Domingo, 19 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Encuentran en Japón el cadáver del jesuita Sidotti, de los últimos del país

El misionero que entró en Japón disfrazado de samurai y trató de evangelizar a sus carceleros

Fue uno de los últimos misioneros cristianos que actuó bajo el shogunado Tokugawa. Sus restos fueron identificados en abril por las autoridades de Tokio
Fue uno de los últimos misioneros cristianos que actuó bajo el shogunado Tokugawa. Sus restos fueron identificados en abril por las autoridades de Tokio
Haciéndose pasar por samurai, el jesuita Giovanni Battista Sidotti fue uno de los últimos misioneros católicos que consiguió entrar y evangelizar en Japón a inicios del S.XVIII.  En esa época, la máxima autoridad real en el país del Sol Naciente era el shogun, general en jefe de las fuerzas armadas del país, que reunía el poder militar y político. El cristianismo estaba prohibido y se perseguía especialmente a los misioneros extranjeros, que habían sido expulsados. 

El misionero llegó en 1708 disfrazado de noble samurai pero enseguida fue detectado y detenido. Como era un intelectual y erudito de interés para el estadista Arai Hakuseki no se le torturó ni ejecutó, sino que se le mantuvo en un arresto domiciliario... hasta que intentó devolver a la fe a un matrimonio de ex-cristianos. Entonces fue encerrado en una celda donde murió a los 46 años, en 1714. 

La historia del misionero samurai y la entrevista a Akio Tanigawa, estudioso de la causa de Giovanni que ha encontrado sus restos mortales, ha sido publicada por L'Osservatore Romano y traducida al español por Aleteia.

***

Disfrazado de samurai
Había llegado a Japón ilegalmente desde Manila en 1708. Se había disfrazado de samurai – uno de los muchos trucos que los misioneros cristianos utilizaban para evitar ser reconocidos – y deambulaba por los campos alrededor de Kagoshima, al mismo puerto al que llegó Francisco Javier, cuando un campesino, al no entender su idioma, le denunció a las autoridades, desenmascarándolo.


Escena de la película Leyend of the Fist

Estamos hablando del jesuita Giovanni Battista Sidotti, muerto en 1714, uno de los últimos misioneros cristianos que actuó bajo el shogunado Tokugawa y cuyos restos han sido identificados hace poco por las autoridades del barrio Bunkyo de Tokio, que el pasado mes de abril anunciaron su descubrimiento.

Han encontrado los huesos
Los investigadores del Museo nacional de la Naturaleza y de las Ciencias han llevado a cabo los análisis del DNA, además de un análisis antropológico, y concluyeron que los restos pertenecían a un varón de mediana edad, de 170 cm de alto e italiano. Sobre la base de semejanzas físicas y otras pruebas de tipo documental establecieron que se trataba del misionero siciliano.

Akio Tanigawa, profesor de arqueología en la Universidad Waseda, que dirigió el equipo de investigación, cuenta que las autoridades de Tokio anunciaron su descubrimiento basado en tests forenses de tres series de hallazgos excavados en julio de 2014, en el lugar donde una vez estaba la “residencia de los cristianos”, es decir, el lugar donde se encerraba a los que descubrían practicando el culto extranjero. Como es bien sabido, el Japón de entonces prohibía la práctica del culto cristiano.

– ¿Cómo se han descubierto los restos?
- En el lugar de la excavación se levantaba el dormitorio de los empleados de una empresa, que hace dos años fue demolido para construir un edificio de apartamentos. En ese momento, los restos, que se encontraban solo un metro bajo tierra, salieron a la luz. Junto a los restos de Sidotti se encontraron los de dos japoneses, un hombre y una mujer, es decir, las personas que se encargaban de atenderle durante su “estancia” en la residencia. Sidotti, durante su permanencia en Edo, consiguió convertir a la pareja al cristianismo. Y esto fue lo que llevó a las autoridades a condenarle.


Los 26 mártires de Nagashaki

– ¿Cómo cambió su condición después de esta conversión de sus guardianes?
- Fue inmediatamente transferido a una celda de aislamiento, donde la cantidad y la calidad de sus raciones de comida cambió drasticamente. Ridotti murió de inanición poco después.

»Si los japoneses conocen ahora a Sidotti, ello se debe sobre todo a un libro, escrito por Arai Hakuseki, una de las personas con las que tuvo más contacto.

»Arai Hakuseki, nacido en 1657 y muerto en 1725, estudioso y hombre político, consejero del shogunado Tokugawa, publicó sus conversaciones con el misionero italiano en un trabajo suyo titulado Seiyo Kibun. En este texto, Hakuseki describe varios aspectos del mundo occidental. En particular, los dos discutían mucho sobre temas científicos, astronomía y física, pero también de religión. Hakuseki estaba muy interesado en el cristianismo, pero discutía sobre él en términos estrictamente racionales, lógicos, y por esto no comprendía sus fundamentos.

– ¿En qué medida la presencia de Sidotti en Edo ha contribuido a la apertura de Japón a la cultura occidental?
- Por ejemplo, después de su muerte se retomó la traducción de libros de ciencia y astronomía occidental, no los religiosos obviamente, pero incluso sólo este hecho es indicativo de la influencia que tuvieron esas conversaciones entre Sidotti y Hakuseki a la hora de modificar la actitud del shogunado, en un sentido menos integrista, hacia la cultura europea.

»En la “residencia cristiana” de Edo resulta que sólo dos personas estuvieron en ella, y son dos italianos, Giovanni Sidotti y Giuseppe Chiara.

»Chiara es famoso sobre todo porque fue tomado como modelo por Shusaku Endo en su novela Silencio, donde se describen las dificultades de los primeros misioneros y fieles cristianos en Japón precisamente durante el periodo Edo que va de 1603 a 1867. Sin embargo, Chiara tuvo una vida muy larga, murió a los 84 años, respecto a los 47 de Sidotti.



– De los restos de Sidotti ¿se esperan nuevos descubrimientos?
- Estamos analizando sus restos para entender de qué se componía su dieta, y dado que hemos reconstruido con la tecnología 3D toda la masa craneal, cuya parte izquierda faltaba completamente, quizás en el futuro podremos también reconstruir su rostro.

(Artículo traducido del italiano al español por Aleteia.)
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA