera, pues por carecer de contenido no merecen nuestro tiempo. Algunas veces respondo a esos que dicen ser del Papa Francisco, sin que él nunca haya mencionado tales mensajes ni de esa forma, para decir que son falsos.
Uno de esos mensajes lo he rebobinado mentalmente para dar la mejor respuesta a la pregunta que formula: Con quién te gustaría cenar. 
En principio, cenar, cenar… , con nadie en concreto. Todos somos especiales. Cenaría con cualquier persona acogedora, ya fuese familiar o amiga de muchos años o recién conocida.
Después de pensarlo, pues sí, hay alguien muy especial con quien me encantaría cenar y estar ¡siempre! Elegiría para cenar a la mejor persona, la más bella, la más dulce, la más humilde, la más, más… Sin dudarlo, elegiría a María, mi madre del cielo.  ¡¡Tengo tanta necesidad de Ella!!
Y me gustaría tanto, que he decidido tener con Ella esa cena que recrea y enamora. Para atenderme a mí, como a cada uno de sus hijos, siempre tiene la agenda libre. Ella no tiene menos ganas que yo de que pasemos unas horas a solas. Como madre, ve tantas cosas que restaurar, que rectificar en mí, que está deseando entrar de veras en mi vida y poner en orden tanto caos, impropio de quien se dice su hijo.
La dulce Madre, toda limpia y pura, no necesita prepararse para una cita. Siempre está a punto. Soy yo quien necesito un mínimo de orden para presentarme a tratar con Ella.  Como tantas veces, me hablará con su silencio, con su mirada comprensiva y compasiva, me consolará y me corregirá; me mostrará sus deseos. Y hasta podré oír su susurro cuando haya de animarme a tomar decisiones que no veo claras.
Por su parte tengo toda la seguridad de que será un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera, manjares enjundiosos, vinos generosos.  Sí, porque su santidad, las virtudes de María son eso y mucho, muchísimo más. Si ha sido capaz de complacer a su Creador, qué no hará con sus hijos.
No quiero privarme de esta cena con la Madre. También tendrá que ayudarme a participar y vivir cada día con más fe y amor en la más importante, que es la Cena del Cordero
.

Pues, ahí queda. Que cada cual veamos qué nos dice el corazón y cómo debemos estar ante Jesús en esta Navidad, que a todos deseo llena de paz y amor.
José Gea
 
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Pablo Potos Borrego
07/02/2017
¡Grande Monseñor Gea!.


Por favor, siga escribiendo allí donde esté
Pro Garabandal
17/12/2016
Ella nunca falla.
La verdad es que la pensamos distante, alejándose, cuando es evidente a veces lo contrario. Humildemente creo que con sólo reflexionar un poco, aceptando los hechos como lo que son para quienes jamás se cuestionarían su fe: Causalidades y no lo contrario.
Cosas cotidianas suceden que,serían suficientes para evidenciar que a nuestro alrededor, a diario, cumplen precisamente con lo que decimos no se evidencia. Seguro que necesitándola, sencilla y sutilmente Ella se ha acercado ya a Ud.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
José Gea Escolano
Don José Gea Escolano nació en Real de Gandía (Valencia), el 13 de junio de 1929. Fue ordenado sacerdote en 1953, y consagrado obispo en 1971. Ha sido obispo auxiliar de Valencia, obispo de Ibiza de 1976 a 1987, y, posteriormente, Obispo de Mondoñedo-Ferrol. En 2005, ya jubilado, se fue a vivir a Perú como misionero, donde colabora con el Obispo de Carabayllo (Norte de Lima) y en la parroquia de Sta. María de la Providencia, donde suele confesar una media de seis horas todos los domingos, aparte de unas horas cada día.

José Gea Escolano, es autor, editor y responsable del Blog Un obispo opina, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (3 artículos)

JULIO 2016 (3 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (5 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (5 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (6 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (5 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (7 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (6 artículos)

FEBRERO 2012 (8 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (6 artículos)

JULIO 2011 (9 artículos)

JUNIO 2011 (7 artículos)

MAYO 2011 (8 artículos)

ABRIL 2011 (5 artículos)

MARZO 2011 (10 artículos)

FEBRERO 2011 (7 artículos)

ENERO 2011 (7 artículos)

DICIEMBRE 2010 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (9 artículos)

OCTUBRE 2010 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (1 artículos)

JUNIO 2010 (2 artículos)

MAYO 2010 (7 artículos)

ABRIL 2010 (3 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (6 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS