Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 16 de agosto de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vida y familia
Consejos de un «repetidor»

Las cinco cosas que una hija necesita escuchar de su padre: a ella la salvan, a él le dulcifican

Son ideas conocidas y de sentido común, pero cuya realización puede peligrar por la dedicación al trabajo o los respetos humanos.

C.L. / ReL

16 febrero 2013

Las cinco cosas que una hija necesita escuchar de su padre: a ella la salvan, a él le dulcifican
Siempre tan unidos.
Daniel Darling es un "repetidor" en lo de tener hijas: de sus cuatro retoños, tres son niñas: "La mayor tiene ocho años y cada año que pasa desde que nació me hago más conservador en todo lo que se refiere a mis chicas. No soy un entusiasta de las armas, pero podría serlo si se trata de sentarme en el porche esperando al primero que se atreva a pedir una cita a mis hijas", bromea.

Darling, pastor evangélico en Chicago y autor de diversos libros sobre cuestiones familiares en la línea de películas como A prueba de fuego o libros como El desafío del amor o Padres fuertes, hijas felices, añade, "ya en serio": "Me gusta tener hijas. Hay algo en tener una niña que suaviza al hombre y añade a su alma una cierta ternura". Y es "en ese espíritu" con el cual señala en su blog "cinco cosas que toda hija necesita escuchar de su padre".

1. Eres guapa y te quiero. "Esto es algo que deberías decirle a tu hija al menos una vez al día y probablemente más. No soy psicólogo, pero las niñas que saben que sus padres les quieren crecen con mayor confianza y evitar buscar el amor en el lugar equivocado. Oír que son hermosas es un balón de oxígeno para el alma de tu hija. Hazlo a menudo de formas distintas y creativas".

2. Tu madre es guapa y la quiero. "El mejor regalo que le puedes hacer a tu hija es mostrarle cómo debe un hombre tratar a una mujer. Que vea en ti un modelo, aunque sea imperfecto, del amor que Dios hace nacer entre un hombre y una mujer. Dile a tu mujer todos los días que es hermosa, que la quieres y que te alegras de haberte casado con ella. Dile que te comprometes con ella para toda la vida. Y dile estas cosas de vez en cuando delante de tus hijos".

3. Perteneces a Dios y has sido creada para Su gloria (aquí podríamos añadir, al texto de Darling, lo de San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales: "El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima"). "A menudo las niñas sienten inseguridad sobre muchas cuestiones: su peso, su apariencia, sus amigos... En ocasiones pueden sentirse poco importantes o poco apreciadas, incluso en un hogar donde reina el amor. Por eso tú, como padre, tienes que recordarle a menudo que son criaturas especiales formadas amorosamente por el Creador a Su imagen y semejanza". Darling invita a que tengan siempre en cuenta al salmista ("Te doy gracias por tan grandes maravillas: prodigio soy, prodigio son tus obras", Sal 139, 14) para que esa idea "esté interiorizada por tus hijas cuando lleguen los momentos de duda".

4. Eres perdonada. "Tu hija desordenará su vida, pecará, te disgustará... Y si no sitúas la buena nueva del Evangelio como centro de tu familia, puede crecer pensando sin saber qué hacer con sus pecados. Instrúyela en la práctica del arrepentimiento y el perdón: el arrepentimiento de sus pecados y el perdón de los ajenos. Que sepa que Jesús siempre está dispuesto a ofrecer su gracia y debe estar dispuesta a recibirla y a aplicarla a quienes le hagan mal a ella".

5. Vales mucho. "No dejes que tu hija consuma el veneno de la cultura que mide el valor de una mujer por su independencia o su habilidad para deshacerse libremente de su pureza. Que ni por un momento se trague la mentira de que la libertad sexual es algo distinto a una esclavitud de la peor especie, el instrumento del enemigo para arrebatarle la creatividad, la belleza y la finalidad para la que fue creada. Enséñale qué buscar en un hombre (una pista: no lo que se ve en la tele). Asegúrate de que es consciente de la hermosura de la imagen pintada por el Creador. Su autoestima y el sentido de su propio valor están ligados a su llamada especial a ser hija de Dios".

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
5 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Román Encabo
20/02/2013
Todos somos imagen y semejanza de Dios.
Hacer distingos sobre si lo dicho -muy bonito, por cierto- está dicho por un pastor protestante y no por un sacerdote católico, creo que está fuera de lugar. Decía Jesús que nadie que hable bien de El estaba en contra suya. Todos somos hermanos, católicos y protestantes y ortodoxos. Más aún: Todos somos hermanos. En el corazón de todo hombre anida un deseo innato por la verdad, por lo bueno y por lo bello. Lógico, todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, Verdad y Bien absolutos.
Carlos Roces Felgueroso
17/02/2013
Los Valores y las Virtudes del Cristianismo.
Carla María se lamenta:-´´ que solo se atrevan a hablar asi los Pastores Evangelicos..´´. Isabel se sigue lamentando:-´´ Tomar a un pastor protestante como ejemplo es peligroso´´...¿Por qué no hablan ellas como dicen que hay que hablar? No perdamos tiempo en lamentaciones inútiles. Cada cual debe hacer el bien, condenar el mal, respetando al prójimo, aunque no sea de nuestro redil. ´´
Carlos Roces Felgueroso
17/02/2013
El problema somos nosotros, los cristianos.
Un padre puede hablar así. Todos los padres católicos podemos hablar así. Todos podemos escribir así. No debemos lamentarnos de que los sacerdotes católicos no hablem así y los pastores evamgélicos lo hagan. Los comentarios anteriores son negativos. Seamos positivos y hablemos al mundo como nos dice Jesucristo, a todos: -´´Id al mundo entero y predicad el Evangelio´´. A todas las gentes.
Isabel
17/02/2013
Vanidad.
En la iglesia católica tenemos escritos muy valiosos sobre la paternidad, es cosa de leer ´´Historia de un alma´´ para ver como el trato de Santa Teresita con su padre le sirvió para entender el amor de Dios Padre. Tomar a un pastor protestante como ejemplo es peligroso, sobre todo por el énfasis en la apariencia que hace en el punto 1 y 2, con lo que logrará como resultado que sus hijas se empeñen en la búsqueda de la adulación y vanidad.
Carla Maria
16/02/2013
Que le vamos a hacer!.
Que gusto da leer estas cosas tan morales y tradicionales. Lo que me sorprende es que solo se atrevan a hablar asi los Pastores Evangelicos...... Me gustaria oir esto en los sermones de los domingos y dias de guardar. De ilusion tambien se vive. Que le vamos a hacer!

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS