Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¿Pero de verdad son cosas diferentes la seguridad personal y la seguridad nacional?

En cuerpo y alma

24 agosto 2017

TAGS Papa Francisco

 
 
            En un caso con escasos precedentes que recoge este mismo medio Religión en Libertad, la oficina de Prensa de la Santa Sede ha hecho público un discurso que va a ser pronunciado ¡¡¡dentro de medio año!!! Para ser exactos, el 18 de enero del año 2018: se trata del que leerá el Papa con ocasión de la celebración de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. Un texto que, firmado el pasado 15 de agosto, trata sobre uno de los temas más delicados del momento, no necesito decirles cuál, pero sometido a los veleidosos vaivenes de una actualidad voluble, caprichosa e impredecible que para enero del año que viene puede haber sufrido el más inesperado de los giros, y en el que sin esperar a conocerlos, se deslizan ya afirmaciones como la siguiente:
 
            “El principio de la centralidad de la persona humana nos obliga a anteponer siempre la seguridad personal a la nacional”.
 
            “Anteponer siempre la seguridad personal a la nacional”. Extraña afirmación difícil de comprender, si les soy sincero, ni siquiera en clave de “provocación llamada a remover conciencias”: un auténtico disparate inesperable en un documento pontificio, ni siquiera por una cuestión ética sino por una cuestión conceptual, que me lleva a realizarme la pregunta que da título a este artículo: ¿pero acaso son diferentes la seguridad personal y la seguridad nacional?
 
            Pues no, porque la seguridad nacional bien entendida no es otra cosa que la más amplia expresión de la seguridad personal que ha conseguido implementar hasta el momento histórico presente el ser humano.

           
En términos matemáticos, seguridad nacional es igual a seguridad personal multiplicada por una variable, en cualquier caso millonaria. Para mayor claridad del asunto, en España seguridad nacional es lo mismo que seguridad personal multiplicado por cuarenta y cinco millones; en el caso de Estados Unidos, seguridad nacional es lo mismo que seguridad personal multiplicado por cuatrocientos millones; en el caso de China, seguridad nacional es lo mismo que seguridad personal multiplicado por mil cuatrocientos millones. Y hasta en el caso del Vaticano, seguridad nacional viene a ser lo mismo que seguridad personal multiplicado por 793. Por cierto, que en mi reciente visita al Estado Vaticano no hace aún un mes, me lo encontré vallado y atestado de soldados y de policías como no lo había visto jamás, lo que ya al día de hoy parece condecirse poco con la afirmación que se pretende poner en boca del Papa dentro de cinco meses.
 
            Del afán existente en la actualidad por desvirtuar las palabras para que abarquen extraños significados que nada tienen que ver con el verdadero, no escapa, a lo que se ve, tampoco, el concepto de “seguridad nacional”, separado de la seguridad personal -es más, contrapuesto-, y relegado, como tantos otros, a una especie de conceptualización “fascista” -cuántas engorrosas explicaciones nos evita la utilización de la palabrita-, una suerte de ente demoníaco sin otro objeto que el de anular a la persona y someterla a extraños intereses capitalistas, oligárquicos y toda la parafernalia semántica bien conocida que acompaña el discurso simplista de determinados actores políticos que, después de todo, no aspiran a otra cosa que a derruir unas naciones para imponer aquéllas en las que manden ellos.
 
            Las naciones no son perfectas, por supuesto que no lo son, pero con todas sus limitaciones y con sus muchas deficiencias, la nación y la seguridad nacional son, hasta la fecha, el mejor instrumento que ha encontrado el ser humano para organizarse pacíficamente, para convivir dentro de unas reglas y de un orden y para ofrecer a las personas seguridad y bienestar. Para decirlo como realmente es, no es el que sea el mejor, es que, por suerte o por desgracia... ¡es el único! Tanto así, que hasta la propia Iglesia de Cristo, que podría haber elegido mil otros, una sociedad anónima, una ONG, un organismo internacional, una fundación, una comunidad de vecinos, se ha constituído en nación y, grande o chica, nación es y no otra cosa al día de hoy.
 
            Y ahora respóndanme Vds.: en el actual momento de la historia humana: ¿estaría mejor el mundo si todas las naciones del planeta colapsaran? ¿Acaso no es el colapso de la nación, precisamente el colapso de la nación, el que ha llevado a la ruina, al hambre, al odio y a la miseria a las personas que vivían en lugares del mundo como Libia, Siria, Afganistán, Sudán, Somalia o Etiopía, por poner solo unos ejemplos? ¿De verdad se puede creer que si semejante desgracia le ocurre a todas las naciones del mundo, alguna persona o grupo de personas puede esperar estar mejor?
 
            Desengañémonos. Hasta donde el ser humano ha sido capaz de alcanzar en su recorrido por la historia, del fracaso de las naciones no sólo no cabe esperar beneficio alguno para las personas que forman parte de ellas, es que no deben esperar beneficio ni siquiera aquellas personas que, según el documento, deberían ser las llamadas a beneficiarse de la supremacía de “la seguridad personal sobre la seguridad nacional”, se supone que en este caso, migrantes y refugiados.
 
            Dígase que es necesario conciliar los intereses de determinadas personas o grupos de personas con los diferentes intereses nacionales; háblese de solidaridad, de caridad cristiana, de derechos humanos… pero desarticular la seguridad de millones de personas para articular la seguridad de una sola, de dos, o de cien, que es lo que “anteponer la seguridad personal a la seguridad nacional” significa y no otra cosa, no es de recibo en un documento de la importancia y rigor de los que a lo largo de la historia ha venido emitiendo, por lo general, la Santa Sede.

           
Sorprende, por eso mismo, todavía más, tanta impaciencia por hacerlo público, incluso cinco meses antes de ser pronunciado. Porque díganme Vds: ¿conocemos acaso el discurso de la delegación norteamericana? ¿y el de la delegación española? ¿o el de ACNUR y las agencias de Naciones Unidas? ¿o el de alguno de los muchos imames que sin duda participarán? ¿Conocemos el discurso inaugural? ¿Por qué entonces conocemos el que va a pronunciar ¡nada menos! que el Papa?
 
            Y bien amigos, sin más por hoy me despido hoy de Vds., no sin desearles, eso sí y como siempre, que hagan mucho bien y que no reciban menos.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter  @LuisAntequeraB
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
No es la pobreza la que produce terrorismo, es el terrorismo el que produce pobreza
Y a quien le llame “coneja” a mi madre, ¿también puñetazo?
¿Es sano pedir tanto perdón?
Del perdón cristiano y las víctimas del terrorismo
 
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Gerardo Manuel López García
24/08/2017
¿?.
¿No estará todo esto fuera de contexto?
Esperemos para interpretar el sentido orientador que, sin duda, nos quiere dar el Papa a leer el texto definitivo.
Horacio Castro
24/08/2017
Pero ¿estamos seguros del significado? Algo puede sólo parecer moralmente correcto.
La realidad en la casi totalidad de lo que conocemos como Historia, antepone las razones de Estado hasta vulnerar los derechos más elementales del individuo. Y claro que difícilmente un teólogo moral se oponga a que, en aras del bien común, una comunidad disponga de bienes ajenos con una promesa de futura reparación que podrá cumplirse o no. Con cinco meses de anticipación quizá se amplíe o precise parcialmente el texto del discurso. Con tanto abusador suelto, yo entiendo la intención del Papa
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, encuerpoyalma@movistar.es, es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

D.Q. Las figuras de Pompeya, Felipe II rey de Portugal, París ¡no arde!, nacen ¡4 nobel de medicina!

De esos animalistas que han matado a unos perros por venganza. O cuando el odio no conoce razón

¿De verdad es la solución "que se vayan de una vez"?

D.Q. Nacen Castilla, Marco Polo y Agatha Christie. Vuelve Bartolomé de las Casas. Elegido Adenauer

D.Q. Jerusalén saqueada. España funda ciudades y universidades en América. Nace Catalina Emmerick

Del buen rollito

De la estrategia para imponer la Ideología del Cambio Climático

D.Q. Dios crea el mundo en el 5509 a.C. Descubierto Juno. Primer metro americano. Nace Pachelbel.
AGOSTO 2017

¿Sabe Vd. cuándo fue decapitado Juan Bautista?

Del origen del luctuoso "minuto de silencio"

Trump mira el eclipse de sol... ¡¡¡sin gafas especiales de mirar eclipses de sol!!!

Hoy, San Luis Rey de Francia, es el día de mi santo

D.Q. Las figuras de Pompeya. Felipe II rey de Portugal. París ¡no arde! Nacen ¡4 nobel de medicina!

¿Pero de verdad son cosas diferentes la seguridad personal y la seguridad nacional?

Jn. 6, 1-3, el versículo que explica como encajan los cuatro evangelios

De los tres atentados que sufrió Jesús antes de ser crucificado

Conozca aquí las veintidós ciudades mencionadas en el Evangelio

D.Q. La batalla de Alcazarquivir hace a Felipe II rey de Portugal. Descubierta la Dama de Elche...

Cuatro breves consideraciones sobre el cese fulminante de un diplomático español

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (7 artículos)

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (11 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (10 artículos)

FEBRERO 2017 (14 artículos)

ENERO 2017 (9 artículos)

DICIEMBRE 2016 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (14 artículos)

OCTUBRE 2016 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (3 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (16 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (31 artículos)

JUNIO 2015 (30 artículos)

MAYO 2015 (31 artículos)

ABRIL 2015 (27 artículos)

MARZO 2015 (31 artículos)

FEBRERO 2015 (26 artículos)

ENERO 2015 (31 artículos)

DICIEMBRE 2014 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (30 artículos)

OCTUBRE 2014 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (30 artículos)

AGOSTO 2014 (31 artículos)

JULIO 2014 (31 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (30 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (29 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS