Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Nuevo Misal (6)

Creo, Señor, aumenta mi fe

8 abril 2017

PLEGARIA EUCARÍSTICA
  
   “Ahora empieza el centro y la cumbre de toda la celebración, a saber, la Plegaria eucarística, que es una plegaria de acción de gracias y de  consagración. El sacerdote invita al pueblo a elevar el corazón hacia Dios, en oración y acción de gracias, y lo asocia a su oración que él dirige en nombre de toda la comunidad por Jesucristo en el Espíritu Santo a Dios Padre. El sentido de esta oración es que toda la congragación de los fieles se una con Cristo en el reconocimiento de las grandezas de Dios y en la ofrenda del sacrificio. La plegaria eucarística exige que todos la escuchen con silencio y reverencia”.
   No es solo el sacerdote quien alaba a Dios, ofrece el sacrificio Pacual de Cristo el invoca al Espíritu. Una comunidad entera la acompaña. El diálogo antes del Prefacio es una invitación a formar esa unidad entre presidente y asamblea. No es una oración personal de quien preside, sino en nombre de todos. El diálogo está en plural. Y el pueblo no está mudo en la plegaria eucarística; interviene en el diálogo antes del prefacio, después de la Comunión y el final de la Plegaria con el Amén.
   “Los principales elementos de que consta la plegaria eucarística pueden distinguirse de esta manera:
 
  1. Acción de gracias (se expresa sobre todo en el prefacio): en la que el sacerdote, en nombre de todo el pueblo santo, glorifica a Dios Padre y le da las gracias por toda la obra de salvación y por algunos de sus aspectos particulares, según las variantes del día, festividad o tiempo litúrgico;
  2. “Aclamación: Toda la asamblea, uniéndose a las jerarquías celestiales, canta el Santo. Esta aclamación, que constituye una parte de la Plegaria eucarística, la proclama todo el pueblo con el sacerdote.
El santo es el canto más importante en la segunda parte de la celebración de la Misa para la comunidad cristiana. Tiene sentido en sí mismo. No acompaña a ninguna acción. Es comunitario por excelencia.
 
  1. “Epíclesis: La Iglesia , por medio de determinadas invocaciones, implora la fuerza del Espíritu Santo para que los dones que han presentado los hombres queden consagrados, es decir, se conviertan en el Cuerpo y Sangre de Cristo, y para que la víctima inmaculada que se va a recibir en la Comunión sea para salvación de quienes la reciban”.
   El elemento que ponemos sobre el altar no se consagra por su valor material sino por la fuerza del Espíritu Santo. Es un momento importante que nos pide mayor atención. El Sacerdote pone sus manos sobre las ofrendas. Nos ponemos de rodillas.
   d) “Relato de la institución y consagración: con las palabras y gestos de Cristo, se realiza el sacrificio que el mismo Cristo instituyó en la última Cena, cuando bajo las especies de pan y de vino ofreció su Cuerpo y su Sangre y se lo dio a los Apóstoles en forma de comida y bebida, y les encargó perpetuar ese mismo misterio”.
   Después de la Consagración está: “Este es el sacramento de nuestra fe”. Es la exclamación emocionada ante el prodigio que acaba de realizarse.
El gesto de adoración es de rodillas, a no ser que lo impida una justa causa. En este caso, se hará una inclinación cuando el sacerdote haga la genuflexión.
e) Anámnesis: la Iglesia, al cumplir este encargo que, a través de los Apóstoles, recibió de Cristo Señor, realiza el memorial del mismo Cristo, recordando principalmente  su bienaventurada pasión su gloriosa resurrección y ascensión al cielo”.
 
  1. “Oblación: la iglesia, especialmente reunid aquí y ahora, ofrece este memorial al Padre en el Espíritu Santo la víctima inmaculada. La iglesia pretende que lo fieles no solo ofrezcan la víctima inmaculada, sino que aprendan a prendan a ofrecerse a sí mismos, y que cada día perfeccionen, on la mediación de Cristo, la unidad con Dios y entre sí, para que, finalmente, Dios lo sea todo en todos”.
   Por esta participación activa en el memorial-acontecimiento somos todos sacerdotes y víctimas con Cristo, en virtud del sacerdocio común de los fieles. Contiene también una segunda invocación del Espíritu santo sobre la comunidad de los celebrantes para que puedan tener el mayor fruto posible de un don tan grande. “El efecto último de este sacramento es la unida de Cuerpo Místico”. Santo Tomás.
 
  1. Intercesiones: dan a entender que la Eucaristía se celebra en comunión con toda la iglesia, celeste y terrena, y que la oblación se hace por ella y por todos sus fieles, vivos y difuntos, miembros que ha sido llamados a participar de la salvación y redención adquiridas por el Cuerpo y sangre de Cristo.
El corazón de la Iglesia se dilata como el del Señor para que quepan en él todos sus hijos: el Papa, los Obispos, los sacerdotes, todos los fieles, los difuntos. Y que con María nos reunamos en el reino celestial.
 
  1. Doxología final: expresa la glorificación de Dios, y se concluye y confirma con la aclamación del pueblo: AMÉN”.
Los santos Padres dicen de este AMÉN, que hacía retumbar los muros de la Iglesia.  
 
  
 
    
  
   
 
 
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Julio Sáinz Torres
Nací en Adrados, Segovia, el 12 del IV de 1935. He sido bendecido: Con mi Bautismo que me hizo Hijo de Dios. Con mi vocación religiosa y sacerdotal: Misionero Hijo del Inmaculado Corazón de María. Misionero Claretiano. En el trabajo apostólico me han ayudado a realizar mi vocación fundamental y han iluminado mi vida de fe en distintos aspectos: Montañeras/os de Santa María: Austeridad. Renovación carismática: Libertad interior. Capellanía universitaria: Iglesia grande. Radio María: Medios de comunicación. Cursos Prematrimoniales: Importancia de la Familia. Sacramneto de la Reconciliación: La fuerza del pecado y el poder de la gracia. Aquí estoy, en Religión en Libertad, haciendo camino.

Julio Sáinz Torres, preguntaalpadrejulio@outlook.com, es autor, editor y responsable del Blog Creo, Señor, aumenta mi fe, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2017

Nuevo Misal (7)

Nuevo Misal (6)

Nuevo Misal (5)
MARZO 2017

Nuevo Misal (4)

Nuevo Misal (4)

Nuevo Misal (3)

Nuevo Misal (2)

Nuevo Misal (1)

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (6 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS