Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Si hay aborto, no lo llames democracia.

Si hay aborto, no lo llames democracia.

Pijama para dos

9 agosto 2015

TAGS Aborto

 1. El derecho a la vida separa el Estado de derecho de las tiranías.- El Estado de derecho se basa en los derechos humanos, y el primero y más básico de todos es el derecho a la vida, pues la vida posibilita todo otro bien conocido, desde la propiedad -ya que nadie puede ser dueño de algo si no está vivo- hasta la libertad de expresión. Así quedó reconocido en la Carta de Naciones Unidas, tras las matanzas del nazismo y la II Guerra Mundial, y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948). El respeto a la vida y la defensa del débil es la garantía más elemental frente a la arbitrariedad y la tiranía. Es lo que separa al Estado de derecho moderno de los regímenes despóticos de la antigüedad, o de las dictaduras personales, en las que la vida no tiene valor y son permitidos y alentados el asesinato, la ejecución sumaria, y la tortura.

2. Occidente al nivel de las tiranías.- Con la despenalización del aborto, durante las últimas décadas, Occidente ha dado un paso atrás al permitir la muerte de inocentes en el vientre materno, poniéndose al nivel de arbitrariedad de las tiranías, minando las bases del Estado de derecho, y convirtiendo en papel mojado la Declaración de los Derechos Humanos y la mayoría de las constituciones que establece el derecho a la vida como fundamento de todos los demás. Es lo que ocurre, por ejemplo, en EEUU donde organizaciones como Planned Parenthood trocean fetos y trafican con ellos, con la connivencia cómplice de la Casa Blanca.

3. Deslegitima a los Estados y convierte en prevaricadores a gobernantes, legisladores y jueces.- Las distintas leyes abortistas convierten a los Estados en genocidas porque consienten y alientan la ejecución de vidas humanas –los nasciturus-; a los gobernantes en antidemócratas y cómplices del crimen por no garantizar la seguridad ni la integridad física de esas vidas –los nasciturus-; y a legisladores y jueces en prevaricadores al aprobar y aplicar leyes injustas a sabiendas. Las disciplinas de voto de los partidos se convierten en coacciones para el crimen; y en chantaje a los profesionales la obligación que se impone a la clase médica de secundar el crimen. El aborto deslegitima la actividad política (presidentes, ministros, diputados) e institucional (jefes de Estado, presidentes, reyes, altos tribunales) al abdicar de la defensa del bien común, y sustituirlo por la aceptación del crimen masivo e indiscriminado.

 4. Es una farsa hablar de libertad y democracia.- Como consecuencia de lo anterior, toda la política se convierte en una farsa, y en una mentira la apelación al bien común. Toda la democracia se convierte en una pantomima, si los más débiles quedan sometidos a la ley de la fuerza. Suenan a burla cruel subterfugios tales como el “mal menor”, las leyes de plazos y de supuestos (como si en el nazismo el exterminio hubiera sido menos reprobable por circunscribirse solo a los judíos, dejando a salvo a gitanos, católicos y homosexuales, pongamos por caso). Y resultan ridículos los subterfugios de juristas y gobernantes para retorcer las palabras de los ordenamientos constitucionales, y nauseabundos los pactos y reformas sobre el aborto de ciertos partidos a fin de justificar lo injustificable para que las masacres queden en “masacritas”.

Es una farsa hablar de libertad y democracia, cuando en España –por ejemplo- no las hay desde el 5 de julio de 1985, cuando se legitimó por ley el aborto. No puede haber libertad y democracia mientras el Estado aliente la muerte de inocentes. Cambiémosle el nombre, pero no lo llamemos Estado de derecho, ni hablemos de democracia.

 5. El “todo vale” no empezó con la corrupción, sino con el aborto.-  No tiene sentido hablar de libertad, seguridad, justicia… si el propio Estado y las instituciones están consintiendo una injusticia tan inapelable. No tiene sentido invocar la paz cuando se está bendiciendo mediante las leyes tal grado de violencia; ni condenar el terrorismo, cuando se está legitimando la muerte diaria de millones de vidas inocentes. Ni cabe, por esa regla de tres,  escandalizarse por los casos de corrupción política. Si la vida no tiene sentido, si la defensa del más débil no tiene sentido, nada tiene sentido. El “todo vale” no empezó cuando un político metió la mano en la caja o se generalizaron las prevaricaciones, sino cuando se aprobaron las primeras leyes del aborto. Ahí empezó la corrupción. 

6. ¿Qué hacer? Todo menos quedarnos de brazos cruzados. El elevado número de ordenamientos jurídicos de Occidente que legitima el aborto no es un argumento para decir que es democrático lo que no lo es, o que es normal lo que es una atrocidad. Como el elevado número de ciudadanos alemanes que apoyaban a Hitler no era un argumento para decir que las leyes de Nüremberg fueran justas. No deberíamos castigarles con la misma moneda, la violencia, porque eso sería ponernos al nivel de la barbarie, sino con la palabra y la razón. Pero ningún verdadero defensor de la vida y la libertad debe permanecer mudo o pasivamente cómplice ante la arbitrariedad y el crimen.

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
Si hay aborto, no lo llames demoracia
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Pedro
10/08/2015
Bienvenidos.
´´Géneros de blogueros´´ no perdón
Teneros de blogueros....
Pedro
10/08/2015
Bienvenidos.
Que alegria Alfonso y Teresa géneros de blogueros tb!
Enhorabuena por el último libro y gracias por este artículo
Que el Señor les bendiga
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Alfonso Basallo y Teresa Díez
 Alfonso Basallo y Teresa Díez se casaron hace 30 años, y han tenido 7 hijos y dos libros: Pijama para dos (2008) y Manzana para dos (2105), dos best-sellers sobre el amor, el noviazgo y el matrimonio.

Alfonso es Doctor en Comunicación, periodista y escritor. Estudió en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude en San Pablo–CEU. Lleva tres décadas “dándole a la tecla” en diarios y revistas de Zaragoza, Palma de Mallorca y Madrid, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Ha participado en la fundación de diarios, como El Mundo; o en la refundación de otros, como La Gaceta. En Intereconomía ha sido director del semanario Época, y contertulio de programas televisivos como “El gato al agua” y “Dando caña”.

Ha escrito libros de terrorismo (La glorieta de Dante); cine (La odisea del cine); historia (El reportaje de la Historia), y los dos sobre el matrimonio con su mujer, Pijama para dos y Manzana para dos.

Teresa es licenciada en Geografía por la Universidad de Zaragoza, y especialista en filosofía personalista. Experta en la antropología de la mujer, ha estudiado a fondo la obra de Emmanuel Mounier, Juan Pablo II y Chesterton. Desde hace 20 años imparte seminarios y conferencias sobre el matrimonio y las relaciones de pareja. Ha dado, además, cientos de cursillos para novios.

Pero como a ella misma le gusta decir su principal dedicación es la familia que ha formado con Alfonso. Teresa Díez dirige su propia empresa: el hogar, siendo esposa, madre y ama de casa (por este orden).

El matrimonio Basallo Díez recibió en 2012 el premio “José Ramón Losana” de la Federación de Familia Numerosas, por el libro Pijama para dos

Alfonso y Teresa mantienen un contacto fluido con sus oyentes y lectores a través de las charlas que dan por toda la geografía española y de su página web www.pijamaparados.com


Alfonso Basallo y Teresa Díez, pijamaymanzanaparados@gmail.com , es autor, editor y responsable del Blog Pijama para dos, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS