Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 19 de agosto de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Tes­ti­gos de la mi­se­ri­cor­dia: el her­mano San Ra­fael Ar­náiz


San Ra­fael nos tie­ne que de­cir mu­cho. Es un mon­je mís­ti­co, es de­cir, un mon­je que tie­ne ex­pe­rien­cia del mis­te­rio de Dios. Un mon­je que mu­rió a los 27 años, un 26 de abril de 1937, por una dia­be­tes que le iba mi­nan­do poco a poco, pero so­bre todo mu­rió de amor y por amor a Dios.



Monseñor Manuel Herrero

12 agosto 2017

Al­guno, al ver el tí­tu­lo, pen­sa­rá: ¿qué nos pue­de de­cir un mon­je tra­pen­se del Mo­nas­te­rio Cis­ter­cien­se de San Isi­dro de Due­ñas a no­so­tros que no vi­vi­mos en un mo­nas­te­rio y an­da­mos preo­cu­pa­dos por tan­tas co­sas? Es­toy con­ven­ci­do de que de to­das las per­so­nas y de to­das las si­tua­cio­nes po­de­mos apren­der algo bueno si te­ne­mos una ac­ti­tud re­fle­xi­va y abier­ta.
 
San Ra­fael nos tie­ne que de­cir mu­cho. Es un mon­je mís­ti­co, es de­cir, un mon­je que tie­ne ex­pe­rien­cia del mis­te­rio de Dios, de Dios que se ha ma­ni­fes­ta­do en Je­su­cris­to, el Hijo de Dios e hijo del hom­bre, como Pa­dre com­pa­si­vo y mi­se­ri­cor­dio­so en el Es­pí­ri­tu San­to; un mon­je que mu­rió a los 27 años, un 26 de abril de 1937, por una dia­be­tes que le iba mi­nan­do poco a poco, pero so­bre todo mu­rió de amor y por amor a Dios.
 
Las úl­ti­mas le­tras que es­cri­bió per­te­ne­cen a la car­ta que en­vió a su her­mano Leo­pol­do, el 17 de abril de 1938, ad­jun­ta­ba tres di­bu­jos y él ex­pli­ca su sig­ni­fi­ca­do. «El pri­me­ro, es un hu­mil­de lego que ha ele­gi­do el ca­mino de la ver­dad. En la no­che os­cu­ra del mun­do, sólo la cruz de Cris­to ilu­mi­na la sen­da de la vida. Sólo hay esa ver­dad que da paz para es­pe­rar, áni­mo para se­guir y con­fian­za para no errar. Cris­to y su Cruz es la Ver­dad, es el Ca­mino y es la Vida… La se­gun­da es un alma que ado­ra a Dios en la gran­de­za de su crea­ción y mi­ran­do al mun­do, con­tem­plan­do la be­lle­za de la crea­ción, pide a to­das las cria­tu­ras que le ado­ren… La som­bra de este alma que ama a Dios en la be­lle­za, es una cruz. La ter­ce­ra es un mon­je que, subido en una peña, con­tem­pla el mun­do y, vién­do­se se­dien­to de amo­res di­vi­nos, de an­sias de cie­lo, no pue­de por me­nos de ex­cla­mar… ex­tran­je­ro y pe­re­grino soy en la tie­rra… El que se con­si­de­ra ex­tran­je­ro en el mun­do y sólo sue­ña con Dios y con su ver­da­de­ra pa­tria…su vida será una se­re­na paz, pues sólo hay paz en el co­ra­zón des­pren­di­do… Tra­ba­ja­rá con la mira pues­ta en Dios y su tra­ba­jo será ben­de­ci­do. Tra­ta­rá con los hom­bres, y su tra­to es­ta­rá fun­da­do en la ca­ri­dad…». Es­tos di­bu­jos y es­tas le­tras le de­fi­nen como “sa­bio y san­to”.
 
Dos gran­des lec­cio­nes nos da San Ra­fael como tes­ti­go de la mi­se­ri­cor­dia.
 
Creer, con­fe­sar y acep­tar con gozo la mi­se­ri­cor­dia de Dios es la pri­me­ra lec­ción exis­ten­cial. «Cuan­tas ve­ces me pon­go de­lan­te de Ti, ¡oh Se­ñor!, mis pri­me­ros sen­ti­mien­tos son de ver­güen­za. Se­ñor, Tu sa­bes por qué. Pero des­pués, ¡oh Dios, qué bueno sois!, des­pués de ver­me a mí, os veo a Vos, y en­ton­ces al con­tem­plar vues­tra mi­se­ri­cor­dia que no me re­cha­za, mi alma se con­sue­la y es fe­liz». «Todo es una gran mi­se­ri­cor­dia de Dios». «En mi vida no veo sino mi­se­ri­cor­dias di­vi­nas». «En su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia que­dan ocul­tas nues­tras mi­se­rias, ol­vi­dos e in­gra­ti­tu­des». «He aquí la gran mi­se­ri­cor­dia de Dios… en­se­ñar­me que sólo en Él ten­go que po­ner mi co­ra­zón». «De todo saco una en­se­ñan­za… para com­pren­der su mi­se­ri­cor­dia para con­mi­go».
 
Esa mi­se­ri­cor­dia que ex­pe­ri­men­ta­ba y go­za­ba, in­clu­so en me­dio de las con­tra­dic­cio­nes y del do­lor, es la que él trans­pa­ren­ta­ba y ex­pre­sa­ba en las re­la­cio­nes con su fa­mi­lia y con sus her­ma­nos los mon­jes, abier­to a las cir­cuns­tan­cias na­cio­na­les… Esta es la se­gun­da lec­ción.
 
«Ya que me has dado luz para ver y com­pren­der, dame, Se­ñor, un co­ra­zón gran­de… para amar a esos hom­bres que son hi­jos tu­yos, her­ma­nos míos, en los cua­les mi enor­me so­ber­bia veía fal­tas, y en cam­bio no me veía a mí mis­mo. Cómo se inun­da mi alma de ca­ri­dad ha­cia el her­mano dé­bil, en­fer­mo…».
 
Sien­te que Je­sús in­vi­ta a acep­tar a los hom­bres tal como son: «He apren­di­do a amar a los hom­bres tal como son y no tal como yo qui­sie­ra que fue­ran… Dios me lle­va de la mano , por un cam­po don­de hay lá­gri­mas, don­de hay gue­rras, hay pe­nas y mi­se­rias, san­tos y pe­ca­do­res… Todo eso es mío; no lo des­pre­cies… Te doy un co­ra­zón para amar­me… Ama a las cria­tu­ras que son mías. Ama mi cruz y si­gue mis pa­sos. Llo­ra con Lá­za­ro, sé in­dul­gen­te con la pe­ca­do­ra».
 
Por to­dos se ofre­ce al Se­ñor: «Me he ofre­ci­do por to­dos. Por mis pa­dres, mis her­ma­nos, por los mi­sio­ne­ros, los sa­cer­do­tes… por los que su­fren y por los que le ofen­den…».
 
Con re­la­ción a los en­fer­mos, es sig­ni­fi­ca­ti­vo lo que dice res­pec­to a la en­fer­me­dad de su her­ma­na a la que acom­pa­ña­ba, con­ta­ba chis­tes, le­yén­do­le li­bros… «Je­sús, veo su­frir y su­fro, veo llo­rar y llo­ro… ha­ced que san­gre, y cu­rad so­bre mi to­das las pe­nas de los que me ro­dean».
 
Lle­va­ba con pa­cien­cia las ofen­sas. Ha­bía un mon­je, en­fer­mo psí­qui­co y muy vio­len­to, que era el tor­men­to de toda la co­mu­ni­dad; era es­pe­cial­men­te duro con el hermano Ra­fael, al que cri­ti­ca­ba fre­cuen­te­men­te. Ra­fael lle­va­ba las ofen­sas con in­fi­ni­ta pa­cien­cia, sin de­vol­ver mal por mal y dis­cul­pán­do­le.
 
El hermano Ra­fael ora­ba por los vi­vos y los di­fun­tos: «Hoy, 12 de agos­to de 1936, te­ne­mos toda la co­mu­ni­dad en vela al San­tí­si­mo para pe­dir­le la paz. Pe­dir­le por lo que mue­ren, re­pa­rar mu­chos pe­ca­dos, y para que nos con­ce­das a to­dos con­for­mi­dad con sus di­vi­nos de­sig­nios».
 
Quie­ra Dios que to­dos apren­da­mos de San Ra­fael Ar­náiz.
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS