Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¿Qué ciudad es esa Magdala de la que proviene la Magdalena?

En cuerpo y alma

19 julio 2012

 
            Magdala, la ciudad que supuestamente da nombre a María Magdalena, al igual que otras ciudades del Nuevo Testamento, no digamos las del Antiguo, plantea un problema de identificación de mediana importancia a exégetas, historiadores y arqueólogos.
 
            Para empezar, lo primero que se ha de decir es que un personaje llamado expresamente “María Magdalena”, con las dos palabras, se recoge en los cuatro evangelios.
 
            Mateo lo hace una vez en Mt. 27, 61, donde la coloca al pie de la cruz. Marcos lo hace tres, una igualmente al pie de la cruz (Mc. 15, 47); otra en el descubrimiento de la tumba vacía (Mc. 16, 1); y una tercera como primera beneficiaria de las apariciones del Señor (Mc. 16, 9). Lucas la cita dos: una primera cuando la presenta como una de las mujeres que subviene a las necesidades de Jesús y su grupo de discípulos (Lc. 8, 2); y otra cuando la presenta como Marcos como una de las descubridoras del sepulcro vació (Lc. 24, 10). Y Juan la cita tres: la primera para situarla al pie de la cruz (Jn. 19, 25); la segunda cuando la presenta como primera beneficiaria de las apariciones del Señor (Jn. 20, 1); y la tercera cuando la presenta comunicando a los apóstoles la resurrección (Jn. 20, 18).
 
            Menciones a las que habría que añadir las que con toda claridad refiriéndose a ella, la llaman simplemente “María” (Y todo ello sin entrar en la posible identificación de María Magdalena con las otras Marías del Evangelio a las que nos referiremos en otra ocasión).
 
            Pues bien, las candidatas a constituir la ciudad natal de ese singular personaje evangélico son tres: una mencionada en el Evangelio y dos mencionadas en el Talmud, pero, desde luego, ninguna que sea mencionada en el Antiguo Testamento, por la sencilla razón de que en el Antiguo Testamento no se menciona nunca una ciudad de tal nombre o que de alguna manera pueda ser identificada como tal.

¿Ruinas de Magdala de la Magdalena?
 
            Por lo que se refiere a la candidata evangélica, no está exenta de polémica, pues la mención es bastante “imperfecta”. Trátase de la que realiza Mateo cuando al citar el milagro de la alimentación de la multitud con “siete panes y unos pececillos” (Mt. 15, 34) ocurrido junto al mar de Galilea (Mt. 15, 29) termina el episodio con esta afirmación:
 
            “Despidiendo luego a la muchedumbre, subió a la barca, y se fue al territorio de Magadán [¿Magdala?] (Mt. 15, 39).
 
            Dicha identificación, aunque coherente con una Magdala cercana al mar de Galilea, que es como se la ha supuesto, plantea dos problemas: el primero, la confusa transcripción del nombre (Magadán por Magdala); el segundo, que en la versión marquiana del episodio que se da en llamar “Segunda multiplicación de los panes”, que cabe identificar por ocurrir como la de Mateo en el mar de Galilea (Mc. 7, 31), Marcos le da este final:
 
            Subió a continuación a la barca con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanutá” (Mc. 8, 10).
 
            Ciudad esta Dalmanutá, por otro lado, absolutamente desconocida como se afirma a pie de página en la Biblia de Jerusalén.
 
            La coincidencia viene avivada por el hecho de que no faltan manuscritos evangélicos donde la ciudad a la que se retira Jesús resulta ser directamente Magdala. Así por ejemplo la llamada Biblia del Rey Jacobo, versión canónica del cristianismo anglicano realizada en 1611, en la que se lee:
 
            “And he sent away the multitude, and took ship, and came into the coasts of Magdala”. (Mt. 15, 31).
 
            La confusión que refleja el texto evangélico es menos notoria en el Talmud, donde se mencionan dos magdalas. La primera es Magdala Gadar, al este, sobre el río Yarmouk, cerca de Gadara, de donde toma el nombre. La segunda es la Magdala Nunayya (Magdala de los peces), situada a orillas del mar de Galilea, identificable con la Al-Majdal palestina despoblada con ocasión de la fundación del estado de Israel, y cercana a la Khirbet Medjdel, existente hoy día. Una ciudad que, de haber existido Magdala alguna vez, se convierte en el principal candidato a constituir su reminiscencia. No faltan por último, quienes identifican Magdala con la que menciona Josefo en sus Guerras Judías (Bell. 3, 19 y otras) como Tariquea, que sería, en esta hipótesis, el nombre griego de la ciudad.
 
            Por lo que hace a la arqueología, ciencia a la que también hay que conceder una palabra en el debate, unas prospecciones arqueológicas realizadas en la zona han permitido descubrir restos de una población que podría corresponderse con esa Magdala de la Magdalena tan confusamente citada en el Evangelio y de manera mucho más explícita en el Talmud.
 
Magdalena. Por Tiziano (1532).
            Cabe todavía una segunda explicación al nombre de María Magdalena de naturaleza totalmente diferente pues no la asociaría a una población, sino a una “expresión talmúdica que significa cabello crespo de mujer”, según se dice en la Enciclopedia Católica y que no ha de considerarse caprichosa o baladí, pues es a la que, por cierto, se acoge incondicionalmente la iconografía existente del personaje, como podemos ver en las imágenes que ilustran este artículo.
 
            Uno más de los muchos enigmas que esconden los evangelios, muchos de los cuales se van resolviendo poco a poco, y otros como el de la Magdala que aquí nos ocupa, tardan más (o no se resolverán jamás).
 
            Algo en lo que hemos de inclinarnos más a aceptar la incapacidad y las dificultades en las que aquí como tantos otros episodios de la historia, se desenvuelve el trabajo del investigador, que a la supuesta mala intención de unos evangelistas que no tuvieron otra que la de narrar unos hechos de los que habían escuchado hablar con insistencia y admiración, cuando no los habían presenciado personalmente ellos mismos. Y no lo digo por decir, pues dicha vía, la de la mala intención de los evangelistas, es aquélla por la que discurren tantos exégetas sin otro objetivo que el de sembrar dudas sobre la historicidad y fiabilidad de unos textos que, por comparación a lo que el ser humano estaba en situación de hacer en la época en que fueron escritos, deben ser estudiados y analizados con mucho más respeto del que ellos les otorgan.
 
 
            ©L.A.
            encuerpoyalma@movistar.es
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
 
 
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
5 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

azteka
19/07/2012
Ante la duda?.
Estimado Luis, interesantes tus articulos, pero para resolver estas dudas creo que tambien se podrian consultar obras como las de Maria Valtorta y de la Beata Ana Catalina Emmerick y ya quedariamos completos.
Lucho
19/07/2012
Álvaro comentarios a tus palabras.
Alvaro: quizá ese sacerdote quería decir que las cosas no eran tal como las cuentan las Escrituras, y eso es aceptable (aunque fuera bueno precisar QUÉ es lo no cierto y cómo...). Ese escepticismo es más sano que la credulidad que traga todo lo que dice la Biblia acrítica y literalmente. Siempre es bueno, con relación a la verdad, buscarla acercándose a ella que alejándose de ella.
URKO
19/07/2012
A Jonás.
En realidad el único evangelista que cita a la Virgen María ante la cruz es San Juan; los otros tres no la citan pero sí nombran a una María que es la madre de Santiago y José, los supuestos hermanos de Jesús.
En el interesantísimo libro titulado ´´ El cristianismo desvelado ´´ cuyo autor es el articulista en cuestión se argumenta que esta María no es la madre de Jesús ya que de lo contrario los evangelistas habrían nombrado a esta María como la madre de Jesús, que al fin y al cabo fue el crucificado, y no como la madre de sus supuestos hermanos; es decir, es como si alguien que acude a un entierro afirma que en él asistió la madre de los hermanos del difunto y no la madre del mismo.
Ello hace pensar que Santiago, si se refieren al conocido como Santiago el Menor, y José no eran en realidad hermanos de sangre de Jesús.
Por otro lado, el mismo libro que cito dice que el sucesor de Jesús en la Iglesia judeocristiana fue Santiago el Menor, el hermano de Jesús como lo nombraba familiarmente San Pablo, y alega que la denominación de hermano es debida a que en arameo no existía el término de primo u otro parentesco y que, por tanto, todos eran citados como hermanos; sin embargo, no hay reparo alguno en señalar que el sucesor de Santiago el Menor, tras su triste muerte en el año 62, fue Simeón, esta vez sí nombrado como el primo de Jesús.
JONÁS
19/07/2012
¿Y las tres Marías?.
¿Se cita como tal en los Evangelios a las tres Marías? Una sería la madre de Jesús, la Virgen María; otra la protagonista de este artículo, María Magdalena; ¿y la tercera de ellas?¿Quién es?

Además, existe una constelación estelar (orión) en cuyo centro hay tres astros alineados en diaginal que adoptan ese nombre: ´´las tres Marías´´.

Gracias
Alvaro
19/07/2012
´´María Magdalena no existió como tal´´, dirán.
Tuve yo un profesor de Religión, sacerdote modernito, muy versado en estudios bíblicos, al que toooodo el contenido de los Evangelios le parecia mentira, así, tal cual. Cada vez que nos leía un pasaje terminaba con estas palabras: ´´esto, por supuesto, es mentira´´.
Luego nos razonaba el por qué. Nunca entendí sus argumentos. Pero gracias a él, muchos de mis compañeros perdieron la fe.
Qué insistencia tan aburrida, tanto negar por negar lo que nos cuentan los que vieron aquellas cosas.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, encuerpoyalma@movistar.es, es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
JUNIO 2017

Termómetro de cristianofobia del 26 de junio

Islamofobia y cristianofobia

D.Q. Primer gaseamiento nazi de judíos. Misionero español funda otra universidad en América, y van…

Ya no son niños… ¡¡¡son criaturas!!! (y criaturOs, claro)

Del primer concilio europeo, celebrado en el año 300… ¡¡¡en Granada!!!

Hoy 16 de junio no es un Día cualquiera

No, Sra. Ana Pastor, no: los terroristas NO fueron asesinados

De la Inquisición Española y el debate sobre la cifra de sus víctimas mortales

Termómetro. Nueva matanza en Egipto. Secuestro de cristianos en Filipinas. Niña raptada por musulmán

D.Q. La rendición de Breda. Nacen dos papas. Muere Bernabeu. Coronada Isabel II abdica Juan Carlos I
MAYO 2017

De los tres monotemas de cualquier telediario español hoy día

Termómetro. Pakistán suelta terrorista de ISIS. Gobernador cristiano indonesio acusado de blasfemia

D.Q. España alcanza el cenit de su poderío. Mata a sus 19 hermanos para reinar. Operación Dinamo.

Termómetro de 22 de mayo. Monográfico de cristianofobia en Europa.

Del número de judíos que abandonó España con ocasión del Edicto de Granada de 1492

Termómetro. Casi mata a su hermano por convertirse. Nuevo recurso de Asia Bibi. Buenas noticias hoy.

D.Q. Elegido el papa Esteban. Se funda la primera universidad americana. Nacen Hoffmeister y Faure.

De la preocupante deriva de la libertad religiosa en la India

¿Fue o no fue, Napoleón, Rey de España?

Del atroz atentado del Daesh del que en España ni nos hemos enterado

D.Q. II Concilio de Constantinopla. Una aceifa de Almanzor. Sufragio universal en España. Nace Marx

Ver posts de otros meses

ABRIL 2017 (12 artículos)

MARZO 2017 (10 artículos)

FEBRERO 2017 (14 artículos)

ENERO 2017 (9 artículos)

DICIEMBRE 2016 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (14 artículos)

OCTUBRE 2016 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (3 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (16 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (31 artículos)

JUNIO 2015 (30 artículos)

MAYO 2015 (31 artículos)

ABRIL 2015 (27 artículos)

MARZO 2015 (31 artículos)

FEBRERO 2015 (26 artículos)

ENERO 2015 (31 artículos)

DICIEMBRE 2014 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (30 artículos)

OCTUBRE 2014 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (30 artículos)

AGOSTO 2014 (31 artículos)

JULIO 2014 (31 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (31 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (29 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS