Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

San Pedro Poveda: "¡A ser mártires por Él!"

Victor in vínculis

12 marzo 2017

TAGS Juan Pablo II

Del libro El padre Poveda, escrito por el padre Domingo Mondrone, SJ, (páginas 273 a 285). Bajo estas líneas, san Pedro en sus primeros años de Guadix.
 

Ninguna huella hay de las actas de aquel simulacro de juicio a que fue sometido Don Pedro Poveda. Probablemente, ni siquiera se escribieron. Se le trató con el procedimiento sumario de los tribunales del pueblo. La sentencia capital estaba implícita en “la orden venida de arriba” para arrestarlo y los interrogatorios se redujeron a la identificación de la víctima y a recoger de sus mismos labios los motivos de su condena.

Es fácil intuir cómo pasaría las últimas horas. En lugar de abandonarse a cualquier ilusión de lograr la libertad se recogió todo él, para prepararse a la consumación de su sacrificio y al encuentro con Dios. Los más hermosos motivos bíblicos, patrísticos y litúrgicos, las figuras más brillantes del martirologio de la Iglesia, que le habían animado en el heroísmo de la vida, le pasarían ahora por la imaginación para fortalecerle en el heroísmo de la muerte. Ahora más que nunca debió gustar el íntimo atractivo de Pablo: Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente. He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe. Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez; y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amor su Manifestación (2 Tim 4, 6-8). Tres afectos, sobre todo, llenarían aquellas horas supremas: El Crucificado, la Reina de los Mártires, la Institución Teresiana.

“El Padre Poveda -se lee en una declaración- preveía que su fin, tal como andaban las cosas en España, no iba ser natural, aceptando con una santa resignación todo cuanto Dios pudiera darle y ofreciendo a la Virgen Santísima, de quien era muy devoto, el sacrificio de su vida, para la salvación de su Obra. Así me lo manifestó a mí muchas veces”.

El mismo día en que don Pedro Poveda fue secuestrado por los emisarios de la CNT, al atardecer, los comunistas irrumpieron en la casa de las universitarias que la IT tenía en la calle de Juan Álvarez Mendizábal y la ocuparon durante toda la guerra. Al día siguiente, el domicilio del siervo de Dios y la contigua residencia teresiana fueron requisados. Más tarde, los mismos elementos se apoderaron de la casa situada en la cuesta de Santo Domingo. Salvo la maestra de Hornachuelos martirizada en agosto de 1936 (la beata Victoria Díez Bustos de Molina, bajo estas líneas), a ningún miembro de la Obra le fue infligida ofensa alguna.
 

La muerte del Fundador fue una ganancia para toda la Institución Teresiana, quien experimentó inmediatamente la ayuda de un poderoso protector desde el cielo.

Hacia las primeras horas de la madrugada del día 28, en aquel infernal julio madrileño, la aparición de algunos milicianos en la sala donde estaba él detenido, sacó a éste de su profundo recogimiento. La orden fue perentoria: había que partir. Una vez en la calle, se le obligó a subir con mucha escolta, a un automóvil y enseguida este partió veloz. Sobre la capital se cernía un silencio de pesadilla, pero nada pudo distraer el ánimo del padre Poveda sumido en una paz sobrehumana. Aquella mañana no podría celebrar el sacrificio de la Misa. En sus manos de sacerdote no se renovaría el misterio de la Víctima divina. En compensación, él mismo, sería una víctima y hostia cruenta sobre el altar del sacrificio.

Cuando llegaron al cementerio del Este, Santa María de la Almudena, el coche se paró repentinamente. Bajaron todos. El desenlace no pudo ser más rápido. Tres balazos. Uno en la espalda, otro en la sien derecha y el tercero en el mismo lado, detrás de la oreja. Se había realizado su gran sueño. Ser mártir de Cristo. Le faltaban cuatro meses para cumplir 62 años.

Con la fecha del 28 de julio, en la Dirección General de policía apareció una ficha de reconocimiento -con el número 1- que correspondía al nombre de don Pedro Poveda Castroverde. La Iglesia conmemora ese día los santos Nazario, Celso y Víctor, todos mártires. En la Misa de los dos primeros, la Epístola nos refiere este pasaje: “A los ojos de los necios parecen haber muerto, y su partida es reputada por desdicha. Su salida de entre nosotros, por aniquilamiento, pero gozan de paz. Pues aunque a los ojos de los hombres fueran atormentados, su esperanza está llena de inmortalidad. Después de un ligero tormento serán colmados de bendiciones, porque Dios los probó y los halló dignos de Sí. Como el oro en el crisol los probó y le fueron aceptos, como sacrificio de Holocausto” (Sabiduría 3, 1-6). 
 

Del libro El padre Poveda, escrito por el padre Mondrone, SJ, (páginas 293-296). Sobre estas líneas, escultura de Pedro Requejo Novoa para la cripta de la parroquia madrileña de San Antonio de los Alemanes.

Conclusiones del Padre Mondrone

En el caso del P. Poveda es evidente que los que ordenaron su asesinato no pretendían otra cosa sino deshacerse de un hombre, mejor, de un sacerdote, que había dificultado extraordinariamente sus planes de descristianización de la enseñanza. Si quisiéramos expresar de un modo lapidario los sentimientos que los adversarios albergaban contra él nos bastaría aplicarles un pasaje de la Sabiduría: Acechemos al justo, porque nos es enojoso y se opone a nuestros hechos… Hízose para nosotros censura de nuestros criterios…Condenémosle a muerte ignominiosa… (Sabiduría 2, 12ss.).

En toda la campaña de prensa de la que fue el blanco y en todos los lazos que constantemente le habían tendido desde principio de la Obra hasta su muerte, lo único que siempre y exclusivamente le achacaron fue su apostolado pedagógico. Jamás una acusación verdadera y  propia en el terreno político. El calificativo que a veces le endosaban de “enemigo de la República” por su contexto se entendía siempre de “enemigo de la enseñanza propugnada por el gobierno laico y marxista de la República”.

El Siervo de Dios -declara María Josefa Segovia- no era político, no tuvo ninguna significación política, no pudo repercutir en él, tampoco, ninguna actuación de su familia, porque no la tenía, ni tampoco de los miembros de la Institución, que para mejor realizar la tarea de recristianización no son políticos. Muy próxima a la Guerra tuvo el siervo de Dios una gran preocupación porque recibió un sobre con propaganda política. Él me lo manifestó con muchísimo disgusto y me mandó que echara el sobre al fuego. Los argumentos que dieron los milicianos es que traían orden de arriba.

Después de la muerte del padre Poveda, se cantó victoria en los círculos del magisterio ateo. En la Revista Magisterio Español del 8 de agosto inmediato al martirio, aludiendo a la desaparición del siervo de Dios se decía: “ya eres libre compañero, ya eres hombre. El pueblo te ha sabido manumitir a precio de sangre… respira a plenitud de tus pulmones, porque nadie coartará tus ideas, ya nadie pondrá mordaza a tu voz…”. Pocos días después, el 11, el mismo periódico escribía: “La escuela española tiene ya su personalidad. El laicismo es su santa religión, la rebelión un factor integrante”.

Cuarenta y cinco días después del asesinato del padre Poveda, con fecha 10 de septiembre, se publicaban en el mismo periódico dos artículos: “Aclarando posiciones” y “Labor depuradora: las escuelas normales”. Al leerlos dan la impresión de un himno de liberación por haber derribado la cabeza del “teresianismo”. “Es verdad que los elementos teresianos se condujeron en todo momento con una gran cautela: su actuación ha sido modelo de habilidad y de tacto. Pero creemos llegado el momento de terminar con toda clase de habilidades…”. “…A pasos de gigante se han saltado etapas”.

Apenas se les presentó la ocasión para ello. “La rapidez de su detención, observa uno de los testigos, el poco tiempo de su prisión, sin dar lugar a que personas bien intencionadas en el ámbito rojo pudieran haberlo salvado, da lugar a pensar que había mucha prisa por hacerlo desaparecer” (declaraciones de J. Ibáñez Martín, folios 548-549).

Los primeros que le llamaron mártir -atestigua Josefa Segovia- fueron los señores Obispos… Puedo citar al Excmo. Sr. Patriarca Obispo de Madrid, don Leopoldo Eijo Garay que con fecha 5 de enero de 1937 me dirigía una carta en la que califica de martirio la muerte del siervo de Dios. El entonces cardenal primado, don Isidro Gomá, juntamente con otros 22 señores obispos, dio testimonio de la admiración para la vida y obra de nuestro fundador y calificó su muerte de martirio... Los que faltan es porque también ellos fueron asesinados o porque ignoraban el fin que correspondió al apóstol de la enseñanza. Es de notar que el Obispo de Teruel, a poca distancia de su carta publicada en el Boletín Teresiano, cayó también mártir al ser ocupada de nuevo la ciudad por los rojos.

“Lo que él quiso, lo que anheló, para lo que instituyó la obra de sus amores, la IT (atestigua el Cardenal Gomá), a saber, la verdadera cristianización de la enseñanza en nuestra amada Patria. Para ello sacrificó su preciosa vida, hasta sellar su Obra con su sangre”.

“La sangre derramada por el mártir del Cristo -dice el cardenal de Sevilla Dr. Ilundáin- fecundizará la santa heredad que legó a su Iglesia”.

“En su muerte, escribe el Obispo de Valencia, nos dio postrera lección y su último consejo: nos enseñó a morir por Cristo. ¡A ser mártires por Él!

Y el Prelado de Zaragoza: “El fundador, desde el cielo mirará a su obra, regada y fecundada con su sangre de mártir”.

“El 28 de julio, dice el de Granada, se inauguró una nueva era, magnífica, espléndida para nuestra querida IT, que en ese día quedó iluminada, para siempre ya, con las enseñanzas y los ejemplos de su heroico fundador y orlada también con su sangre de verdadero mártir”.
 

Confesonarios en los que se sentaron dos santos españoles: san José María Rubio y san Pedro Poveda. Catedral de las Fuerza Armadas. Madrid
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2017

Ascensión del Señor (A) y pincelada martirial

Sus reliquias, en el altar que regaló su madre

"El rostro de la Misericordia"

Los Papas de nuestros mártires

18 de mayo: San Juan Pablo II

Los 200 monjes mártires de Cardeña

Jacinta y Francisco, ¡SANTOS! La sangre de los mártires

Fátima y los mártires actuales (P.Tom Uzhunnalil)

En el Santuario de Ntra. Sra. del Sagrado Corazón de Barcelona

Estos fieles y heroicos discípulos de Jesús (Papa Francisco)

Girona, ayer: ¡1.706 santos y beatos! (solo fotos)

Los siete mártires de Canet de Mar (7)

Los siete mártires de Canet de Mar (6)

Los siete mártires de Canet de Mar (5)

Los siete mártires de Canet de Mar (4)

Los siete mártires de Canet de Mar (3)

Los siete mártires de Canet de Mar (2)
ABRIL 2017

Los siete mártires de Canet de Mar (1)

El dragón que intentó triturar las dos rosas

La Pasionaria en Montserrat (y 2)

La Pasionaria en Montserrat (1)

San Jorge de Capadocia

"¡SURREXIT!" (Beato Saturnino Ortega)

El beato Saturnino Ortega y las "Mondas"

Hace 90 años no hubo Mondas en Talavera

Beato Engelmar de Salamanca

Vía Crucis del Beato Liberio González (14)

Vía Crucis del Beato Liberio González (13)

Vía Crucis del Beato Liberio González (12)

Vía Crucis del Beato Liberio González (11)

Vía Crucis del Beato Liberio González (10)

Vía Crucis del Beato Liberio González (9)

Vía Crucis del Beato Liberio González (8)

Vía Crucis del Beato Liberio González (7)

Vía Crucis del Beato Liberio González (6)

Vía Crucis del Beato Liberio González (5)

Vía Crucis del Beato Liberio González (4)

Vía Crucis del Beato Liberio González (3)

Vía Crucis del Beato Liberio González (2)

Vía Crucis del Beato Liberio González (1)

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (20 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (19 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS