Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Velar el Misterio o mostrarlo por el testimonio

Corazón Eucarístico de Jesús

18 mayo 2017

Por el bautismo y agraciados por la Confirmación, cada cristiano es un testigo de Jesucristo, siendo su vida cristiana cotidiana un modo de mostrarse el mismo Señor a los hombres. 
 
 
De la manera honda y veraz de vivir cristianamente dependerá que los otros nos puedan percibir como un signo claro de Cristo para sus vidas, como una mediación -no un término absoluto ni una meta- para que el encuentro con Cristo se verifique de nuevo, hoy, aquí y ahora. La vida cristiana deviene una mediación de Cristo para los hombres, no para que los demás se detengan en nosotros y nos admiren, para que se aten afectivamente a nosotros, sino para que señalemos con el dedo, como el Bautista, y poder decir: "Éste es el Cordero de Dios".
 
Pero, para eso, la vida debe convertirse en un signo claro de Cristo para todos y no velarlo, ocultarlo, disimularlo o disfrazarlo: pecados, ideologías, corazón duro, o esa actitud vital apagada con la que parece que, en el fondo, no creemos que Cristo esté, nos ame y nos haya redimido y sólo somos personas escrupulosamente cumplidoras de unas obligaciones y cultos religiosos.
 
Signos claros de Cristo, mediaciones de su Presencia para los demás: así hacemos una gran aportación al otro, lo mejor que podemos darle, al mismo tiempo que permitimos que la Iglesia sea un sacramento claro, eficaz para los hombres en lugar de convertirla en piedra de escándalo.
 
¿Cómo es todo esto y adónde nos conduce?
 
 
 
"El interrogante que, desde un punto de vista lógico, nos metería por un camino errado es el siguiente: ¿cómo juzgar a la Iglesia, induciendo mi juicio a partir del comportamiento de los hombres?
 
Cualquier juicio que se haga sobre la Iglesia inducido a partir del comportamiento de los hombres, sean éstos quienes sean, se está emitiendo sobre la base de unas premisas erróneas.
 
La Iglesia dice de sí misma: Yo soy una realidad compuesta de hombres que porta consigo algo excepcional, sobrenatural, que vehicula lo divino, la Divinidad que salva al mundo. Si la Iglesia se define a sí misma de este modo, y así lo ha hecho desde sus comienzos, entonces no se puede juzgar su valor profundo haciendo una lista de los delitos y las carencias de los hombres que forman parte de ella. Al contrario, si en la definición de la Iglesia entra lo humano como vehículo elegido por lo divino para manifestarse, en tal definición entran potencialmente también estos delitos. Esto no significa que deban ser aceptados con resignación. Lo que quiero decir, en este contexto, es que la ignorancia y las faltas no constituyen materia de juicio acerca de la verdad de la Iglesia.
 
Desde el punto de vista de la actitud moral, el deber de la persona frente a los defectos de los hombres de la Iglesia no es retraerse a causa de la propia debilidad (como diciendo: "Si, puede que el cristianismo sea una buena cosa, pero yo no soy capaz"), ni por el escándalo de los demás, sino que consiste en intervenir mediante su esfuerzo para reducir con el empeño más intenso sus propios defectos y para limitar con su sabiduría y bondad los defectos de los demás.
 
Desde la perspectiva de una postura intelectualmente adecuada, tenemos que preguntarnos primero qué es lo que quiere la Iglesia verdaderamente ser, para después verificar si esta pretensión tiene fundamento o no.
 
Por eso, la conocida frase de Nietzsche, con la que él declaraba a sus hipotéticos interlocutores cristianos que estaría más dispuesto a creer en su salvador "si tuvieran más cara de salvados", es ciertamente muy comprensible desde el punto de vista psicológico. Y además debería recordar a los cristianos su deber de dar testimonio. Sin embargo, desde el punto de vista lógico, objetivo y crítico, no respeta el itinerario que exige un juicio fundamentado, y, desde el punto de vista moral, se muestra como una actitud que no se ocupa de afrontar verdaderamente el problema. Y el problema que plantea la Iglesia en el mundo es demasiado serio como para que nos podamos encasillar de antemano en posturas de partida equívocas" (Giussani, L, Por qué la Iglesia, Tomo 2, El signo eficaz de lo divino en la historia, vol. 3, Encuentro, Madrid 1993, pp. 30-31).
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares y religiosas e impartido diversos cursillos de formación litúrgica; asimismo ha publicado artículos en distintas as revistas y colaborado en radio y TV locales.Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de la Trinidad de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez" y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2017

¿Profetas y santos? (I)

Velar el Misterio o mostrarlo por el testimonio

Perspectivas cristianas del dolor

Golpes de pecho... participar en la liturgia

Sobre la Iglesia (III)
ABRIL 2017

Incidencia social de la evangelización

Blasfemia contra el Espíritu, variaciones del demonio

La belleza de la santidad (Palabras sobre la santidad -XX)

El paralítico curado y otros

El humanismo de los santos (Palabras sobre la santidad -XVIII)

Contemplación de Jesús evangelizador (y III)

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (6 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (8 artículos)

OCTUBRE 2016 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (7 artículos)

ABRIL 2016 (8 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (11 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (10 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (10 artículos)

JUNIO 2015 (9 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (11 artículos)

DICIEMBRE 2014 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (11 artículos)

OCTUBRE 2014 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (11 artículos)

AGOSTO 2014 (11 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (10 artículos)

MAYO 2014 (11 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS