Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¿Qué hacía el beato Álvaro del Portillo en 1936?

Victor in vínculis

14 septiembre 2017

TAGS Juan Pablo II - Papa Francisco

Vamos a conocer el episodio de la vida de algunos santos durante los trágicos días de la persecución religiosa en la España de 1936. Hoy nos acercamos al sucesor de San Josemaría Escrivá: el beato Álvaro del Portillo, bajo estas líneas, con San Juan Pablo II.
 

Álvaro del Portillo nació en Madrid (España) el 11 de marzo de 1914, tercero de ocho hermanos, en una familia cristiana. Era Doctor Ingeniero de Caminos y Doctor en Filosofía y en Derecho Canónico. Fue beatificado en Valdebebas (Madrid) por el cardenal Angelo Amato el 27 de septiembre de 2014. Su fiesta se celebra el 12 de mayo.

En 1935 se incorporó al Opus Dei, fundado por san Josemaría Escrivá de Balaguer el 2 de octubre de 1928. Vivió con fidelidad plena la vocación al Opus Dei, mediante la santificación del trabajo profesional y el cumplimiento de los deberes ordinarios, y desarrolló una amplísima actividad apostólica entre sus compañeros de estudio y con los colegas de trabajo. Muy pronto se convirtió en la ayuda más firme de San Josemaría, y permaneció a su lado durante casi cuarenta años, como su colaborador más próximo.

Durante su época de estudiante, fue militante de la Comunión Tradicionalista.

En 1934 estuvo a punto de morir varias veces a manos de un grupo de antirreligiosos exaltados que, en la parroquia de San Ramón Nonato de Vallecas, atacaron a Álvaro que catequizaba a los jóvenes de la zona. Los delincuentes le golpearon en la cabeza brutalmente con una llave inglesa.

[Sobre este incidente:
http://www.todosloslibros.info/index.php/libros-sobre-el-opus-dei-y-san-josemaria/32-lazaro-linares/1559-unos-recuerdos-del-fundador-y-de-alvaro-del-portillo ]

Tras la detención de su padre por la policía gubernamental, tuvo que abandonar el domicilio familiar y estuvo en situación de fugitivo, huyendo de refugio en refugio. En octubre de 1936 le concedieron asilo en la embajada de Finlandia. Los días 3 y 4 de diciembre de 1936, los guardias de asalto asediaron dicha embajada y el día 5 entraron en algunos edificios anejos a dicha embajada y arrestaron a todos los refugiados, entre ellos, a Álvaro del Portillo. Los trasladaron a la cárcel de San Antón.

«El beato Álvaro del Portillo casi nunca mencionó los sufrimientos padecidos en la guerra civil. Una de las raras veces en que lo hizo fue en 1987, durante un viaje pastoral al Extremo Oriente. Se encontraba impartiendo una charla a sacerdotes, y la pregunta de uno de los asistentes le llevó a detenerse sobre el deber cristiano de perdonar las ofensas. Entonces, describió la situación de aquella cárcel:

Había una capilla en la que estaban encerrados cuatrocientos presos. Una vez, un miliciano comunista se subió al altar pateándolo y puso una colilla [un cigarrillo] en los labios de un santo; entonces, uno de los que estaban conmigo se subió al altar y le quitó la colilla. Lo mataron inmediatamente por haber hecho eso. Era un odio increíble a la religión.

Y añadió: Yo no había intervenido en ninguna actividad política (…) y me metieron en la cárcel sólo por ser de familia católica. Entonces llevaba gafas, y alguna vez se me acercó uno de los guardas -le llamaban Petrof-, me ponía una pistola en la sien y decía: “-Tú eres cura, porque llevas gafas”. Podía haberme matado en cualquier momento.

Durante la estancia en San Antón padeció hambre, malos tratos, torturas psíquicas y físicas, humillaciones de todo tipo. Le hicieron comer --según contaba poco después san Josemaría a sus hijos de Valencia en una carta de 6 de abril de 1937- «¡pobre hijo de mi alma!, de todo», incluso excrementos humanos. Su madre y su hermana Pilar trataban de aliviar su situación, pero era inútil: Le llevábamos comida, cosa que en aquellas circunstancias terribles nos resultaba muy difícil de conseguir: mi madre tenía que hacer cola durante varias horas para comprarla. Y luego, allí, en la cárcel actuaban con la arbitrariedad más absoluta: por ejemplo, un día le llevamos una tortilla y, al dársela a un miliciano para que se la entregara, se la comió delante de nosotros. Cuando acabó la guerra, nos contó que nunca le entregaron lo que le llevábamos.

Las veces que acudían a visitarle casi no podían hablar, por el alboroto que había en la cárcel y por lo separados que nos ponían a unos de otros. Álvaro nos decía que nos paseásemos por la calle Fuencarral, porque las ventanas de su celda daban allí. Se conformaba con vernos, aunque nos advirtió que no mirásemos a su ventana. Y nos repetía que no nos preocupásemos por él. Vivía aquella situación con una gran serenidad, con aquel sosiego interior que le caracterizaba.

Buena prueba de esa paz es una carta -la única que se conserva- enviada desde la cárcel a su madre, en la que escribía: Querida mamá; estoy en S. Antón muy bien. Tienen muchas atenciones con nosotros. (…) La comida es muy abundante; me suelo tomar dos o tres raciones de rancho.

El 28 de enero de 1937 Álvaro fue juzgado y -sin que mediara explicación alguna, como sucedió cuando le arrestaron- fue puesto en libertad al día siguiente. Habían transcurrido dos meses de encarcelamiento injustificado: nunca hubo acusación, ni verdadero proceso, ni sentencia».

[Cfr. José Carlos Martín de la Hoz, Roturando los caminos (2012) y Javier Medina, Álvaro del Portillo. Un hombre fiel (2013)].

 

De allí se dirigió a la embajada de México, donde estaba su madre. Al cabo de un mes, las autoridades de la embajada lo expulsaron. El 13 de marzo de 1937 se exilió en la legación Honduras. Posteriormente se presentó con identidad falsa como voluntario al Ejército Popular de la República con el fin de pasarse a la zona del Bando Nacional, siendo enviado al frente.

Los documentos del proceso de beatificación destacan que nunca guardó rencor, pues sabía perdonar. Lo había aprendido, decía, de Clementina, su madre, exiliada a España con motivo de la revolución mexicana.

Después de este período y tras los estudios de teología, el 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote, junto con José María Hernández Garnica y José Luis Múzquiz: son los tres primeros sacerdotes del Opus Dei, después del fundador. Desde entonces se dedicó enteramente al ministerio pastoral, en servicio de los miembros del Opus Dei y de todas las almas.

En 1946 fijó su residencia en Roma, junto a San Josemaría. Su servicio infatigable a la Iglesia se manifestó, además, en la dedicación a los encargos que le confirió la Santa Sede como consultor de varios Dicasterios de la Curia Romana y, especialmente, mediante su activa participación en los trabajos del Concilio Vaticano II.

El 15 de septiembre de 1975 fue elegido primer sucesor de San Josemaría. El 28 de noviembre de 1982, al erigir la Obra en Prelatura Personal, San Juan Pablo II le nombró Prelado del Opus Dei, y el 6 de enero de 1991 le confirió la ordenación episcopal. Toda la labor de gobierno de don Álvaro se caracterizó por la fidelidad al fundador y su mensaje, en un trabajo pastoral incansable para extender los apostolados de la Prelatura, en servicio de la Iglesia.

Su entrega al cumplimiento de la misión recibida, siguiendo las enseñanzas de San Josemaría, hundía sus raíces en un hondo sentido de la filiación divina, fruto de la acción del Espíritu Santo, que le llevaba a buscar la identificación con Cristo en un abandono confiado a la voluntad de Dios Padre, constantemente alimentado por la oración, la Eucaristía y una tierna devoción a la Santísima Virgen.

Su amor a la Iglesia se manifestaba por su profunda comunión con el Papa y los Obispos. Su caridad con todos, la solicitud infatigable por sus hijas e hijos en el Opus Dei, la humildad, la prudencia y la fortaleza, la alegría y la sencillez, el olvido de sí y el ardiente afán de ganar almas para Cristo, reflejado también en el lema episcopal -Regnare Christum volumus!-, junto con la bondad, la serenidad y el buen humor que irradiaba su persona, son rasgos que componen el retrato de su alma.

En la madrugada del 23 de marzo de 1994, pocas horas después de regresar de una peregrinación a Tierra Santa, donde había seguido con intensa piedad los pasos terrenos de Jesús, desde Nazaret al Santo Sepulcro, el Señor llamó a Sí a este siervo suyo bueno y fiel. La mañana precedente había celebrado su última Misa en el Cenáculo de Jerusalén.
 

San Josemaría y el beato Álvaro del Portillo
 
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Javier López de Uribe y Laya
17/09/2017
Enhorabuena.
Magnífico resumen de la vida del beato Alvaro. Anima a mejorar.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

Virgen de Nuria: sacrílego robo en 1967

Virgen de Nuria, el exilio de 1936

Concurso nacional de dibujo. BARBASTRO 2017

V Jornadas Martiriales: 27-29 de octubre

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (y 2)

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (1)

Domingo 24 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el beato Anselmo Polanco en 1936?

¿Qué hacía el beato Álvaro del Portillo en 1936?

¿Qué hacía San Josemaría en 1936?

¿Qué hacía Santa Faustina en 1936?

Domingo 23 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el Hno. Rafael en 1936?

¿Qué hacía Don Manuel en 1936?

¿Qué hacía M. Maravillas en 1936?

Burlas y sacrilegios fotografiados

Domingo 22 T.O. (A) y pincelada martirial

Fátima y los Mártires de España (y 2)

Fátima y los Mártires de España (1)
AGOSTO 2017

La Cruz, el Perdón y la Gloria

Domingo 21 T.O. (A) y pincelada martirial

Nostre Senyor Robat de Onil

Domingo 20 T.O. (A) y pincelada martirial

El Cardenal Sarah en La Vendée

Los niños "mártires" de Fátima (y 3)

La Asunción de la Virgen (A) y pincelada martirial

Domingo 19 T.O. (A) y pincelada martirial

Los niños "mártires" de Fátima (2)

Los niños "mártires" de Fátima (1)

Raguer & Cárcel Ortí (sobre la Carta Colectiva)

La Transfiguración explicada por un mártir (2)

La Transfiguración explicada por un mártir (1)

La "Carta Colectiva" por Guerra Campos

El Mártir de la "Carta Colectiva"

Ayudadnos a difundir la verdad (Carta Colectiva)

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (19 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (24 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS