Martes, 21 de mayo de 2019

Religión en Libertad

DICE QUE ALLENDE Y PINOCHET PERTENECIERON A LA ORDEN

El Gran Maestro de la masonería chilena reconoce una relación «excelente» con Bachelet

El Gran Maestro de la Logia chilena, Juan Josñe Oyarzun, asegura que «hasta 1990 nos reuníamos en secreto para evitar filtraciones, pero después vimos que la sociedad ha cambiado y por eso ahora somos una sociedad discreta».

R.B./ReL

Juan José Oyarzun, Gran Maestro de la masonería chilena
Juan José Oyarzun, Gran Maestro de la masonería chilena

«El día en que yo voy a estar más contento va a ser el día en que desaparezca la masonería», afirma el Gran Maestro de la Logia chilena, Juan José Oyarzun, el máximo valedor en Chile de este movimiento que intenta sacudirse de encima el velo de secretismo que lo ocultó durante años. «Para que la masonería cierre sus logias y se vaya se requiere que todos los hombres del mundo sin distinción sean libres, iguales y hermanos», afirma Oyarzún durante una entrevista a la agencia Efe.

«No somos ni una secta ni un partido, porque no entramos en religión ni en política», dice este hombre de carácter apacible, que define la masonería como «una institución esencialmente ética, fundamentalmente filosófica e intrínsecamente iniciática».
Después de cincuenta años de trayectoria masónica, Oyarzún accedió a la cúspide de la organización en 2006 con el propósito de llevar desde el secretismo hasta la «discreción» a esta institución, que ha tenido una influencia capital en la historia del país.
 
A la masonería pertenecieron destacadas personalidades, entre ellas varios ex presidentes, como Salvador Allende (19701973), y también el padre de la actual mandataria Michelle Bachelet, el general Alberto Bachelet, muerto durante la dictadura militar (19731990).
 
En ese periodo, «las persecuciones fueron más bien políticas, pero la masonería en sí no fue perseguida», porque el propio Augusto Pinochet formó parte de la organización cuando era joven, aunque después «vio que no era para su manera de ser», recuerda Oyarzún.
 
Azotadas por continuos hostigamientos, estas sociedades, surgidas en Inglaterra en 1723, permanecieron ocultas durante años. «Todas las dictaduras odian a la masonería. El nazismo, el fascismo, el comunismo. Y hoy no existe en los países islámicos», cuenta Oyarzún, quien señala que «la libertad, la igualdad y la fraternidad» son sus valores esenciales.
 
En Chile, la masonería cuenta con una extensa red de 216 logias que se agrupan en la llamada Gran Logia. «Hasta 1990 nos reuníamos en secreto para evitar filtraciones, pero después vimos que la sociedad ha cambiado y pudimos darnos el lujo de abrirnos un poco más, por eso ahora somos una sociedad discreta, no secreta», cuenta con una mueca de complicidad.
 
Una fotografía apostada en la estantería, en la que Oyarzún aparece junto a una sonriente Bachelet, muestra que la relación con el actual Gobierno es «excelente», dice el gran maestro, de 70 años, que durante 40 trabajó en una empresa eléctrica del país.
 
Oyarzún ya se ha reunido con los tres principales candidatos a las elecciones presidenciales de diciembre, el derechista Sebastián Piñera, el oficialista Eduardo Frei y el independiente Marco Enríquez-Ominami.
 
Ese mismo mes, él también optará a un segundo mandato en las elecciones internas, pero antes quiere culminar la reforma de la Constitución de la Gran Logia Masónica de Chile, institución que también cuenta con tribunales, símbolos y ritos propios.
 
«Somos un país aparte, un pueblo aparte, con un idioma propio (el idiolecto masónico con escritura tripuntuada), con una Constitución masónica propia, y especialmente con unos usos y costumbres que son bastante atípicos; por eso llamamos profanos a los que no son masones», explica. Actualmente, las mujeres cuentan con organizaciones masónicas femeninas, pero éstas no son reconocidas por las masculinas.
 
En éstas sólo pueden entrar hombres mayores de 18 años que tengan «una cultura mínima que permita estudiar y comprender el sistema de símbolos», explica Oyarzún, quien agrega otros dos requisitos: «primero, querer entrar, y segundo, ser aceptado». El Gran Maestro admite que su organización es «elitista», porque un candidato debe de tener un mínimo de conocimientos y además debe ser invitado por un socio en activo.
 
«Para ser masón, se quieren dos condiciones: haber ingresado y ser caballero, y cuesta», admite con sinceridad este hombre de mirada transparente.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA