Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

San Pedro Poveda: el mártir (3)

Victor in vínculis

28 febrero 2017

Capítulo XXI de Vida de D. Pedro Poveda Castroverde por el P. Silverio de Santa Teresa, cd (Madrid 1942), págs. 169-178:
 

De lo que inmediatamente ocurrió, dice su hermano Carlos, testigo de vista:

“Nos llevaron en el coche a la calle de la Luna, a la casa donde tenían instalada la Confederación Nacional del Trabajo. Allí nos fueron presentando en varios salones, diciendo que éramos dos detenidos fascistas, pero no nos hacían caso y se limitaban a contestar: “que los maten”. Yo salía en defensa de los dos diciendo que no habíamos hecho nada, que preguntasen al Tribunal de Menores. Por fin, nos mandaron a la calle de Piamonte, a la Unión General de Trabajadores; nos trasladaron los mismos milicianos en el coche. Allí nos hicieron pasar por distintas secretarías y tribunales. En todos, al ser interrogado, mi hermano contestaba: “-Soy ministro del Señor”.

En el tribunal de Artes Blancas, después de celebrar varias consultas con los milicianos que nos llevaban detenidos, llamaron al Tribunal de Menores y dijeron que nos llevasen allí. Salimos con gran trabajo, por la gente que allí había, soportando injurias y empujones. Volvimos a subir al coche, pero no nos llevaron al Tribunal, sino a la calle de la Luna, y en el número 7 de dicha calle, en un bar, nos tuvieron custodiados por dos milicianos. Yo protestaba de que no nos llevaran al Tribunal de Menores, y ofrecí a uno de ellos algunas pesetas si nos llevaban allí; pero al poco rato se presentaron con otro coche, mandaron subir al Padre, y al ir a subir yo, no me dejaron, diciendo que habían dispuesto llevarlo a la Dirección General de Seguridad, que fuera allí y lo recogiera, que ellos no lo podían poner en libertad. Insinué, supliqué, pero ellos no lo consintieron. Nos separaron bruscamente y pusieron en marcha el coche hacia la Gran Vía. Al abrazarme mi hermano me dijo:

“¡Adiós Carlos! Dios me quiere fundador y mártir. Tú sálvate. No tengas miedo que nada te ocurrirá”.

Y así puedo declarar hoy que nada me ha ocurrido.

Cuando íbamos por última vez en el coche, el Padre dijo a los que lo conducían:

Si no me conocéis y nada os he hecho, ¿por qué me detenéis?

Ellos contestaron:

“Eres un pez muy gordo que haces mucho daño a los nuestros. Eres un medio obispo y muy peligroso”.

A todo esto blasfemaban, que era lo que más nos afligía.

Cuando el coche arrancó, yo salí tras él llorando y, sin saber dónde ir, marché a la Dirección General de Seguridad. Pude conseguir hablar al subdirector y exponerle lo que sucedía. Entonces mandó a unos policías a buscar el coche. Marché al Tribunal de Menores, suplicando al juez que interesase a sus amigos (era socialista) para ver si encontrábamos a mi hermano y lo librábamos de las manos en que había caído. Todos me prometieron hacer cuanto les fuera posible. Las Teresianas, por su parte, y yo con el juez (mi jefe inmediato) por otra, pusimos en movimiento cuanto nos fue posible. Así pasamos toda la noche.

El abogado de la CNT, un tal Lucas, y el diputado comunista Pavón prometieron buscarle y enviarle al Tribunal, llegando a concebir la esperanza, ante las noticias que me daban, de que a primera hora de la mañana me lo llevarían. A las dos de la madrugada me llamaron por teléfono. Me pareció la voz de mi querido hermano que me dijo:

“Estoy bien y atendido”.

E inmediatamente cortaron la comunicación. Seguí esperando, con la impaciencia que es de suponer, y temiendo por mi pobre hermano, tan delicado de salud, solo entre verdugos, oyendo palabras que tanto lo mortificarían. ¿Qué sería de él?

[Hacia las tres de la mañana del día 28 Carlos se sobresaltó con el timbre del teléfono. Se precipitó al aparato y oyó estas palabras: “Estoy bien y atendido”. Le dio un vuelco el corazón. La voz le pareció en un primer momento al de su hermano, pero le asaltó la duda y con insistencia preguntó si era verdaderamente Pedro. La comunicación se interrumpió bruscamente y no obtuvo respuesta. Este detalle en lugar de dar un resquicio de luz en aquella oscuridad oprimente, desencadenó aún más la imaginación. Entre las teresianas, aquella llamada se consideró como una tentativa de lograr dinero, ya que se había indicado a los milicianos que se les daría algo, con tal de que dejaran en libertad al detenido. No quedaba más refugio que el de la oración. (Del Proceso Informativo Diocesano. Declaraciones de Carmen Sánchez Beato, de Mª Josefa Segovia, etc., recogidas en la página 286 de la biografía de Domingo Mondrone)].

A las diez de la mañana telefonearon unas teresianas que habían estado toda la mañana buscándolo, y al fin habían entrado en el cementerio del Este y allí estaba el cadáver. Salí inmediatamente, acompañado de dos guardias del Tribunal, que siempre se portaron con gran fidelidad conmigo. Cuando llegué al cementerio, allí estaba en una caja sencilla, con la ropa intacta, y allí estaban las teresianas que lo habían encontrado y alguna otra.

Presentaba el cadáver de mi hermano tres balazos: uno en el pecho, que atravesaba el escapulario que tenía fuera de la ropa: otro en el temporal izquierdo, y otro en la sien derecha, al parecer de pistola de gran calibre y disparo próximo. Las dos primeras heridas parecían de máuser y la última de pistola. ¡Qué dolor! Las teresianas harán la descripción de este momento”.
 

De las averiguaciones realizadas para dar con el Padre Poveda vivo o muerto, gozamos también de una relación detallada, debida a las mismas teresianas que verificaron el afortunado hallazgo. Como los asesinatos de personas buenas en Madrid eran numerosísimos todos los días, los lugares donde se cometían, muchos y no bien conocidos y el pasar cerca de ellos era muy peligroso para todo ciudadano decente, no era fácil averiguar el paradero de las pobres víctimas una vez aprehendidas por los feroces verdugos. Don Pedro desapareció de su humilde casita, y, naturalmente, los que presenciaron o supieron su apresamiento dieron por hecho que sería fusilado enseguida.
La dicha de haber dado con el cadáver de su venerable Padre cupo a las cultas teresianas María Domínguez Astudillo (licenciada en Químicas) y Emma Álvarez Besada (licenciada en Medicina), que han consignado en unas cuartillas las diligencias que hicieron hasta hallarlo. Su relación está firmada en Salamanca a 21 de octubre de 1937. Se reproduce aquí, casi enteramente, por la grande importancia que tiene. Como dejamos dicho, alrededor de las nueve de la mañana era preso Don Pedro, y una teresiana supo después, por unas vecinas de la calle Alameda, que al arrancar el auto en que lo condujeron los sicarios dieron esta orden al conductor: “A la calle de la Luna”. A la media hora de acaecer todo esto comenzó a hacer las diligencias imaginables por averiguar el paradero de don Pedro. Nada pudo conseguir en todo este día.

Al siguiente, apenas amanecido, continuó sus pesquisas y en vez de ir a los sitios donde funcionaban ficheros de fusilados y Comisarías donde retenían con frecuencia a los acusados prefirió ir a la Casa de Campo y otros lugares donde fusilaban a los presos. Por una criada supo que un tío de ésta tenía el cargo de recoger los cadáveres que hallara abandonados en calles y carreteras y quizá él pudiera darnos alguna luz sobre el Fundador de la Institución Teresiana.

[Emma Álvarez Besada vivía con su familia. Por su casa el día anterior, habían pasado uno tras otro, muchos miembros de la IT, y continuamente había habido llamadas cautelosas de teléfono. Por mucho que hicieron para ser prudentes al hablar de lo sucedido, temiendo alguna delación por parte de las personas de servicio, una de éstas debió captar algo al vuelo y espontáneamente se ofreció a prestar ayuda, mediante un tío suyo, enterrador, que conocía bien los lugares donde se llevaban a cabo los asesinatos. Se aceptó la proposición y en compañía de otra teresiana y de la muchacha fueron a verlo. Lo hallaron en casa, con una enferma de su familia (Domingo Mondrone, ob. cit.  Pág. 287)].

La señorita Astudillo escribe:

“Nos llevamos a la dicha criada para que nos enseñara donde vivía su tío, y allí, por los desmontes de la calle Hilarión Eslava, estaba el buen hombre cuidando a una hija que tenía muy grave, y que nosotras, sobre todo, Emma Álvarez, estuvimos viendo y consolando. Poco le faltó para pedirnos, casi de rodillas, que no fuéramos a la Casa de Campo “que hay mucho malo, señoritas; que no salen ustedes de allí, no se acerquen” y nos dijo, además, que él había recogido los cadáveres de un sacerdote en la Basílica de Atocha y de otro que se había dejado en la Estación del Mediodía y los había llevado al Cementerio del Este; que fuéramos allí.

Siguiendo las indicaciones de aquel hombre, cogimos en Argüelles el tranvía de Ventas, pasando por mil peligros; y al fin, desde Ventas, con pleno sol de julio y a eso de las diez o diez y media fuimos por la carretera del Este. Al llegar al cementerio… fuimos primero a un depósito que hay en la parte izquierda, entrando por los arcos, y en la parte baja vimos algunos cadáveres y no estaba el del Padre Poveda. El guarda nos dio una lista y dijo que todos estaban identificados, y él mismo nos encaminó, pues ninguna de las dos conocíamos el cementerio. Hacia mitad de la cuesta, el guarda se quedó hablando con otro y subimos solas. Emma me iba diciendo que ella entraría sola y vería los cadáveres que había en la capilla, que tenía más costumbre y así no me impresionaba yo tanto. En esta conversación íbamos, cuando me advierte que no mire a un corro de unos catorce hombres que había a la derecha, que le parecía que tenían un cadáver. Instintivamente miré y di un grito de dolor al ver entre aquellos hombres un cadáver con el escapulario de la Orden Tercera del Carmen… Aquellos hombres lo estaban mirando para identificarlo, y al vernos a nosotras en aquella exclamación, nos preguntaron el nombre. Dijimos que éramos de la familia. Emma continuó dándoles datos y yo caí a sus pies, sin dar cuenta de mí.

Uno de aquellos hombres, que debía de ser empleado del cementerio o policía, me levantó y me dijo que me quitase de ahí, pero con respeto. Le supliqué si me dejaba coger el escapulario; y al decirme que sí, le pedí también la bufanda, que era gris con algo negro, y le dije si podíamos trasladarlo al cementerio de San Lorenzo, donde la familia tenía sepultura. El buen señor aquel me dijo que sí, y que hiciéramos pronto las gestiones. Me puse a quitarle la bufanda, y al querer quitarle el santo escapulario no pude sola, pues lo tenía congio con la espalda y entre Emma y aquel señor me ayudaron.

Yo levanté el cadáver por el lado izquierdo y puse la mano sobre una perforación que tenía en la espalda. Estaba por detrás lleno de sangre; tanta que a mí me corría por el brazo. Estaba líquida y no estaba fría. Mientras yo lo sostenía, Emma cogió el santo escapulario. El cadáver, antes de que le tocásemos, estaban al lado derecho según se entra en la capilla, sobre una caja de madera tosca, bien puesto y limpio, con la correa de Nuestra Señora de la Consolación al cuello dando dos vueltas, y Emma se la cogió. El santo Escapulario lo tenía por fuera de la americana, por delante y por detrás, con las cintas fuera. La bufanda la tenía puesta como él acostumbraba. Su actitud era de paz, pero de sufrimiento, con el labio superior un poco torcido.
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JULIO 2017

Domingo 16 T.O. (A) y pincelada martirial

60 mártires de la Familia Vicenciana

José Sánchez y los mártires de Archena

Domingo 15 T.O. (A) y pincelada martirial

www.109cmf.org

El Obispo Irurita por el Cardenal Segura

1931-1939 (4)

Domingo 14 T.O. (A) y pincelada martirial

"Queremos a Dios"

1931-1939 (3)

1931-1939 (2)

Domingo 13 T.O. (A) y pincelada martirial
JUNIO 2017

1931-1939 (1)

Rojos (2)

Rojos (1)

Domingo 12 T.O. (A) y pincelada martirial

Orígenes del ¡Viva Cristo Rey!

"Emilia la Canastera" en CPL

Corpus Christi (A) y pincelada martirial

El Corpus en la Talavera de los años 30

María, la primera Custodia y el voto de Polonia

Santísima Trinidad (A) y pincelada martirial

Madridgrado, ayer en la EBAU

Pentecostés (A) y pincelada martirial

El párroco mártir de Miguel Esteban (Toledo)

Al beato José Samsó, mártir

Ver posts de otros meses

MAYO 2017 (17 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (13 artículos)

FEBRERO 2016 (13 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (13 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS