Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Toledo, 25 de julio de 1936. En el convento de las MM. Jerónimas

Victor in vínculis

9 enero 2015

A toda prisa, corriendo como poseídos por los pasillos, siguen rompiendo imágenes, crucifijos, retablos y todo lo que se les antoja. A empujones, agrupan a las monjas de ambas Comunidades, jerónimas y benedictinas, en una habitación de abajo, cerca de la portería. Uno de los cabecillas, informado de que se cree que una monja está escondida, pregunta sin más a la Priora de las jerónimas: 

-¿Cuántas sois? ¡Contesta! 

-Trece, responde Madre Sacramento. 

Y comienza a contarlas: 

-Una, dos… diez, once, doce… ¡Falta una! 

La Priora del otro convento, sin más, afirma: 

-Nosotras estamos todas.

Luego comienzan las amenazas: 

-¡Si no sale la que falta, mataremos a todas las monjas!



Fachada Oeste del Convento de San Pablo en junio de 1905. Fotógrafo anónimo. Colección Luis Alba. Ayuntamiento de Toledo 

Dos religiosas, Madre Teresa y Sor Encarnación, acompañadas por varios milicianos, salen en busca de Sor Serafina. Un miliciano, para mofarse de la joven novicia, le decía que si quería ser su novia la llevaba donde quisiera, que iría a su casa por ella; que él era comunista, pero que su madre era una santa. Sor Encarnación callaba. Y otro de ellos, para seguir molestándola, quiere obligarla a que pisotee un Cristo crucificado. La novicia rompe su silencio y contesta con fervor y serenidad: 

-Dispense usted, yo no hago eso. 

Ante el coraje de la joven, ellos callan. Y, resuelta, sigue llamando a su compañera, como si nada hubiera pasado: 

-¡Sor Paula, Sor Paula! Sal, que no te hacemos nada. 

Ésta, sin embargo, inmovilizada por el miedo, aún oye decir a los marxistas: 

-Llamadla vosotras, porque como nos oye a nosotros, está asustada. 

Finalmente, la descubren. Sor Serafina de Santa Paula, a quien también conocen por Sor Paula, ya no puede contener la respiración. Miran, por enésima vez, detrás de una puerta donde está la alacena y, al abrir, se la encuentran dentro… medio muerta. Al verlos armados cree que es el último momento de su vida. Le dicen:

 -¿Cómo se te ha ocurrido meterte aquí? 

Y la novicia responde: 

-Porque estoy mala. 

-Anda, sal, que no te hacemos nada. Nosotros te bajamos en brazos. 

Como empujada por un resorte, salta de la alacena y se planta ante los milicianos, que exclaman: 

-¡Anda…! Y eso que dice que está mala… 

La conducen a la celda y, mientras cierran la puerta, la ordenan: 

-Y ahora quítate eso, refiriéndose al hábito. Ponte otra ropa. 

Sor Serafina se dirige a ellos con palabras llenas de cariño, diciendo que las monjas les quieren y que piden siempre a Dios mucho por todos, pero que les ruegan que no las saquen del monasterio: 

-¡Dios nuestro Señor se lo pagará! 

Pero con voz grosera e insolente, uno le responde: 

-¡No hay Dios! Vosotras sois las que estáis engañadas: Y a mí no me tiene que pagar nada. Es el Gobernador quien me paga 10 pesetas diarias. Y date prisa, que hay que hacer mucho. 

Sor Serafina piensa que lo que quiere expresar realmente es: “Hay que matar mucho”. 

A punto de salir de la celda, cuando se dispone a coger el rosario, tampoco la dejan. Y la atormentan diciéndole: 

-Ya no te hace falta nada. 

Bien custodiada entre los milicianos, todos bajan al claustro principal. Aunque ya no están los cuerpos de Don José y del señor del Pozo, al pasar por delante de los dos charcos de sangre, dicen los desalmados: 

-Mira, aquí hemos matado al cura. 

Cuando ya están todos reunidos en el patio de la portería, los milicianos se burlan de las monjas, diciéndoles que los dos huérfanos son hijos de alguna de ellas. 

-¿De dónde sois?, preguntan en tono burlesco a los dos muchachos. 

A la par responden: 

-De Don Joaquín de la Madrid. 

Uno de ellos dice: 

-Bah, será de alguna de éstas… 

Pero, en cambio, otro dice subiendo el tono de voz: 

-¡Cállate, mal nacido! Los han traído aquí para refugiarse. ¿Qué van a hacer los niños, si son huérfanos?

El “martirio” de las monjas. Sacadas de sus conventos y conducidas a la cárcel
 

El día de Santiago se está convirtiendo para los marxistas en una jornada exitosa. Cuando, por fin, la monja que se había escondido entra en la habitación donde todas las demás están detenidas, algunas le preguntan bajito: 

-Sor Serafina, ¿pero cómo ha hecho eso? Por poco nos matan a todas. 

Ella pregunta, a su vez, desconcertada por su propia actuación: 

-¿Han matado a alguna? 

-No, al Padre Capellán y al Sr. del Pozo. 

En ese instante, un miliciano grita furioso: 

-¡Ya está bien de saluditos! ¡Todas a callar! 


Junto a este texto, fotografía del Convento de San Pablo (Toledo). Fotografía de D. Pedro Román Martínez hacia 1929.


Cuando todas callan, la conversación de los que mandan es todavía más perceptible:
 

-Bueno… ¿entonces qué...? ¡Hay que matarlas aquí a todas! 

Uno dice: 

-A las jóvenes las llevaremos con nosotros y a las mayores las mataremos.
 

-No digas tonterías, tercia otro. Tal cual están en esa habitación, tiramos a las cuatro esquinas y listas. 

Por fin, el que parece que manda sobre el grupo ordena que las monjas se pongan en fila para salir. En esto, ven llorar a una de las hermanas que está imposibilitada y le dicen: 

-¿Por qué llora? 

-Porque se van mis hermanas y yo me quedo aquí, responde. Yo también me quiero ir donde van mis hermanas, pero no puedo caminar. 

Y le dicen: 

-No se preocupe, se queda con nosotros, que somos caballeros. 

Viendo la situación de la enferma, ya han decidido que la van a llevar al Asilo. 

Tras colocar a las dos Comunidades en fila, los milicianos, con sus cinturones y collares de pistolas, se asoman a la calle con grandes gritos: 

- ¡Las monjas de San Pablo! ¡Y el cura ya cayó! 

Tras salir por la calle El Barco, la fusilería es tan intensa por las cercanías del Alcázar que tienen que cambiar el rumbo y dirigirse por otra calle, pasando por el colegio de Doncellas Nobles. Las calles están imponentes, entre la turba que ha entrado en el Convento y la que curiosea en la calle. Los que observan el paso de las monjas exclaman: 

-¡Mirad cómo van…! 

Y es que las religiosas parecen verdaderas pordioseras.

Por la calle de la Amargura 

El Getsemaní vivido hasta ahora sigue su imitadora página del Evangelio. Arrastradas a tener que abandonar sus conventos, insultadas y mofadas, caminan por una verdadera calle de la amargura. Las monjas van elevando súplicas para que el Señor les dé fuerza y valor para lo que queda por venir. A alguna de ellas se le escucha sisear: 

-Si Vos, Jesús mío, Rey de la gloria y Señor de los cielos y de la tierra, pasasteis primero por tantos oprobios, es justo que nosotras, pobres siervas tuyas, pasemos algo por Aquel de quien tantos beneficios hemos recibido. 

Son ya las 12 de la mañana y el espectáculo, ante la algarabía creada, lleva a los marxistas a pasear a la comitiva por diferentes calles de Toledo, hasta llegar al manicomio, donde el Gobernador tiene que decidir qué hacer con ellas. En unas escaleras muy anchas las mandan sentar. Las monjas lo agradecen, pues muchas de ellas, entre la tensión y la caminata, no pueden andar más; además, como están sin haber tomado nada y hace calor, tienen verdadera sed. Algunas están auténticamente desmayadas. Una de las más decididas, a un gesto de la Madre Priora suplica un poco de agua a un miliciano, que las conoce por haber trabajado durante la última obra. Éste les acerca un botijo de agua para todas.

Las pobres monjas están desencajadas, ya que no sólo sufren por haber tenido que abandonar el convento, sino que ahora, estando en el Comité principal de la ciudad, se encuentran asustadas entre los cabecillas de la revolución, oyendo tantos disparates, insultos y, sobre todo, tan horrendas blasfemias como allí se escuchan.
 

Ha debido de pasar cerca de una hora cuando, de pronto, un mando regresa con la orden. A voces las mandan ponerse nuevamente en fila. Comienza de nuevo la caminata que ahora las conduce en dirección al tan temido Paseo del Tránsito. Otra vez los milicianos se enzarzan, como si las órdenes no fuesen claras o alguno no quisiera acatarlas. 

- Alto, parad. ¿No hemos dicho aquí? 

Con tanta tensión, más de una tiene que apoyarse en alguna de las hermanas. Incluso una de las monjas más jóvenes, viendo cercano el momento, está a punto de perder el conocimiento. Las más fuertes exclaman: 

-¡Oh Jesús mío, Dios de toda bondad y misericordia! Aquí nos matan. Ayudadnos y dadnos fuerza y valor para recibir el martirio que hoy nos preparas. ¡Hermanas, encomendémonos todas a Dios nuestro Señor y ofrezcamos nuestros sufrimientos y nuestra propia vida! ¡Ésta es nuestra hora! 

Mientras los milicianos suben el tono de la discusión, uno de los cabecillas determina en tono violento: 

-¿No nos han dicho que no las hagamos nada y que las entreguemos a su destino? ¡Vamos, adelante, seguid con ellas! 


En la Prisión Provincial

Después de tanto, la comitiva llega a la Prisión Provincial. Los milicianos, tras la orden recibida y acatada, entregan a las monjas a los encargados de la cárcel, que las tratan con más benignidad que los otros. La miliciana encargada del grupo las conduce al último piso y les dice: 

-Aquí estarán ustedes hasta que dispongan los que mandan. 

Sor Serafina, la religiosa que se había escondido cuando entraron los milicianos, y que se encuentra todavía convulsionada por la situación vivida, pregunta: 

-Bueno, ¿y ahora qué es esto? 

-La cárcel, contesta una hermana. 

-¿Y para qué nos traen aquí? 

-Pregúnteselo a ellos, responde por segunda vez. 

Sor Serafina insiste: 

-¿Y vamos a quedarnos esta noche aquí? 

Cansada por la tensión y las preguntas, la Madre Priora zanja la conversación: 

-Ya está bien. Estaremos aquí, si Dios nuestro Señor no lo remedia, años o hasta que nos maten. 

Aunque es la una y media y ya ha pasado la hora de comer, los carceleros deciden subir algo de comida, viendo el estado en el que se encuentran las monjas, a pesar de que ellas han dicho que no tienen disposición para tomar nada. Al fin, por la atención mostrada, las monjas comen algo. Les traen patatas con bacalao. El bacalao es abundante y, aunque no lo saben, se lo ha preparado el Hermano Jorge Luis, marista, que lleva detenido ya varios días junto a su Comunidad. 

Hasta aquí el relato de la novela histórica Toledo, 1936. Ciudad Mártir

Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
AGOSTO 2017

El Cardenal Sarah en La Vendée

Los niños "mártires" de Fátima (y 3)

La Asunción de la Virgen (A) y pincelada martirial

Domingo 19 T.O. (A) y pincelada martirial

Los niños "mártires" de Fátima (2)

Los niños "mártires" de Fátima (1)

Raguer & Cárcel Ortí (sobre la Carta Colectiva)

La Transfiguración explicada por un mártir (2)

La Transfiguración explicada por un mártir (1)

La "Carta Colectiva" por Guerra Campos

El Mártir de la "Carta Colectiva"

Ayudadnos a difundir la verdad (Carta Colectiva)

La Iglesia no ha sido agresora (Carta Colectiva)
JULIO 2017

¡Viva España! ¡Viva Cristo Rey! (Carta Colectiva)

Domingo 17 T.O. (A) y pincelada martirial

Contamos los mártires por millares (Carta Colectiva)

La "Carta Colectiva" en los Boletines eclesiásticos

ORGULL KE SAGNA (Orgullo que sangra)

La Trapa y la "Carta Colectiva"

El pintor Madrazo y la "Carta Colectiva"

San Manuel González García y la "Carta Colectiva"

1931-1939 (5)

Domingo 16 T.O. (A) y pincelada martirial

60 mártires de la Familia Vicenciana

José Sánchez y los mártires de Archena

Domingo 15 T.O. (A) y pincelada martirial

www.109cmf.org

El Obispo Irurita por el Cardenal Segura

1931-1939 (4)

Domingo 14 T.O. (A) y pincelada martirial

"Queremos a Dios"

1931-1939 (3)

1931-1939 (2)

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (13 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS