Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Domingo, 26 de febrero de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Nueva Evangelización
Una hora al mes que «engancha» a los pequeños

Los Pequeños Ostensorios: cómo introducir a los niños en la costumbre de la confesión mensual

Los Pequeños Ostensorios: cómo introducir a los niños en la costumbre de la confesión mensual
El objetivo de esta iniciativa es que los niños adquieran la costumbre de confesarse.

Carmelo López-Arias / ReL

13 noviembre 2016

Ingrid d'Ussel se autodefine miembro de la "generación Juan Pablo II". Casada y madre de cinco hijos, su preocupación por introducirles en el hábito de la confesión frecuente la impulsó a dar inicio en Versalles a una original iniciativa evangelizadora basada en la familia y orientada a los más pequeños, y que comienza a extenderse dentro y fuera de Francia: Les Petits Ostensoirs, esto es, Los Pequeños Ostensorios.


Ingrid d'Ussel es la iniciadora de esta red de círculos que fomentan el acceso frecuente de los niños al sacramento de la Penitencia.

El ostensorio o custodia es el objeto litúrgico más precioso del templo: contiene el Cuerpo de Cristo durante la Adoración Eucarística, y por eso se buscan en él las mejores calidades en el material (oro) y la mayor belleza artística. Así que el símbolo escogido para esta iniciativa tiene un sentido claro: "Escogí ese nombre porque la absolución recibida en el sacramento de la Penitencia nos permite ir a la ciudad de los hombres para ser portadores de Cristo. De esta forma el resplandor de Cristo a través de nosotros no es atenuado por el velo de gris de nuestra negrura interior. Preocupándonos por ser el más hermoso ostensorio posible de Cristo, servimos mejor a la misión de anunciar a Jesucristo. Y los círculos de confesión frecuente para niños tienen precisamente como finalidad transformarles en ostensorios del Señor lo más bellos posibles", explica a InfoCatho.


Los niños como ostensorios de Jesucristo: es la idea que sintetiza el logo de esta iniciativa.

Porque eso son Los Pequeños Ostensorios: círculos de confesión frecuente para niños organizados por sus mamás. Ingrid empezó en la catedral de San Luis en Versalles y ya se ha contagiado la idea a otros lugares del noroeste (Dinard, Rambouillet, Mans) e incluso a Estados Unidos, en Los Álamos (Nuevo México). En su página web es posible contactar para empezar uno.

Es esencial la regularidad
Son pequeños grupos de niños de 4 a 14 años que se reúnen una vez al mes para confesarse y rezar por la confesión de los otros. Eligen la fecha del encuentro en coordinación con el párroco y se invita a las madres a preparar la confesión con sus hijos la víspera o esa misma mañana, y a acompañarles.


Un vídeo en el que se presenta con humor la iniciativa de Los Pequeños Ostensorios y la implicación de las madres en ella. 

A lo largo de aproximadamente una hora los niños leen textos breves, cantan, guardan silencio en otros momentos, "pero sobre todo es muy importante que recen por la confesión de los otros", insiste Ingrid.

Cada círculo se organiza autónomamente con su párroco para escoger el mejor día y hora según las circunstancias, pero ella aconseja a quien quiera empezar un círculo que reserve fechas con el sacerdote para todo el año con objeto de fomentar la regularidad, que es la clave de la iniciativa: "Los niños le cogen el gusto y ese rato se convierte en imprescindible", explica.

La recomendación del cardenal Sarah
Ingrid acaba de publicar un librito como instrumento para la difusión de la iniciativa: S'il te plaît, Maman, emmène-moi mois me confesser [Por favor, mamá, llévame a confesarme], al que ha puesto prólogo el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.


"Esta petición, es más, esta súplica, que el niño dirige a su madre (y también a su padre)", dice el cardenal Sarah en relación al título del libro, "es la de la conciencia humana en busca de su Creador y Redentor, el deseo de un encuentro único e inefable con Jesús, que es El Que Es (Éx 3, 14; Jn 8, 58), Dios mismo, y por tanto no le decepcionará. En realidad, como explica bien Ingrid d'Ussel, puede decirse que lo que el niño desea por la confesión de sus pecados es la experiencia personal decisiva y vital de la Bondad del Padre".

Y los frutos no son sólo para los más pequeños. Como concluye Ingrid: "¡Recibimos tantas palabras de ánimo y tantos comentarios positivos que nos sentimos confortados y confirmados en esta urgencia de difundir la Misericordia divina desde la edad más temprana! Pasan cosas preciosas, también las madres empiezan a confesarse de nuevo y para los sacerdotes resultan edificantes las confesiones infantiles, que van más allá de las habituales lamentaciones de los adultos".
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS