Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Teología y santidad

Corazón Eucarístico de Jesús

21 agosto 2017

Tan relacionadas están la teología y la santidad, que son inseparables, y con este criterio podríamos discernir cualquier obra y cualquier presunta santidad.
 
La teología será buena, verdadera, hermosa, cuando su autor ha renunciado al academicismo y a las categorías ideológicas y elabora su teología con una santidad de vida personal grande y firme. Escribe, piensa, enseña, delante de Dios, ante Dios y para la gloria de Dios.
 
 
La santidad es verdadera, y no moralismo o apariencia de compromiso ético, cuando piensa a Dios y ora a Dios y vive de Dios; entonces sus palabras no serán soflamas ideológicas de hombres "comprometidos", sino palabras llenas de sabiduría, fe y Espíritu Santo.
 
La conjunción siempre es teología y santidad. Los grandes teólogos siempre serán los que intenten vivir la santidad y su conjunto doctrinal tendrá una belleza que hiere el alma; los grandes santos siempre son teólogos que saben hablarnos de Dios y llevarnos a Dios.
 
No tenemos que olvidar que cuando se produce un fallo en la coherencia personal, la verdad siempre pierde algo. Decía Rosmini: "La ciencia es común a todos, buenos y malos, pero la verdad del Evangelio, viva, puesta en práctica, sólo pertenece a los buenos". Un "maestro de teología" debe ser también, sobre todo, ante todo, partiendo de su propia experiencia, un "maestro de santidad" porque si no, habría que dudar de la naturaleza de su teología, de su peso específico cristiano.
 
 
La santidad está en el corazón de la teología. Si ésta es una escucha obediente de la Palabra que luego se expresa y se desmenuza, se razona y se desentraña, el teólogo será el primero oyente que obedece y está disponible con una escucha que se encarna en su vida y que compromete.
 
Así ya no será sólo lo que hemos escuchado, sino esa Palabra de vida que también hemos visto y que la estamos tocando, dándole cuerpo con nuestra vida (cf. 1Jn 1,1). Hay, así pues, una experiencia y un contacto personal, intransferible, del teólogo con la Palabra que modelará su vida y lo impulsará al seguimiento de Cristo. Su teología ya no brotará del intelectualismo árido, como si fuera una ciencia humana más, sino que lleva las huellas de su propio camino de santidad, de su compromiso en vivir aquello que contempla e incluso esa misma experiencia de santidad dará tonos nuevos a su teología.
 
Digámoslo de otra manera: la teología es un diálogo esponsal entre Cristo y la Iglesia, donde la razón y la fe unidas, contemplan con amor y dialogan con el Esposo Jesucristo. Quien esté inserto dentro de ese misterio nupcial podrá "oír" esas palabras inefables y pronunciar palabras de amor, pero quien no lo esté fabricará una teología que es más bien ideología, ética, o el cúmulo de citas a pie de página para mostrar erudición y preocuparse de la parte formal-metodológica de la ciencia teológica. Por mucho que escriba y que publique, o lo que lo publiciten en editoriales o webs, no sería teología verdadera.
 
 
Concretémoslo de algún modo:
 
-el teólogo participará de ese diálogo esponsal si dedica horas a estar ante el Señor expuesto, adorando;
 
-participará de ese diálogo si vive la liturgia con un espíritu de adoración;
 
-podrá hablar de los misterios de la redención y el pecado si se confiesa con frecuencia y, si es sacerdote, dedica tiempo cada día al confesionario palpando el mysterium iniquitatis y el mysterium pietatis;
 
-entrará en el diálogo esponsal si cada jornada la santifica con la Liturgia de las Horas, cantando a Dios y ante Dios, dejándose empapar de la Palabra celebrada...
 
Esta santidad que debe hacerse carne en la reflexión teológica, que la determina, es el fruto maduro de la santidad de toda la Iglesia, de la conciencia eclesial de todo el pueblo cristiano. El teólogo que quiera escapar de estos vínculos ya no será un teólogo cristiano: contradeciría por completo el objeto de su estudio y de su enseñanza.
 
La santidad determina la validez y veracidad de la teología. Basta, por ejemplo, entregar un artículo de un teólogo sobre la contemplación a una carmelita y nos dirá si ese teólogo contempla o no el Misterio con una vida interior purificada... ¡o sólo teoriza! O entregar una reflexión sobre la naturaleza humana a un buen sacerdote confesor -con horas de confesionario y penitentes- para saber si conoce o no el alma humana o sólo hace una ideología de ensueño.

Tres signos nos permitirán descubrir si una teología -un libro de teología, un autor- participa de esa vida de santidad o no, independientemente de otros criterios (fama, número de libros vendidos, etc.).
 
a) El primero es la posición del autor respecto a la Persona de Jesucristo, si conoce al Hijo, si reconoce y confiesa su divinidad, o la silencia para plantear un nuevo e insulso humanismo, o presenta sólo aspectos éticos de Jesús (normalmente, sólo llamado "Jesús de Nazaret"), reduciendo el Misterio de la encarnación o vaciándolo por completo de contenido.
 
b) El segundo criterio es su relación con la Iglesia. Cuando a ésta se la considera un mal menor, incluso un estorbo, y sólo se trata de su aspecto institucional para reclamar reformas y adaptación, entonces el teólogo es que está alejado del Misterio de la Iglesia, Esposa, Sierva, Templo del Espíritu, Pueblo de Dios. Olerá, sin duda, a un evangelismo que sólo quiere ética y da un salto mortal hacia una relectura del evangelio con libre interpretación. Será un teólogo que se aparta del corazón de la Iglesia, en contraposición a los santos y verdaderos teólogos, que han amado a la Iglesia, la han sentido en sus almas, la han obedecido con amor, aunque vieran los pecados y errores de los miembros de la Iglesia.
 
c) El tercer y último criterio es espiritual-moral: la humildad verdadera del teólogo. Se trata de verificar que en su enseñanza no hay atisbo de vanidad personal, ni busca sólo su propia autoglorificación tratando con desprecio lo demás y a los demás, sino que ofrece una enseñanza sólida abierta al Misterio. Es lo opuesto a las actitudes de quienes pueden aparecer en prensa, se complacen en que los llamen "profetas", y critiquen abiertamente al Papa, al Magisterio y a la Iglesia.
 
 
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Javier Sánchez Martínez
Javier Sánchez Martínez, sacerdote de la diócesis de Córdoba, ordenado el 26 de junio de 1999. Ha ejercido el ministerio sacerdotal en varias parroquias, en el Centro de Orientación Familiar de Lucena (Córdoba) y como capellán de Monasterios. Ha predicado retiros, tandas anuales de Ejercicios espirituales a seglares, religiosas y Seminarios e impartido diversos cursos de formación litúrgica; asimismo publica artículos en distintas revistas como "Pastoral Litúrgica" y boletines de formación de ANE Y ANFE.

Licenciado en Teología, especialidad liturgia, por la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Madrid), es vicario parroquial de Santa Teresa de Córdoba, profesor del I.S.CC.RR. "Victoria Díez", profesor para la formación permanente de religiosas y vida consagrada, y miembro del Equipo diocesano de Liturgia.

Javier Sánchez Martínez, es autor, editor y responsable del Blog Corazón Eucarístico de Jesús, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

Encarnación, pelagianismo, tentación...

De catequesis y catequistas

Participar en la liturgia ofreciéndonos (I)

Sólo evangelizan los santos

Consolación y alegría
AGOSTO 2017

Espiritualidad de la adoración (VIII)

El rostro de un católico santo (Palabras sobre la santidad - XXII)

Teología y santidad

El ejercicio de la teología en Von Balthasar (y II)

Santiguarse, signarse... participando en la liturgia

"Espero la resurrección de los muertos..." y II

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (6 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (6 artículos)

MARZO 2017 (6 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (6 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (8 artículos)

OCTUBRE 2016 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (7 artículos)

ABRIL 2016 (8 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (11 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (10 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (10 artículos)

JUNIO 2015 (9 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (11 artículos)

DICIEMBRE 2014 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (11 artículos)

OCTUBRE 2014 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (11 artículos)

AGOSTO 2014 (11 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (10 artículos)

MAYO 2014 (11 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (10 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (10 artículos)

FEBRERO 2012 (9 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (11 artículos)

OCTUBRE 2011 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (8 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (7 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (6 artículos)

ABRIL 2011 (3 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (6 artículos)

OCTUBRE 2010 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (6 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (9 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (12 artículos)

MARZO 2010 (10 artículos)

FEBRERO 2010 (7 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (13 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS