Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Domingo, 26 de marzo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / España

«A veces, no sabemos qué argumentar a los que nos confiesan que la Misa no les dice nada»

ReL

20 febrero 2017

«A veces, no sabemos qué argumentar a los que nos confiesan que la Misa no les dice nada»
La misa no tiene por qué ser divertida... pero tampoco es necesario que sea aburrida
España tiene muchos millones de personas que en las encuestas se declaran católicas (pudiendo declararse ateas o agnósticas) pero no van a misa nunca o casi nunca. De hecho, ese es el perfil religioso mayoritario de los españoles.

La cifra resumida es así: 7 de cada diez españoles se define a sí mismo como católico, pero seis de cada diez de esos católicos no va nunca a la iglesia. 

Más detallado, así respondían los encuestados por el CIS en febrero de 2016:

Cómo se define Ud. en materia religiosa: católico/a, creyente de otra religión, no creyente o ateo/a? [2.478 entrevistados]
- Católico/a 70,2%
- Creyente de otra religión 2,1%
- No creyente 15,6%
- Ateo/a 9,6%
- No contesta 2,5%
 
A los creyentes: ¿Con qué frecuencia asiste Ud. a misa u otros oficios religiosos, sin contar las ocasiones relacionadas con ceremonias de tipo social, por ejemplo, bodas, comuniones o funerales? [1.793 entrevistados]
- Casi nunca 59,5%
- Varias veces al año 13,2%
- Alguna vez al mes 10,1%
- Casi todos los domingos y festivos 14,2%
- Varias veces a la semana 2,2%
- No contesta 0,9
 
Sumando los que van varias veces por semana, los que van varias veces al mes, y los que acuden casi cada semana, se llega a algo más de un 26% de católicos que son "practicantes". Un 74% sería poco o nada practicante. 

A ese 74% se ha dirigido el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, en su última carta dominical. 

"No sabemos qué argumentar"
En ese texto el arzobispo admite: "A veces, no sabemos qué argumentar a los que confiesan 'la Misa no me dice nada', o 'voy cuando me apetece'". 

"No basta decir, y hay que hacerlo, 'la Misa de los domingos es obligatoria bajo pena de pecado mortal'; tampoco vale afirmar “da igual, los que van a Misa muchas veces son peores que lo demás”, porque eso es falso y falaz." 

El arzobispo señala que buena parte de la culpa la tienen los padres que dan mal ejemplo a sus hijos: los apuntan a catequesis de Primera Comunión, pero ellos no van a misa el domingo. También lamenta "si el mal ejemplo viene de maestros cristianos y catequistas, y de sacerdotes que no resaltan constante y suficientemente la riqueza del Santo Sacrificio".

El arzobispo alaba a continuación la hermosura de la Misa en su carta, aunque no incluye más propuestas para lograr que los cristianos no practicantes den el paso de ir a misa. 

Reproducimos a continuación el texto del arzobispo de Toledo.


  El arzobispo Braulio Rodríguez en la misa de Pascua en Toledo 

Para los cristianos que no van a Misa los domingos
por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo

El Obispo escribe a sus fieles con frecuencia; lo hace de modo general; en ocasiones me dirijo a los niños, a los padres, a los mayores o a los enfermos; también a los jóvenes como grupo específico, o a los fieles laicos. 

Hoy quiero hacerlo a los cristianos que no van a Misa el día del Señor. No es un grupo definido, pero son muchos, sobre todo jóvenes, los que cada domingo no se reúnen con los demás cristianos para celebrar la memoria de Jesucristo, su muerte redentora y la gloria de su resurrección, que es la esperanza de nuestra salvación.

¿Cómo definir esta manera de actuar? Al menos, como chocante, porque desde las primeras comunidades cristianas lo que definía a los seguidores de Cristo era que “perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan (esto es, la Eucaristía) y en las oraciones” (Hechos de los Apóstoles 2, 42). 

Sin el domingo y la celebración de la Misa en él algo va mal en la vida de esos cristianos, que han querido ser bautizados, celebraron la Confirmación y en una celebración de la Eucaristía recibieron a Jesús por primera vez. 

De modo que, cuando algunos jóvenes y no jóvenes, que son religiosos y van a Misa, son tachados en esta sociedad “cristiana” casi de estar mal de la cabeza. 

Se puede creer en los astros, en los adivinos, en la magia blanca o negra, se puede no faltar al “rollo” del viernes o del sábado, pero creer en Jesucristo levanta sospechas. La superstición está mejor vista que la verdadera religión. Es duro, pero es verdad.

¿Qué pensar de este fenómeno que acontece en tantos cristianos? No basta decir, y hay que hacerlo, “la Misa de los domingos es obligatoria bajo pena de pecado mortal”; tampoco vale afirmar “da igual, los que van a Misa muchas veces son peores que lo demás”, porque eso es falso y falaz. Pero realmente en ocasiones no sabemos qué argumentar a los que confiesan “la Misa no me dice nada”, o “voy cuando me apetece”. 

No. Por ahí no vamos a ninguna parte: ni funcionan los mecanismos de la mera imposición, ni los de castigos o del temor.

¡Cómo me gustaría despertar en los cristianos, sobre todo en los jóvenes, una estima y valoración personal de la Eucaristía dominical como una necesidad para la propia vida! Esa es la cuestión. 

Y lo primero y principal es desarrollar conscientemente en sacerdotes, educadores cristianos, padres y madres de familia una valoración mucho más positiva de la riqueza inestimable de la Misa dominical. 

El mal ejemplo de padres, que quieren que sus hijos hagan la primera comunión y no van nunca a Misa ni enseñan a sus hijos a esa celebración, es nefasto. Y es hipócrita. Lo mismo si el mal ejemplo viene de maestros cristianos y catequistas, y de sacerdotes que no resaltan constante y suficientemente la riqueza del Santo Sacrificio.

Junto a eso, necesitamos fundamentar la presentación de lo que es realmente la Eucaristía que nos dejó el Señor, para que sean personalmente asimiladas.

La Eucaristía es la celebración/conmemoración, y por eso actualización del ofrecimiento de Cristo en la Cruz, acto supremo de adoración a Dios, el mayor gesto de fraternidad y justicia de la historia de los hombres. 

Y es el acto de Presencia de Cristo con los suyos que, resucitando, vence a la muerte y el pecado y nos abre el camino a la vida plena, eterna, interminable. Y eso sucede en domingo. 

Nada es comparable al día del Señor y a la Eucaristía que, en domingo o sábado en la tarde, celebra la Iglesia: La Eucaristía salva a la comunidad reunida, a veces empobrecida y colonizada por las ideas y las costumbres de una sociedad de la indiferencia religiosa y del desconcierto.

+Braulio Rodríguez Plaza,
Arzobispo de Toledo y Primado de España
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
9 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

RockyMarciano
21/02/2017
Las rejas no cierran el presbiterio.

En la Catedral de Toledo, las rejas no cierran el presbiterio, sino la llamada Capilla Mayor, donde se celebra la misa. Allí están el presbiterio, al que se accede por unos escalones, y el espacio para los fieles.

En la foto de ReL, el arzobispo está aspergiendo al pueblo. A su izquierda se ven los escalones del presbiterio al fondo.

http://www.catedralprimada.es/capilla_mayor/

Ya está bien de críticas sistemáticas al Vaticano II y a los obispos.
Roque
21/02/2017
Calamidades.
La misa dice poco a los fieles porque el Concilio Vaticano II la convirtió en una ´´asamblea´´ semiprotestante y perdió su ambiente sagrado. Se vulgarizó. Y lo increíble es que con todas esas calamidades que causó Pablo VI este actual Papa lo haya beatificado.
Jose
21/02/2017
Jose.
La foto del cardenal primado puede dar indicaciones:
la gente está en el presbiterio
(está dentro del espacio que cierra las rejas)
Si quieres que la gente vaya a misa, la misa tiene que ser o un acto sagrado; o un acto comunitario (de la comunidad a la que pertenece el joven: sus familiares y/o amigos)
El presbiterio es un lugar sagrado. Por tanto, los fieles no pueden estar ahí; si es que de verdad la misa es sagrada
¿y los amigos del joven?
Jose
21/02/2017
Jose.
La asistencia a la misa dominical ha caído en todo el mundo cristiano (salvo en el tercer mundo) a posiblemente un 14 de la feligresía desde la imposición de la misa de Bugnini.

Algo de agua llevará el río que suena; aunque no será todo, como es natural.

De todos modos, Braulio Rodríguez y sus compis, por virtud de su cargo, tienen una doble responsabilidad; y no vale ni la queja ni las recriminaciones.
Ese es su oficio y su obligación.

Jose
21/02/2017
Jose.
Viendo la foto con la que ilustran este artículo, me he acordado de como es una iglesia ortodoxa rusa.
Allí no hay bancos. (y los servicios son realmente largos)
Excepto a lo largo de las 2 paredes, para las ancianas.
Hay una auténtica piedad
La decoración indica que es un lugar santo.
Las velas son especiales
Las mujeres llevan todas pañuelo en la cabeza
La consagración se hace sin que lo vean los fieles (iconostasio)
No hay jesuitas arrupistas
Jose
21/02/2017
Jose.
´´La misa no les dice nada´´

No creo que la misa tenga que decir nada
Es un acto de adoración comunitaria propio de la religión que uno profesa
Tiene 2 efectos: 1 sobre el individuo, que interioriza la doctrina de Jesucristo y recoge el viático (la tartera y la cantimplora) para llegar un poco más lejos; y un efecto sobre la comunidad cristiana, que la fortifica para ayuda de todos
Hay que trabajar sobre ésto el interés de la persona en cuestión
Jose
21/02/2017
Jose.
´´La misa no les dice nada´´

No creo que la misa tenga que decir nada
Es un acto de adoración comunitaria propio de la religión que uno profesa
Tiene 2 efectos: 1 sobre el individuo, que interioriza la doctrina de Jesucristo y recoge el viático (la tartera y la cantimplora) para llegar un poco más lejos; y un efecto sobre la comunidad cristiana, que la fortifica para ayuda de todos
Hay que trabajar sobre ésto el interés de la persona en cuestión
Jose
21/02/2017
Jose.
Creo que vivimos en una sociedad totalmente hedonista en la que el hombre ha perdido la capacidad de ser proactivo en sus intereses, y de cumplir sus obligaciones -las que sean- con prontitud y alegría.

El resultado de eso son los 6000000 de parados, porque nadie piensa montar una empresa: es más cómodo que la monte otro; y luego chantajearle para que le pague lo que no trabaja.
Las obligaciones religiosas entran en el mismo saco.
Roque
20/02/2017
El Concilio hizo perder unción. .
La misa y su concurrencia fueron decayendo desde que se implantaron las reformas del Concilio. Recuerdo de cuando era niño que la liturgia y las músicas religiosas eran hermosas y había unción y respeto. Ahora las letras que se cantan y la música son vulgares. A veces hay curas que hablan en forma abstracta, insulsa y/o ´´progre´´ en tono demagógico, y entonces a uno le cuesta un sacrificio ir a la misa dominical. (Al menos eso pasa a en ocasiones en mi país, la Argentina)

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS