Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 24 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Sólo el amor es digno de fe


No lo dudemos, tras el compulsivo envío de millones de SMS en estos días, se encierra el deseo de ser «algo» para «alguien»…



Monseñor Munilla

21 diciembre 2009

Las tecnologías modernas han disminuido, en no pequeña medida, el tradicional envío de tarjetas postales de felicitación de Navidad. Los «SMS», los «emails», diversos tipos de «Chat», etc., son hoy el género de comunicación en alza.
 
Sabemos de sobra que lo importante es el mensaje, y que el medio utilizado es secundario. Por ejemplo, algunos de los «PPT» navideños que solemos recibir en nuestro correo electrónico, suelen transmitir un testimonio de fe incluso más profundo que el expresado en muchas de las tarjetas postales…
 
Sin embargo, es un hecho incuestionable que la extensión de la secularización ha coincidido en el tiempo con la introducción de las nuevas tecnologías, aunque entre estos dos hechos no haya una relación de causa-efecto. Y cuando ambas cosas coinciden (la vaciedad del mensaje y la nueva tecnología), entonces, parece como si pudiésemos ser testigos, de una forma particularmente elocuente, de la pobreza espiritual de nuestra generación...
 
Mientras que la tradicional felicitación navideña –independientemente del medio utilizado para transmitirla- nace de la necesidad de testimoniar y de comunicar la alegría de la fe de la que somos portadores; no pocos de esos «mensajes» que en estos días colapsan los terminales de la comunicación (y, de paso, llenan las arcas de las compañías telefónicas), son la expresión de las carencias afectivas que anidan en nuestra generación. En realidad, parece como si no supiésemos qué decir, pero a la vez, tenemos la necesidad de expresar que «estamos aquí», y requerimos saber que no estamos solos…
 
La mayor pobreza generada por nuestra cultura materialista, es un profundo sentimiento de soledad y de orfandad moral… Llenamos nuestras calles de luces de colores, en formas geométricas sin significado alguno; como expresión de una «llamada oculta» que nace de nuestra profunda soledad, y que no hace sino generarnos más sufrimiento, si cabe, al comprobar cómo esos sentimientos sinceros son manipulados desde la vorágine consumista… No lo dudemos, tras el compulsivo envío de millones de SMS en estos días, se encierra el deseo de ser «algo» para «alguien»…
 
Paradójicamente, el mensaje cristiano al que la secularización da la espalda, transmite la gran noticia de que el hombre no está solo. Dios está con nosotros para siempre: es el Emmanuel, el «Dios con nosotros». Desde la encarnación en Nazaret y la natividad en Belén, Dios comparte su vida con nosotros, y nos bendice con su entrañable «presencia». El rechazo de este mensaje de salvación, condena al hombre a padecer las duras consecuencias de una soledad existencial, incluso, óntica…
 
Los cristianos tenemos una fe que nos rescata de la soledad, y con gozo y alegría damos testimonio de ello. Esta es la caridad más preciosa: el testimonio de la comunión con Dios y con el prójimo. Felicitar la Navidad es algo tan importante como necesario…
 
Este año, he pensado felicitaros la Navidad de una forma especial. Quiero compartir con vosotros una felicitación que he seleccionado, de entre las muchas recibidas. Se trata de un mensaje de fe que me han hecho llegar a mí, y que yo también quiero extenderos a todos vosotros. Es la tarjeta navideña que me ha enviado –y, ahora, también a vosotros- D. Manuel Ureña, Arzobispo de Zaragoza. La transcribo literalmente:
 
«Sólo el amor es digno de fe; sólo el amor nos sacará de este túnel y de todos los túneles, también del túnel de la muerte y de la vida sin Dios y sin prójimo. Pero nos salvará no un amor cualquiera. ¡Hay tantas formas de amor que son indignas de ese nombre! Nos salvará el Amor en mayúscula, esto es, la caridad en la verdad y desde la verdad. Ese Amor no está a nuestro alcance. Pero nos ha sido entregado en Cristo por el Espíritu. Vayamos a Belén para ser encontrados por el Amor. ¡Feliz Navidad 2009¡»
 
Con el deseo de que durante esta Navidad, este Amor sea una realidad en cada una de nuestras familias, con cariño os envío mi bendición,
 
+ José Ignacio Munilla
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
7 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

E.Oso
24/12/2009
Navidad.
Santa, serena y feliz Navidad Excelencia
Que el Señor le bendiga le santifique le colme de Su gracia y le llene de bendiciones a lo largo de este nuevo año que empieza.
inmigrante
23/12/2009
Feliz Navidad monseñor!.
Creo que dice verdades validas tambien para Pais Vasco o cualquier otro lugar. Solo por el Amor vale la pena. Pero vale la pena!
almudena
22/12/2009
Feliz Navidad Monseñor.
Mil gracias por todo, Monseñor. Yo le pediré a La Virgen María que este año le arrope, le alimente, le bese y le cuide, de la misma forma y manera que lo hizo con Dios Niño. Dios repite el misterio incansable, María también, viendo en nosotros a Su Hijo sufrir, temblar, llorar y hasta agonizar y morir por el bien de la humanidad.
M BEGOÑA ALVAREZ HORAS
22/12/2009
GRACIAS MONS MUNILLA, POR HACERNOS VALORAR EL AMOR.
MUCHAS GRACIAS, POR HACERNOS PENSAR, Y VALORAR, LO QUE
VALE LA PENA: AMAR A DIOS POR ENCIMA DE TODAS LAS COSAS.
EN ESTOS TIEMPO DE MATERIALISMO- COMUNISTA- LO QUE MÁS SE AGRADECE, ES EL AMOR: DIOS QUE VIENE A NUESTRO
POBRE CORAZÓN, POR LO MENOS, LIMPIO POR LA CONFESIÓN.
Miguel Antonio Barriola
22/12/2009
La PAz de Belèn para Ud. y su nueva grey.
Muy agradecido, desde muy lejos, por su claro y sensato análisis de la situaciòn actual. Porque visualiza con perspicacia los vanos intentos por suplantar a Cristo pobre y Señor, bebé gimiendo y Dios todopoderoso, con los oropeles y luces de bengala de la propaganda, el consumismo y el relativismo ambientes. Pero no menos intuye el ansia imborrable, que sigue actuando en el interior de todos los hombres, porque, siempre será innegable que ´´nos hicista para ti e inquieto està nuestro coarzón hasta que se aquiete en ti´´.
Monseñor Munilla: rezo con todo lo que puedo por su inminente labor pastoral en la tierra de mis ancestros.
pacg
21/12/2009
Muchas gracias y feliz Navidad, padre..
Que Dios le bendiga, Monseñor. Por lo que a mí respecta, le estoy enormemente agradecido por sus enseñanzas del Catecismo que oigo casi a diario en Radio María. Gracias por su bendición y por esa felicitación de Msr. Ureña, que fue nuestro Obispo en Murcia hace unos años (al leerla me parece oírle, con ese vozarrón que Dios le ha dado; tengo muy gratos recuerdos de su paso por mi Diócesis). Feliz Navidad.
MOZARABE
21/12/2009
GORA MUNILLA.
GORA MUNILLA
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS