Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

La Renovación Carismática, movimiento profético

Contemplata aliis tradere

4 junio 2017

      

         Cuando viajamos en un tren podemos realizar dos movimientos de acercamiento al término. Uno, pequeño y casi intrascendente, es el que haríamos pasando de vagón a vagón, hasta la cabecera del tren. El otro, es el que nos lleva, inmersos en el tren, a una gran velocidad, hasta el final del trayecto. En este último movimiento no es nuestro ni el esfuerzo ni el ritmo, pero disfrutamos de la velocidad.
        
         Los que estamos en la Renovación tenemos una gran suerte. Nuestro término es el conocimiento de Dios y el gozo de su experiencia. Si lo hacemos desde nosotros mismos, o desde un grupo, convento o parroquia, que estén parados, apenas nos acercamos al fin a lo largo de la vida. Tenemos una gracia, sin duda, pero está congelada, carece de impulso, nos instala en la inmovilidad.
        
         En cambio, si nos encontramos en un gran movimiento profético, como la Renovación, somos impulsados por otra fuerza muy distinta de la nuestra y llegamos a gran velocidad al término que el mismo Espíritu señala. Ya no somos nosotros los que hemos de luchar por alcanzar unas metas, por ser mejores, por evangelizar, por dar testimonio. Todas estas cosas están incluidas en la finalidad profética que el Espíritu ha impreso en la corriente iniciada y desplegada por él. Siempre pensamos que nos salvaremos solos, en base a nuestros esfuerzos individualistas. Nos salvamos en comunidad, como miembros de un pueblo que camina. A nosotros nos toca no bajarnos del tren ni desertar del campamento, sino perseverar hasta el final. En esa perseverancia se engarzan, como frutos exquisitos, no sólo nuestros objetivos personales sino los previstos por el Espíritu Santo.

 

        
         Estas ideas me han venido a la cabeza mientras reflexionaba sobre ciertos textos de Santo Tomás de Aquino. Detrás de un gran teólogo, o hay un movimiento profético, impulsado por el Espíritu, o no existirá tal teólogo. La novedad que hace avanzar el conocimiento, que motiva la evangelización, que crea condiciones nuevas para que nazca un mundo nuevo es el impulso profético. Sólo el Espíritu es el renovador por excelencia, el ser eternamente joven que despierta la novedad en mentes tan obtusas y anquilosadas como las nuestras. Él es el que inspira y guía la historia.
        
         Santo Tomás introdujo la razón como base de cualquier explicación teológica. En su tiempo ya no bastaba que lo hubiera dicho San Agustín u otras “autoridades”, ni siquiera la Biblia. De una forma o de otra, había que emplear la razón para encarnar la revelación y hacerla parte de nuestra cultura y de nuestros usos y costumbres. Santo Tomás utilizó, para este cometido, la filosofía de Aristóteles, recién traducida al latín por la famosa Escuela de traductores de Toledo. Esta exigencia de su tiempo supuso un gran reto porque casi todo el mundo se oponía a estas novedades.
        
         El Espíritu, más al tanto de las nuevas condiciones de la época que nadie, ya había suscitado un gran movimiento profético cuya fuerza sustentara esta grave necesidad de cambio. Evidentemente este gran movimiento había nacido en la línea de una nueva evangelización y sus artífices principales fueron Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís. Santo Domingo, en especial, asumió la realidad del hombre nuevo, que quería utilizar su razón para entender en lo posible el misterio. Sin esta premisa, la predicación de aquella época se hubiera divorciado de la sociedad.
 
         El genio de Santo Tomás de Aquino no brotó, pues, como un hongo. Su extraordinaria figura y su proyección intelectual serían inimaginables fuera del movimiento evangelizador y profético de Santo Domingo. Escribió sus obras para evangelizar en las condiciones nuevas de los nuevos tiempos. Desde ahí brotó su enorme clarividencia para colocar la fe y la razón, lo natural y lo sobrenatural, la gracia y el esfuerzo humano, cada cosa en su sitio. No se trataba, pues, de acoplar la razón a la vieja fe, sino de dar a luz una concepción nueva de la vida y de la relación del hombre con Dios. El Espíritu Santo estaba debajo, inspirando con soplo profético las premisas de un futuro nuevo. Santo Tomás no fue, pues, un intelectual solitario sino un humilde discípulo de una forma nueva de evangelizar, pobre y mendicante, a la que supo poner palabras y formularla en el contexto de las necesidades de la época. No me cabe duda de que aprendió más teología en el seguimiento de Domingo que en la universidad de París.

 

 
         La Renovación carismática es igualmente un movimiento profético, suscitado por el Espíritu para dar respuestas nuevas a los problemas de nuestro tiempo. Cada uno de nosotros podemos dar testimonio de que hemos pasado de la oscuridad a la luz. Si en nosotros se ha obrado una iluminación que nos hace amar a nuestro tiempo y a nuestra cultura actual desde una experiencia renovada de Dios, es que esto es posible y el Espíritu quiere llevarlo a cabo de una manera más amplia. Ahí se fundamenta nuestra tarea evangelizadora: contar a nuestra gente y en lenguaje de hoy lo que hemos visto y oído.
        
         Lo más bello es que, en nuestro caso, este testimonio no brota de un individuo solo, por más genial que sea, sino de un pueblo entero. Este pueblo camina en fe al lugar al que el Espíritu le quiera llevar. La fecundidad está asegurada porque la obra no es nuestra. La Renovación no debe nada a nadie. No somos nosotros los que la llevamos, sino que es ella la que nos lleva. No le damos vida nosotros a ella, sino ella a nosotros. Somos arrastrados por una brisa poderosa sin que sepamos bien de dónde venimos y adónde vamos, como le ocurre a todo lo que proviene del Espíritu. No hemos elegido nosotros a la Renovación sino ella a nosotros. Ella nos ha dado mucho más de lo que podamos haberle dado nosotros. En poco tiempo nos ha dado un conocimiento y una experiencia de Dios como jamás hubiéramos logrado intentándolo por nuestra cuenta.          
        
         Debemos hacer, pues, lo posible por no estorbar al Espíritu, sobre todo con nuestros protagonismos, nuestras excelencias y engreimientos. Ante la fuerza poderosa que nos arrastra, nadie es nada. Somos objeto de un privilegio que no se debe a nuestros méritos. Podría darse el caso de que, dentro de diez años, no estuviéramos en la Renovación ninguno de los que estamos ahora y ésta seguiría adelante perfectamente.
        
         Una cosa sí debemos tener clara. El profeta es el pregonero de la novedad. No hemos nacido para mirar hacia atrás ni para tratar de dar vida a viejas devociones, por muy loables que sean. Al contrario, debemos preservar siempre la vocación utópica que caracteriza a todo profeta, es decir, debemos mantenernos abiertos al futuro para que el Señor realice su obra. Ahí, en ese futuro, el Señor suscitará maestros y santos, ya que la Renovación tiene contenidos suficientes para dar vida a grandes personajes. Si, por el contrario, apagamos el espíritu profético que constituye la razón más honda de la existencia de la Renovación, estamos trabajando para nuestra propia extinción. Como suele decirse vulgarmente, estamos matando la gallina de los huevos de oro.
        
         Por lo demás, puesto que se trata de un pueblo de elegidos, a nadie se le puede hacer de menos. Hemos sido elegidos todos para esta misión y sería vano preterir a alguien cuando ha sido designado de lo alto. Más bien, es bueno dar gracias por cada uno de los hermanos, llamados para que hagan el recorrido en común con nosotros. Este hecho debe originar una intimidad muy honda entre unos y otros en el Espíritu, encarnándola y humanizándola en la comunidad.
 
 
 
 
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Chus Villarroel O.P
Jesús Villarroel Fernández, O.P. nació en Tejerina (León) en 1935. Ingresó en el noviciado de los Dominicos de Ocaña. Realizó los estudios de filosofía en Ávila y la teología en Alemania, pasando después a Friburgo, en Suiza, donde acabó con la licenciatura en Teología. Terminó su formación con el doctorado de filosofía en la Universidad de Santo Tomas en Roma.

Ha trabajado con intensidad desde hace más de treinta y cinco años, en la Renovación Carismática Católica, sobre todo en la predicación y, durante ocho años, en la coordinadora nacional. Se ha ocupado, igualmente, de otras labores pastorales en la parroquia de Jesús Obrero (Madrid), en la parroquia de Nuestra Sra. del Rosario (Madrid), donde fue párroco durante diez años y en la parroquia de San Martín de Porres de Móstoles (Madrid). Actualmente está adscrito, de nuevo, a la parroquia de Jesús obrero (San Blas) desde la que continúa su labor de predicación, atendiendo a los grupos y a numerosas comunidades religiosas, contemplativas…

Ha escrito una decena de libros (Seminario de iniciación a la vida del Espíritu; La Renovación Carismática; Crecimiento de la vida en el Espíritu; Vivencias de Gratuidad; Hágase en mí; Santo Domingo de Guzmán Fundador de los Dominios, son algunos de ellos). No son tratados teológicos salidos de una biblioteca y construidos en el diálogo con otras teologías; lo que en ellos se expresa brota de la experiencia directa de las comunidades que lo viven. Son libros vivenciales y testimoniales.

Chus Villarroel O.P, fraychusvillarroel@yahoo.es, es autor, editor y responsable del Blog Contemplata aliis tradere, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

Soliloquios de caridad

Soliloquios de esperanza

Soliloquios de fe

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.10. Me gusta el rosario

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.9. Se quedó en el templo

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.8. El vino y la unción

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.7. El bautismo de María

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.6. El misterio de la hora

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.5. La Virgen del detalle

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.4. Apropiarse del don

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.3. Pertenecer a un grupo como éste

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.2. Tú eres nestoriana

Semana de oración 2017: Sobre la Virgen María.1. Tú eres pelagiano

Ver posts de otros meses

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (9 artículos)

ABRIL 2017 (18 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (9 artículos)

OCTUBRE 2016 (10 artículos)

JUNIO 2016 (13 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (6 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (6 artículos)

ABRIL 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (2 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (4 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (10 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (21 artículos)

OCTUBRE 2012 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (9 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS